La asociación histórica entre Google y Apple para combatir al coronavirus rastreando datos de sus móviles dejó, en diversas cuestiones, más preguntas que respuestas. El proyecto conjunto entre los 2 titanes tecnológicos dejó claro que estaban desarrollando una herramienta de rastreo de contactos descentralizada, para determinar si una persona ha entrado en contacto con alguien positivo en COVID-19.

Noticias relacionadas

Este sistema, que será opcional, usará Bluetooth para transmitir datos con un ID aleatorio y anónimo a dispositivos cercanos. El usuario que lo quiera podrá cargar estos datos para transmitirlos a otros dispositivos; si nos encontramos con una persona en una distancia corta, el sistema nos informará si nos hemos acercado a una persona infectada por el coronavirus, siempre basándose en función de los tiempos ya establecidos por la OMS referentes al contagio.

El detalle que marcará la diferencia acerca de este sistema es que el proceso será automático. Pero debemos estar tranquilos, ya que al menos en teoría el acceso a estos datos estará limitado a autoridades sanitarias únicamente, y nuestros datos serán totalmente anónimos.

El sistema de Google y Apple nos protegerá

Google Pixel 3A. El Androide Libre

Según podemos leer en TechCrunch, medio que ha podido entrar en contacto con representantes de Apple y Google, estos detalles que han generado preocupación entre algunos expertos de seguridad tienen sistemas específicos para proteger nuestros datos.

Estos representantes solucionaron algunas de las dudas más importantes referentes a este sistema. Las versiones que introducirán el sistema serán iOS 13 y Android 6.0 en adelante. Esto incluye la mayoría de iPhones e iPads que ya están en el mercado, y el mínimo de Android 6.0 garantizará que la gran mayoría de dispositivos móviles modernos recibirá el sistema, que se incluirá en una actualización de los Servicios de Google Play.

Se implementará este sistema mediante actualizaciones de software a mediados de mayo, para resolver problemas de compatibilidad. Estas APIs se incorporarán a las apps de salud pública para realizar el seguimiento de contactos, para que luego se puedan descargar en las tiendas de Apple y Google. En los próximos meses, esta función se irá desarrollando para que los usuarios no tengan siquiera que instalar una app.

iPhone 11. @iamdavid_10 en Unsplash

El que no necesitemos una app de sanidad no implica que esto sea simplemente responsabilidad de Google y Apple; una vez esta función se integre dentro de ambos sistemas y se realicen las primeras detecciones, la característica nos indicará que debemos instalar la app de salud pública para recibir más información sobre este proceso y los pasos a seguir, siempre basándose en información contrastada.

Esta API, según han asegurado estos 2 representantes, solo se podrán usar por autoridades de salud pública, por lo que a efectos prácticos únicamente las autoridades sanitarias tendrán acceso a realizar este seguimiento y a recabar estos datos anónimos.

El uso de las APIs estará restringido "solo a las organizaciones autorizadas de salud pública" identificadas por cualquier gobierno responsable de designar dichas entidades para un país y región. Los mismos representantes han asegurado que estos datos se procesarán en el dispositivo del usuario y que se transmitirán a través de servidores administrados por organizaciones de salud. Además, estos no se centralizarán, por lo que para los gobiernos será mucho más difícil realizar una vigilancia hipotética.

No obstante, Apple y Google no se olvidan de recordar que el mejor resultado es el de una prueba, y que por mucho que su sistema sea fiable, el positivo de un test será más fiable que su propuesta. Pero este sistema podría ayudar a muchos usuarios a que en caso de haber contactado con una persona contagiada por el COVID-19 realicen las medidas pertinentes de seguridad.

Google y Apple trabajarán en una aplicación de rastreo que frene el coronavirus.

En cuanto a la fiabilidad del sistema, ambos gigantes han admitido que para que el rastreo sea efectivo, debe haber un altop graod de identificación de casos dentro de una región. Sobre si debemos confiar en este sistema, la única respuesta es que Google y Apple han sido las únicas compañías que se han prestado a realizar un sistema fiable y extendido, más allá de propuestas similares como la detección de usuarios del MIT, muy parecida a la que estamos comentando.

Tendremos que confiar en que Apple y Google hayan creado un sistema que evite los abusos, ya sea de ellos mismos o de los gobiernos que hagan uso de estos sistemas. Lo bueno es que este sistema será opcional, de tal forma que no nos veremos obligados a hacer uso de él.