magic cartas 1

magic cartas 1

Software

El único juego en el que un humano puede ganar a un ordenador: Magic The Gathering

Magic The Gathering es el juego más complejo que existe, uno que ni siquiera una IA podría amaestrar en su totalidad, según un estudio.

Noticias relacionadas

Ha llovido mucho desde que Deep Blue consiguió ganar a Kasparov al ajedrez. Desde entonces, el desarrollo de Inteligencia Artificial ha avanzado a pasos de gigante; hasta el punto de que nos preguntamos si esta tecnología realmente tiene límites.

AlphaGo, desarrollada por DeepMind (parte de Alphabet y Google), consiguió vencer a los mejores jugadores del milenario Go; demostrando que los juegos de mesa son demasiado simples para uno de estos sistemas. Por su parte, OpenAI demostró que los videojuegos, pese a ser mucho más complejos, también pueden ser amaestrados por una Inteligencia Artificial; ni siquiera los mejores jugadores del mundo son capaces de llegar a su nivel.

Curiosamente, estos logros han provocado el efecto contrario: en vez de fomentar el desarrollo de nuevas IA que machaquen a humanos en otros juegos, muchos investigadores ahora se preguntan si existe un juego en el que los humanos puedan estar a la altura. Y ahora tienen la respuesta: el único juego en el que un jugador humano podría tener una oportunidad no es el ajedrez, ni un videojuego, sino Magic The Gathering.

Una IA jugando a Magic The Gathering lo tendrá muy difícil

Magic The Gathering es un popular juego de cartas, que ya lleva décadas entreteniendo a jugadores de todo el mundo. Cada jugador tiene su propio mazo personalizado de cartas, cada una con un efecto y una función diferente; invocando criaturas y ejecutando hechizos, el objetivo es reducir a cero la cantidad de vidas del contrario.

magic cartas 2

magic cartas 2

Está claramente inspirado por juegos de rol; está ambientado en un mundo de fantasía y en ocasiones se usan dados y fichas. Pero a diferencia del rol, Magic es competitivo; y de hecho, constantemente se organizan torneos con grandes premios. Esto motiva la investigación y la creación de nuevos mazos, cada uno con una estrategia diferente. A eso hay que sumar que cada año salen nuevas cartas, con nuevos efectos y nuevas mecánicas de juego. Magic puede ser un juego increíblemente complejo; y de hecho, lo recomendable para alguien que esté empezando es centrarse sólo en los últimos lanzamientos, en vez de intentar absorber todo lo que se ha lanzado en los más de 25 años de vida que tiene el juego.

Es por eso que, según investigación salida de la Universidad de Pensilvania, Magic The Gathering es el juego más complejo que existe; y uno que sería imposible de dominar para una Inteligencia Artificial. La inverstigación se centró en la creación de dos mazos de cartas, con reglas “Legacy”; es decir, con la mayoría de las cartas publicadas desde que el juego fuera lanzado en 1993 (exceptuando cartas prohibidas por ser demasiado poderosas). Los torneos Legacy son los más competitivos, y en los que están los mejores jugadores; una partida puede terminar en dos turnos si un jugador consigue ejecutar su estrategia.

El juego más complejo jamás creado

Lo que los investigadores descubrieron es que una IA lo tendría muy difícil en uno de estos torneos, incluso antes de empezar. Y es que Magic no se gana o se pierde en la mesa de juego, sino antes, al crear el mazo. Ese es el mayor problema para un sistema automatizado, analizar todas las cartas del juego y llegar a una conclusión.

magic cartas 3

magic cartas 3

Esto es absurdamente complejo a nivel computacional; ya que la IA tiene que analizar e interpretar cada carta y el efecto que tiene sobre la partida según las reglas. Y hay tantas cartas, y tantas maneras diferentes de afectar la partida, que en algunos casos incluso han descubierto que no se puede computar. La máquina intenta encontrar el mejor movimiento posible, pero simplemente no puede.

Es la primera vez que se descubre un juego de la “vida real” en el que una IA no puede computar una solución ganadora. Y lo mejor es que cada año que pasa, cada vez que se añaden más cartas, la cantidad de posibilidades se multiplica y la solución queda más lejos. Quién iba a decir que la salvación del ser humano contra las máquinas iba a estar en un juego de cartas.