Si estás dispuesto a hacer una locura con un dispositivo muy caro, tenemos la locura ideal para ti. Si tienes un iPhone 7, puedes cambiar el chip de memoria tu mismo para aumentar su almacenamiento a medio terabyte. Eso es, 512 GB. Aunque avisamos, no es algo que esté al alcance de todo el mundo, o que quiera hacer todo el mundo con su teléfono.

Noticias relacionadas

La idea viene desde YouTube, de donde si no. El responsable de ella es un hombre llamado Federico Cerva, y ha subido en un vídeo su experiencia haciendo el proceso el solo. Por supuesto, en su casa tiene todo el equipo necesario para hacerlo, y el proceso es fascinante cuanto menos.

¿El primer iPhone con 512GB de memoria?

iphone-con-512gb-1

El proceso para conseguir 512GB en tu iPhone es sacar el chip de memoria original para introducir tu propio chip de memoria. Y para ello no sólo tienes que desmontar la placa base; tienes que preparar el chip nuevo para montarlo donde estaba el anterior. Después tendrás que volver a montar todo lo que has desmontado.

A cambio, y si no has roto nada en el proceso, tendrás un iPhone con la increíble capacidad de 512GB de memoria interna. Incluso se lo lleva a una Apple Store para enseñarselo a los empleados. Dejando a un lado la dificultad que puede suponer conseguir un chip programado, es un proceso largo y costoso, pero es posible.

iphone-con-512gb-2

Por supuesto, y antes de que lo intentéis, hay que tener varias cosas en mente. Lo primero es que necesitas el laboratorio, las herramientas y las piezas necesarias para hacerlo. Una vez tienes todo eso, debes ser consciente de que te dejará sin garantía alguna de cara a Apple. Por no hablar de todo lo que puede salir mal durante el proceso.

Y está la pregunta del millón: ¿por qué querrías correr tantos riesgos para tener tanta memoria? ¿De verdad vas a necesitar tanto en un teléfono? Puede que en el futuro, o en un iPad, tenga sentido. ¿Pero tiene sentido tener medio terabyte de almacenamiento en un smartphone, de verdad vas a almacenar tanto contenido?

Mientras intentas responder a esta pregunta, puedes ver el vídeo y pensar si vale la pena. Aunque, como hemos dicho al principio, no deja de ser una excentricidad que veremos una vez en la vida.