samsung inteligencia artificial 1

samsung inteligencia artificial 1

Software

La Mona Lisa cobra vida con la nueva IA de Samsung

La nueva IA de Samsung es capaz de dar vida a personajes de cuadros, creando animaciones simplemente a partir de una imagen.

Noticias relacionadas

Ya hemos visto cómo una IA se puede usar para pasar el rostro de una persona a otra, algo que ahora se conoce como “deepfakes”; una tecnología que se ha vuelto polémica por las posibilidades que ofrece para crear contenido falso y pruebas falsas contra cualquier persona. Pero eso es sólo el principio. Con los últimos avances, incluso es posible hacer que las fotografías y cuadros cobren vida ante nuestros ojos.

Eso es lo que ha conseguido un estudio salido del laboratorio de Inteligencia Artificial de Samsung, comandado por expertos como Egor Zakharov. Normalmente, los llamados deepfakes funcionan cuando una red neuronal se “aprende” las facciones de una persona a partir de uno o varios vídeos; la clave en este caso es que, cuanta más información tenga, más realistas serán los resultados.

La IA que puede dar vida a personajes de cuadros

Es por eso que, para crear un vídeo falso de una persona, es necesario contar con una gran cantidad de vídeos verídicos; por lo tanto, sólo funciona para modificar vídeos. El último algoritmo desarrollado por el equipo de Samsung en cambio es capaz de generar un vídeo a partir de unas pocas fotos de una persona, e incluso consigue buenos resultados sólo con una imagen.

samsung inteligencia artificial 2

samsung inteligencia artificial 2

Para ello, este sistema primero aprende a partir de una gigantesca base de datos de vídeos, y aplicando lo que ha aprendido a la fotografía en cuestión. El mayor logro es que el sistema es capaz de iniciar por si solo los parámetros necesarios dependiendo de cada persona, por lo que puede conseguir resultados sorprendentes a partir de unas cuantas fotos, o incluso sólo de una.

Animar la cara de una persona supone controlar millones de parámetros, pero el sistema es capaz de inferirlos todos a partir de esa cantidad limitada de información; y a diferencia de otros sistemas, no crea un modelo 3D para ello.

Los resultados son increíbles, especialmente cuando se aplican a cuadros. Personajes de pinturas legendarias como La Gioconda cobran vida, gesticulando y hablando como si fuesen reales. Incluso da algo de miedo, como si fuera una película de terror en la que el personaje sale del cuadro.