Software

Reino Unido solo usará formatos abiertos para documentos

23 julio, 2014 21:23

Una conclusión muy curiosa que pudimos sacar con la caída final de Windows XP es que los gobiernos han creado a lo largo de los años unas dependencias demasiado fuertes en software propietario y cerrado, beneficiando a unos pocos que todos sabemos hasta el punto de que los gobiernos se van a gastar unos cuantos millones en soporte extendido como solución temporal al problema. El gobierno de Reino Unido parece haberse dado cuenta de este problema, y ya sabemos como piensan combatirlo: a partir de ahora, los estándares de los documentos gubernamentales pasará a ser libes y abiertos.

A la hora de escoger estos formatos, se han basado en tres premisas: la necesidad de desprenderse de software propietario o especializado para abrir o trabajar con documentos del gobiernos, la capacidad de los funcionarios públicos de trabajar y compartir sus documentos en el mismo formato reduciendo los posibles problemas, y la certeza de que los documentos funcionarán tanto si trabajas en el gobierno como si estas completamente fuera de el. Y, para asegurarse, han preguntado a más de 500 entidades públicas, usuarios directos y beneficiados de esta medida, sobre el cambio para hacerlo verdaderamente bien.

Ahorrando esfuerzos y dinero en un cambio necesario

Este movimiento, según Francis Maude, ahorrará a los contribuyentes y negocios un total de 1.2 billones de libras esterlinas y hará más sencillo el paso a lo completamente digital por parte del parlamento. Y como podemos ver en la nota de prensa que han publicado a modo de anuncio, ahora el gobierno británico pasara a utilizar los siguientes formatos:

  • PDF/A o HTML cuando estemos hablando de visualizar documentos gubernamentales
  • Open Document Format (ODF) cuando exista la necesidad de compartir o colaborar con documentos gubernamentales

De esta forma, además de ahorrarse un dineral en licencias y soporte, tanto los ciudadanos como el gobierno y las organizaciones alrededor suya podrán empezar a trabajar con software puesto al día. Y con esta medida Reino Unido mejora enormemente su manera de entender la tecnología y de adaptarse a los nuevos tiempos: el acceso a documentos oficiales será mucho más sencillo, y se acabaron todos los problemas de programas y retrocompatibilidad.

Aunque roza ya la utopía, esperemos que esta medida empiece a extenderse al resto de gobiernos del mundo y podamos ver como los ciudadanos nos vemos beneficiados por pasos así de necesarios.