El mayor riesgo de la Covid en España puede estar en los asintomáticos, aquellas personas que no muestras indicios de padecer la enfermedad pese a haber sido infectadas.

Noticias relacionadas

No hablamos sólo del peligro que puede ser tener el coronavirus y no saberlo, potencialmente transmitiendo la enfermedad a otras personas si no tomamos las medidas adecuadas "porque estamos bien".

Se ha demostrado que estas personas también sufren las consecuencias de la Covid, aunque no sea evidente inicialmente; pruebas realizadas el año pasado mostraron que el 70% de los asintomáticos tiene órganos afectados, entre los que puede estar el cerebro. En esos casos, wearables como Oura, el anillo inteligente que detecta cambios de temperatura, no son fiables.

Wearable para asintomáticos

Eso supone otro obstáculo más en la lucha contra el coronavirus, ya que diagnosticar a estos pacientes es mucho más difícil si no hay indicios claros de que lo están sufriendo; pero eso no significa que no haya pistas en las que los médicos se puedan fijar.

Ahora, la FDA, la entidad reguladora estadounidense, ha aprobado un aparato que puede ayudar en esa lucha. Se llama Tiger Tech COVID Plus Monitor, y es un dispositivo wearable que es capaz de detectar signos ocultos de COVID-19 en el usuario, capaz de avisar si este debería hacerse una prueba como el PCR.

El dispositivo, curiosamente, no se lleva en la muñeca como un reloj sino en el brazo como un brazalete; cuenta con una serie de sensores de luz y un procesador integrado, que es capaz de encontrar indicios en los resultados obtenidos por los sensores.

El dispositivo para detectar COVID-19 Tiger Tech Omicrono

Cuando nos ponemos el brazalete, el dispositivo busca indicios como hipercoagulación, causada por el coronavirus y que provoca que la sangre se coagule más fácilmente. Para ello, registra señales de pulso del flujo sanguíneo, durante un periodo de entre tres y cinco minutos.

IA contra la Covid

El dispositivo pasa esos datos a un modelo de aprendizaje automático, un sistema que ha "aprendido" a partir de una base de datos de casos de coronavirus. Hemos visto usar esta tecnología para todo tipo de curiosidades, como animar fotografías viejas o crear vídeos falsos, pero en este caso se usa para que el dispositivo llegue a la conclusión por si solo de si el flujo de sangre es sospechoso.

En caso de que así lo considere, se encenderá una luz en el dispositivo que nos indicará que deberíamos hacernos una prueba de coronavirus para confirmar los resultados; también puede indicar que los resultados son inconclusos con una luz diferente, en cuyo caso no hay indicios suficientes, pero tampoco podemos descartar que estemos infectados.

En las pruebas, este dispositivo detectó a infectados de coronavirus con un porcentaje de 98,5% de éxito, y fue capaz de identificar a asintomáticos con un 94,5% de éxito.

Aunque la FDA ha aprobado este dispositivo, ha aclarado que no sirve para diagnosticar la COVID-19, ni tampoco es sustituto de las pruebas habituales; tampoco se puede usar en personas sintomáticas. Por lo tanto, se trata más de una precaución más, o una prueba adicional para entrar en establecimientos o eventos para casos en los que la temperatura no entre dentro del rango de peligro.

También te puede interesar...