Si nos pasamos un momento por las redes sociales actuales, veremos que FaceApp ha conseguido una grandísima popularidad. No es para menos; gracias a la Inteligencia Artificial podemos ver como seremos dentro de varios años aún a costa de nuestra privacidad. ¿Cómo podemos transformar nuestro rostro en algo completamente nuevo sin tener que darle nuestros datos a una app? Con esta web que convierte nuestros rostros en un cuadro clásico, será posible.

Noticias relacionadas

Sí, has leído bien. Esta web usa IA para convertir un selfie que tengas por ahí tirado en una maravillosa obra de arte. El resultado es tan finedigno que da hasta miedo, pero afortunadamente tiene sus ventajas. Por ejemplo, esta app se asegura desde el primer momento en dejarte claro que no usará tus datos para absolutamente nada.

Tu cara convertida en un cuadro clásico: bienvenidos a la Europa del siglo XV

Retratos clásicos 4

La magia de esta web reside, como era de esperar, en la Inteligencia Artificial. Entrenaron un algoritmo con más de 45.000 imágenes de retratos con estilos variadísimos que abarcan a artistas como Rembrandt, Tiziano y Van Gogh. Este método, tal y como insisten los responsables de la web, no es un simple cambio de estilo; a diferencia de los métodos de IA anteriores que crean retratos por IA de forma similar, el algoritmo utiliza lo que se conoce como una red de confrontación generativa (GAN) para generar nuevas características desde cero.

 

 

Según AI “El modelo decide por sí mismo qué estilo usar para el retrato. Los detalles de la cara y el fondo contribuyen a dirigir el modelo hacia un estilo y en la transferencia de estilo, generalmente hay una fuerte alteración de los colores, pero las características de la foto no cambian. AI Portraits Ars crea nuevas formas, más allá de alterar el estilo de una foto existente”.

Retratos clásicos 3

Ciertos elementos dentro de cualquier selfie pueden hacer que el algoritmo use un estilo específico. En la imagen que vemos encima, por ejemplo, podemos comprobar lo que dicen los investigadores; que el algoritmo “decide sobre un estilo renacentista, resaltando la elegancia de la nariz aquilina, la suavidad de la frente“. Con cada selfie que subas obtendrás distintos resultados.

No decimos lo de la Europa del siglo XV en balde: aiportraits.com, mediante un simple escaneo de foto, convierte tus mejores selfies en obras de arte inspiradas en esta época. No lo decimos nosotros; los mismos creadores de esta página aseguran en la web que se centran en la Europa del siglo XV porque es “considerada por historiadores del arte como Joanna Woodall, Shearer West, John Berger y muchos otros, como un punto de inflexión estilística en la historia del retrato marcada por el surgimiento de representaciones realistas de individuos antes del siglo XV; la práctica de retratos pintados por encargo de artistas individuales era rara“.

En los selfies que conviertas, por mucho que sonrías, no obtendrás ninguna sonrisa. Según AI Portraits, los maestros responsables de esta clase de retratos ” rara vez pintan personas sonrientes porque las sonrisas y las risas se asociaban comúnmente con un aspecto más cómico de la pintura de género, y porque la exhibición de una expresión tan abierta como sonreír puede distorsionar la cara del modelo.”

“Esta incapacidad de la inteligencia artificial para reproducir nuestras sonrisas nos está enseñando algo sobre la historia del arte”. Es por esto que los responsables de la web consideran que esta herramienta consiste en una “exploración indirecta de la historia del arte y el retrato”. 

Retratos-clásicos

No se ha hablado poco sobre las implicaciones de privacidad que cuestionan a apps como FaceApp. Desde AI Portraits aseguran que nuestra privacidad está a salvo asegurando que una vez nuestras fotos están en sus servidores para crear los retratos se eliminarán; los responsables prometen que no usarán sus datos para ningún otro propósito, y cualquier imagen que envíe se eliminará “inmediatamente” después de su uso. Por lo que, en teoría, no deberíamos preocuparnos por eso.