La variedad de televisores disponibles en España es grande. Tenemos varias tecnologías entre las que elegir, con los televisores OLED ganando en popularidad últimamente; y por supuesto, los televisores 8K ya llevan un tiempo intentando convencernos con su salto de resolución respecto a los 4K.

Noticias relacionadas

Sólo hay un aspecto en el que no importa mucho qué televisor escojas: el formato. Y con eso, nos referimos a que todos son pantallas con uno o varios soportes, un conjunto que siempre ocupará un gran espacio en nuestro salón.

Pero, ¿y si pudiésemos ocultar el televisor cuando no lo estemos usando? ¿Qué posibilidades de diseño y uso se abrirán? No hace falta elucubrar mucho, porque esa idea se ha hecho realidad con el nuevo televisor de LG, una marca que tiene experiencia en productos con pantalla enrollables.

Televisor enrollable

Hoy LG ha anunciado el lanzamiento en España del LG Signature OLED R, el televisor más especial que ofrecerá en toda su gama por un simple detalle: la pantalla se puede enrrollar para ocupar menos espacio.

En efecto, normalmente este modelo no se diferencia mucho de otros, pero cuando dejemos de usarlo, con un botón podremos hacer que la pantalla desaparezca, bajando y siendo almacenada dentro de la base.

El televisor enrollable de LG LG Omicrono

Es un concepto que no es nuevo, siendo explorado primero cuando se presentaron las primeras pantallas flexibles, pero que ha dejado de ser un mero concepto y se ha hecho realidad gracias a las últimas innovaciones de LG. La pantalla flexible está creada a partir de una única lámina de vidrio, con píxeles autoiluminados y control de atenuación independiente, todo ello, en un tamaño de 65 pulgadas.

La principal ventaja es de diseño. Con la pantalla recogida, la base es la única pista de que ahí había un monitor, e incluso esta se ha diseñado para pasar desapercibida; si el diseño de interiores nos importa, es una herramienta para conseguir el mayor impacto sin perder el espacio que suelen ocupar los televisores. Según LG, el objetivo es crear una “armonía espacial y visual”.

El más exclusivo 

Eso no quita que no estemos ante una idea futurista y, como tal, es muy exclusiva; de hecho, no encontrarás este televisor en cadenas de tiendas ni de manera online, junto con el resto de la gama LG. Ni siquiera se fabricará en masa como el resto.

No, el LG Signature OLED R se vende sólo por encargo, y se fabrica de manera exclusiva para cada cliente de manera artesanal, un proceso que dura aproximadamente cinco meses después de realizar el pedido.

El ensamblado se realiza de manera “minuciosa”, y el acabado recibe una “atención artesanal” de los profesionales más veteranos de la fábrica de LG en Corea del Sur. Todo eso justifica el increíble precio de 99,999 euros, algo que estará al alcance de muy pocos.