WhatsApp ha salido a desmentir oficialmente las acusaciones en relación con el nuevo límite de reenvíos que la compañía estableció a nivel mundial la semana pasada, así como aclarar el papel que juegan las instituciones verificadoras de información. Un movimiento poco habitual de la app propiedad de Facebook, pero que "asegura querer clarificar los hechos".

Noticias relacionadas

"WhatsApp ha tomado recientemente una serie de medidas para hacer frente al reto de la desinformación que se comparte en el servicio. Hemos introducido un nuevo límite global para reducir el número de veces que se pueden compartir los mensajes frecuentemente reenviados, con el fin de mantener el carácter personal y privado de WhatsApp y limitar la propagación de mensajes que puedan contener información errónea", explica la compañía en el blog corporativo de su matriz.

De este modo, "si un mensaje ha sido compartido 5 veces, ahora solo será posible reenviar ese mensaje a otros chats de uno en uno. Este límite se aplica automáticamente y no guarda relación alguna con el contenido del mensaje", apunta. Y es que cabe tener en cuenta que el contenido de los mensajes WhatsApp, en ningún caso los ve, ni modera, ni censura, debido a que todos los mensajes y llamadas de WhatsApp están bajo un sistema de cifrado de extremo a extremo. Esto significa que "solo tú y la persona a la que estás escribiendo podéis ver el contenido de vuestros mensajes, y nadie más – ni siquiera WhatsApp", indica la empresa.

El papel de Newtral

De este modo, el límite de reenvío automático se aplica sistemáticamente en todo el mundo y no tiene relación alguna con la verificación de información en WhatsApp o en Facebook. "El nuevo límite de reenvío global fue implementado por WhatsApp para mantener el servicio personal y privado, y para reducir la propagación de mensajes virales, con el objetivo de mantener a nuestros usuarios seguros. No está relacionado de ninguna manera con las organizaciones de verificación ni con la ‘censura’, y cualquier afirmación que sugiera lo contrario es 100% falsa".

El mensaje que acusa al gobierno de PSOE-Podemos de censurar Whatsapp Omicrono

Uno de los principales argumentos que se han usado contra la nueva medida de WhatsApp -y sobre el supuesto (y falso) control del Gobierno en la aplicación- es el papel que juegan los verificadores de información en la app. En España, las dos entidades que se encargan de asesorar a los usuarios de verificar si una información es verdadera o falsa son Maldita y Newtral, ya que son miembros de la Red Internacional de Verificación de Contenidos (International Fact Checking Network, IFCN).

En cualquier caso, los verificadores, al igual que WhatsApp, no pueden bloquear ninguna infomación ya que no tienen acceso al contenido de los mensajes. Para poder verificar o negar una publicación, son los propios usuarios los que tienen que escribirles y ya entonces ellos afirman o desmienten ésta a través de sus respectivas plataformas.

"La IFCN lanzó la CoronaVirusFacts Alliance, una red global que representa a más de 100 verificadores en más de 45 países -incluido España- que utilizan WhatsApp para recopilar y aclarar información engañosa. Los verificadores utilizan WhatsApp como una manera de recoger desinformación que les hace llegar el público general, quienes les envían rumores o mensajes sospechosos de ser falsos para que los verificadores o fact checkers puedan revisarlos", explica WhatsApp.

Chat con la OMS WhatsApp

Artillería de WhatsApp

Lo cierto es que el límite de reenvíos no es la única medida que ha tomado WhatsApp en época de coronavirus. La app puede presumir de una auténtica variedad de alternativas para sacar partido a la app de forma correcta y sin difundir bulos. 

Entre ellas, se puede encontrar desde un chat directo con la Organización Mundial de la Salud, desde donde se pueden conocer parte de las medidas y recomendaciones de la institución médica de referencia.

Asimismo, también ha puesto a disposición de empresas y comercios su plataforma Business, desde la que se puede coordinar la actividad empresarial en estos días, que exige el menor contacto físico posible. Es por ello, que WhatsApp también se ha convertido en herramienta para otras organizaciones en sectores como educación, teletrabajo o pequeños ayuntamientos.