chrome extensiones

chrome extensiones

Software

Las extensiones de Chrome estarán más limitadas con las nuevas reglas de Google

Las extensiones de Chrome tendrán limitaciones con las nuevas reglas de privacidad que Google ha decidido para su plataforma.

Noticias relacionadas

La relación de Chrome con las extensiones siempre ha sido algo difícil. Inicialmente, el navegador de Google ni siquiera ofrecía soporte de extensiones; y cuando fue implementado, tenía muchas más limitaciones que en otros navegadores, como Firefox. Con el tiempo, se ha demostrado que esta fue una buena decisión, y Mozilla adoptó esa filosofía con las últimas versiones de Firefox.

Sin embargo, siempre daba la sensación de que Google permitía las extensiones porque, si no lo hacía, iba a tener muy difícil convencer a los usuarios de que se pasasen a su navegador. Ahora que Chrome ha superado el 60% de cuota de mercado, Google está en una posición en la que puede imponer su ley. Es algo que vimos ayer, con la confirmación de que las extensiones bloqueadoras de anuncios iban a ser seriamente limitadas; pero no son las únicas.

Las extensiones de Chrome tendrán limitaciones por privacidad

Ahora Google ha desvelado el resultado del Project Strobe, una auditoría interna en la que ha investigado posibles fallos de seguridad y privacidad en sus productos. Es así como descubrió que Google+ estaba filtrando datos de sus usuarios, por ejemplo. Ahora ha llegado a la conclusión de que las extensiones de Chrome pueden ser potencialmente peligrosas por la cantidad de información que obtienen de sus usuarios.

Para solucionarlo, Google ahora requerirá que las extensiones que manejen datos y comunicaciones de los usuarios publiquen una política de privacidad; un texto que explique cómo usan esos datos y quién tiene acceso a ellos. Hasta ahora, sólo las extensiones que obtienen datos personales estaban obligadas a tener una política de privacidad; algo que ahora se expande a todo tipo de extensiones.

Aproximadamente el 85% de las extensiones de Chrome no tienen políticas de privacidad; en la mayoría de los casos, es porque son extensiones creadas por aficionados o que apenas modifican la experiencia. Muchas de estas extensiones se pueden encontrar con las puertas cerradas en la tienda oficial con las nuevas reglas.

Además de las extensiones, Google también pondrá límites a las apps que se conectan a Google Drive, que ahora tendrán que pedir permiso en cada ocasión que quieran acceder a un archivo; ya no podrán recibir permiso para acceder a todos nuestros archivos.