La cultura de los drones no está especialmente extendida en España, pero sí que es tremendamente importante en el campo científico y tecnológico. Muchas son las empresas que están probando completos enjambres de drones para que estos vuelen en ciertas condiciones muy específicas y así aplicar sus resultados a situaciones de emergencia.

Noticias relacionadas

Es el caso de Caltech, cuyos investigadores han conseguido una forma de hacer que sus drones vuelen en interiores en grupo sin que su estructura se vea afectada. Más allá: han conseguido que estos enjambres de drones puedan volar por sitios totalmente desconocidos de forma autónoma.

¿La clave? La Inteligencia Artificial. Caltech ha conseguido desarrollar un algoritmo de aprendizaje automático que permite a estos enjambres poder volar en entornos difíciles y sobre todo desconocidos para ellos.

Enjambres de drones automatizados

El algoritmo desarrollado por Caltech, llamado Síntesis de Autonomía Segura Global a Local (GLAS) permite a estos enjambres volar en entornos completamente cerrados y desconocidos para ellos. El sistema funciona de una forma muy ingeniosa, dando a cada dron cierto grado de independencia para que este se adapte a un entorno cambiante.

El cambio radica en que los drones no se basan en las mismas rutas o mapas ya existentes en enjambre. GLAS consigue que cada drone aprenda a navegar un espacio dado por si mismo, incluso si se coordina con los demás drones. Este modelo descentralizado puede ayudar a los drones a improvisar sus vuelos y facilita la formación.

Se adaptan al enjambre

GLAS no está solo en esta tarea hercúlea; se añade un controlador de seguimiento adicional, Neural Swarm, que se encarga de ayudar a los drones a compensar las interacciones aerodinámicas como corrientes descendentes de drones que vuelan por encima.

Esto podría ser especialmente útil para realizar espectáculos de drones en los que se necesite extrema coordinación. No obstante, Caltech busca que sus enjambres de drones tengan tareas más importantes, como realizar operaciones de búsqueda y rescate.

Con esta tecnología, los drones de Caltech podrían peinar las áreas afectadas con mayor seguridad. GLAS, llevado a coches autonomos, podría conseguir que estos se adaptaran a otros coches y reducir así los atascos y las colisiones al mínimo. Algo que como es fácil pensar llevará un tiempo.

Y ese es el problema; Caltech no ha dicho nada sobre extrapolar esta tecnología a nivel comercial, por lo que es más que probable que pase un tiempo hasta que veamos a nuestros drones contar con la tecnología GLAS. Sin embargo, como ya hemos dicho, GLAS puede tener muchos usos en dispositivos autónomos, especialmente aquellos que trabajen en grupo y necesiten de alta coordinación.