apple iphone privacidad

apple iphone privacidad

Software

Esta función de iOS está siendo usada para rastrearnos y compartir nuestros datos

Un buen número de apps de iOS rastrean a los usuarios usando una funcionalidad de iOS. Es una práctica muy extendida entre apps muy conocidas.

Noticias relacionadas

Mientras otras tecnológicas están sumidas en crisis continuas por el tratamiento de la privacidad de sus usuarios, Apple ha sido inteligente, destacándose del resto con declaraciones y anuncios despreciando los modelos de negocio de sus competidoras, y afirmando que sus productos son los únicos desarrollados con la privacidad en mente.

Algo que no siempre se cumple. Si bien es cierto que Apple mantiene un control más férreo sobre su plataforma, el ingenio de algunas desarrolladoras no tiene límites; el premio, los datos de los usuarios, es demasiado valioso como para ignorarlo. La existencia de muchas apps depende exclusivamente de los datos que obtienen de sus usuarios.

Las apps de iOS ahora en el punto de mira por la privacidad

Así las cosas, tal vez no es sorprendente que se haya descubierto que muchas apps están abusando de una funcionalidad de iOS para obtener datos de los usuarios. Así lo ha revelado The Washington Post en colaboración con Disconnect, una desarrolladora de apps y extensiones para bloquear rastreadores.

Lo que descubrieron al analizar el móvil del periodista Geoffrey Fowler es que su iPhone estaba enviando datos a terceros; el problema es que Fowler no era consciente de esto, ya que en ningún momento el sistema o las apps le avisaron. Sin saberlo, información personal como el número de teléfono, el correo, la localización exacta, y muchos otros datos estaban siendo subidos a otros servidores.

Otras apps obtenían una huella digital, que identificaba a este móvil y por lo tanto permite el rastreo. Es información especialmente útil para agencias de marketing, que pueden saber qué hacemos y qué productos compramos, para mostrarnos publicidad, por ejemplo. Otras apps llaman a más rastreadores, permitiéndoles la entrada sin el permiso expreso del usuario. Algunas apps usan rastreadores de Facebook y Google, que usan esa información para mostrarnos anuncios personalizados.

Cómo las apps de iOS rastrean a los usuarios

Lo realmente preocupante es que Fowler no tenía apps sospechosas instaladas. Estamos hablando de apps muy usadas por la mayoría de usuarios de iOS, como Spotify, The Weather Channel, Yelp, Nike, OneDrive, e incluso la app de The Washington Post. Por lo tanto, es muy posible que tu iPhone o iPad tenga alguna app que esté recopilando información.

ios segundo plano 1

ios segundo plano 1

Puede que iOS tenga protecciones en marcha para ese tipo de prácticas, pero eso no sirve de mucho gracias a una funcionalidad del sistema: las actualizaciones en segundo plano. Como si nombre indica, es una funcionalidad vital para la multitarea, ya que permite que las apps sigan funcionando incluso aunque no las tengamos abiertas y no las estemos usando en este momento. Así, cuando cambiemos a la app en cuestión, su contenido estará actualizado y podremos usarla al momento.

Algunas apps se aprovechan de las actualizaciones en segundo plano para enviar solicitudes a servidores externos y compartir información con rastreadores. En Disconnect detectaron aproximadamente 5.400 trackers en el móvil de Fowler; esto se traduce a un envío de aproximadamente un gigabyte y medio de información a lo largo del mes.

Apple se encuentra con una polémica que no necesitaba

Puede que Apple se haya puesto a si misma como adalid de la privacidad; pero la verdad es que su plataforma también permite métodos para recopilar información de sus usuarios no muy diferentes a los que encontramos en otras.

Apple permite deshabilitar las actualizaciones en segundo plano, en Ajustes y General. Pero es una medida excesiva para la mayoría de usuarios, ya que eso puede afectar al funcionamiento de muchas apps. Si sabemos que una app nos está espiando de esta manera, podemos desactivar sus actualizaciones en segundo plano.

Una posible solución es que Apple ejerza más control sobre las apps que se publican en su App Store; en concreto, que las apps tengan que aclarar si usan trackers y si envían información a terceros.