¿Cuántas veces has usado hoy la Touch Bar de tu MacBook Pro? La barra táctil de los ordenadores de Apple tope de línea siempre ha sido un punto de discusión entre sus usuarios. ¿Es popular entre los usuarios de España? ¿Realmente merece la pena teniendo en cuenta que es un sobrecoste para la producción?

Noticias relacionadas

La Touch Bar podría tener los días contados. Según Mark Gurman, reputado periodista de Bloomberg especializado en Apple, Apple la desecharía en favor de un rediseño que afectaría a toda la gama MacBook. Un rediseño que por otra parte hace falta.

Apple dejaría atrás la mítica Touch Bar, introducida en el 2016 y recuperaría una de las características más queridas por parte de los usuarios más veteranos: MagSafe, la conexión imantada de los antiguos MacBook.

Apple volvería a sus raíces

El rumor que recoge Mark Gurman proviene, además, del analista Ming-Chi Kuo, conocido por tener predicciones bastante acertadas sobre los futuros productos de Apple. El MacBook tal y como lo conocemos desaparecería; se realizaría un profundo rediseño estético, más acorde con los estándares actuales de diseño y se harían cambios importantes.

El más llamativo es la desaparición de la Touch Bar. Este añadido ha sido un elemento de discordia entre los usuarios, estando estos muy polarizados. Muchos la defienden como un añadido imprescindible para los usuarios de MacBook, y otros afirman haberla usado dos o tres veces en su vida. Lo que es inequívoco es que esta barra táctil supone un coste de producción añadido para los MacBook y, además, un gasto de batería.

Recordemos que la pandemia de la COVID-19 y los efectos adversos de la misma han provocado que producir dispositivos electrónicos sea especialmente caro, y una de las medidas que Apple ha llevado a cabo para ahorrar costes ha sido retirar el cargador de los iPhone 12, en parte también por motivos medioambientales.

Retirar la Touch Bar tiene más sentido del que parece. Los MacBook se vuelven más baratos, el usuario final no pierde una característica vital y ayuda a tener más espacio de diseño en el que trabajar. Además, solo se verían afectados los modelos Pro, que son los que la incorporan.

Adicionalmente, se habla de la vuelta de MagSafe a los MacBook. Hace años que Apple desechó esta tecnología en favor de la adopción del USB-C, una decisión que también ha generado polarización entre sus usuarios. Es cierto que el USB-C otorga ciertas ventajas únicas, pero muchos usuarios entre los que un servidor se incluye ven demasiados beneficios en MagSafe, como la seguridad que aporta su tecnología de imanes.

MagSafe es una tecnología basada en imanes que ha vuelto a verse en los iPhone 12 con un factor de forma distinto. En los MacBook antiguos, esta conexión se acopla al puerto de carga de los MacBook y su principal ventaja es que salva al MacBook del desastre en caso de tirones de cable inesperados. Además, el acople de la conexión es más sencillo e intuitivo que el del USB-C.

Estos cambios llegarán a los modelos de MacBook 2021 que llegarán en el primer trimestre del año. Vendrán en dos tamaños, 14 y 16 pulgadas. Se añadirá el sistema de refrigeración visto en el último MacBook Pro de 16 pulgadas pero en este caso con procesador propio de Apple basado en ARM. Esto debería desembocar en un mayor rendimiento y mejores temperaturas.

Adicionalmente, se reducirán los bordes de la pantalla y los paneles de estos MacBook serán más brillantes, tendrán más contraste y mejores colores. Se baraja la posibilidad de que estos estrenen los ya rumoreados paneles Mini-LED, para conseguir un mayor rango dinámico en la imagen sin depender de los paneles OLED, que se degradan con el tiempo.

La Touch Bar se cambiará por la antigua fila de botones de función y se añadirán más puertos al portátil. Esto es importante, ya que los primeros MacBook con chip M1 fueron criticados por su escasa variedad de puertos, siendo el MacBook Air el más problemático con tan solo dos USB-C.

También te puede interesar...