AMD ya ha desvelado su arma definitiva: el AMD Threadripper 3990X. Un "bicho" de procesador que cuenta con nada más ni nada menos que 64 núcleos y 128 hilos. El nuevo lanzamiento de AMD se complementa con los anteriores Threadripper que ya superaban por mucho a Intel en su gama extrema con sus 24 y 32 núcleos respectivamente.

Noticias relacionadas

Aunque pueda sonar extraño, este no es un procesador de esos que vemos en servidores y que los usuarios no podemos ni tocar; este pertenece a la gama HEDT (High End Desktop) de AMD, englobado en la gama doméstica, y pretende ser el procesador definitivo para tareas de intensísima carga de CPU.

Concretamente, hablamos de un procesador de 64 núcleos y 128 hilos, fabricado con el proceso de litografía a 7 nanómetros con la arquitectura Zen 2, con frecuencias base de 2.9 GHz y turbo de 4.3 y con una impresionante memoria caché de 288 Mbs.

Nuevo Threadripper, 64 núcleos de pura potencia

Estas son las características completas del Threadripper 3990X:

  • 64 núcleos y 128 hilos.
  • Proceso de fabricación: 7 nm TSMC
  • 64 pistas PCIe 4.0.
  • Frecuencias: base de 2.9 GHz y turbo de hasta 4.3 GHz.
  • Caché L3+L2 288 Mbs en total, 256 Mbs L y 32 Mb L2.
  • Capacidad de memoria RAM máxima: 2 TB.
  • Consumo: 280 W.

AMD ha cumplido varias hazañas en el mundo del hardware para PC. Hizo los 16 núcleos mainstream con el Ryzen 3950X, que puso contra las cuerdas con una mejor relación calidad-precio al todopoderoso Intel Core i9-9900K. Los Threadripper han obligado a Intel a reducir el precio de su gama extrema Core, los cuáles directamente no pueden competir contra AMD con los nuevos Threadripper de 3ª generación.

Este procesador está basado en EPYC 2, es decir, en un procesador semejante de 64 núcleos y tiene 8 pastillas de 8 núcleos en su interior usando la tecnología de chiplets que caracteriza a AMD. Hay algunos "sacrificios" desde su predecesor, pero con una serie de ventajas añadidas.

Lo que ha hecho AMD es doblar el número de núcleos, de 32 a 64 y por ende el precio. No es un procesador barato; cuesta unos 4.000 dólares, pero viendo su potencia y teniendo en cuenta que esto mantiene los 62 dólares por núcleo, consigue el Threadripper 3990X, aunque no lo parezca, sea una opción excelente relación calidad-precio.

Procesadores Threadripper.

Al aumentar los núcleos el Threadripper 3990X baja de potencia de forma proporcional, pasando de los 3.7 GHz de potencia base a las 2.9, de 3.81 a 3.45 turbo en todos sus núcleos y de 4.5 a 4.3 GHz de potencia turbo general. Mantiene las 64 pistas PCIe 4.0 y además duplica la caché.

El consumo asciende hasta los 280 W, que según AnandTech se traduce en unos 3 W de consumo real por núcleo. Unos 198 W de carga máxima. Todo esto hace pensar que AMD ha elegido los mejores procesadores de su gama Ryzen 3000 para usar su tecnología de chiplets y así conformar los 3990X.

Windows es un problema

Tanta potencia conlleva adaptar nuestros sistemas. Usar los 128 núcleos lógicos del 3990X en Windows no es en absoluto una tarea fácil, ya que se dividen en grupos de 64 hilos, como si fuera un PC con dos sockets. La clave está en la versión de Windows; mientras que Windows 10 Home es compatible con hasta 64 núcleos, la versión Enterprise en adelante lo es con 128 o 256. Para Windows, lo que nosotros pensamos como hilos, para el sistema son núcleos. Por lo tanto, para sacarle todo el jugo al Threadripper 3990X, tendremos que escoger Enterprise.

Intel en serios problemas

Procesador Intel. Intel

La potencia de este Threadripper puede poner en un serio aprieto a Intel. La firma lleva atascada en su eterno proceso a 14 nanómetros y sus últimos procesadores de la gama extrema (es decir, la HEDT) no son sólo revisiones pobres de sus anteriores procesadores, sino claramente inferiores a la propuesta de AMD en este sentido.

Esta superioridad obligó a Intel a rebajar los precios de sus procesadores de gama extrema, y la décima generación de los Intel Core Extreme no ha conseguido convencer a una gran parte del sector. Es cierto que hablamos de procesadores con especificaciones inferiores a los Threadripper, pero hasta el 10980XE, su "equivalente" al 3990X con 18 núcleos y 36 hilos apenas puede hacerle frente a un procesador de AMD en la gama doméstica.

Benchmark del Intel Core i9-10980XE. Labson

En condiciones ideales, los procesadores Ryzen de AMD (que pertenecen a la gama doméstica más básica) no deberían ser rivales para la gama extrema de Intel. Los benchmarks que se realizaron en su día con el lanzamiento de la décima generación de procesadores de extrema edición de Intel muestran que tienen problemas al enfrentarse a la gama alta de Ryzen, con los nuevos 3700X, 3900X y 3950X.

Por si fuera poco, en las presentaciones de los nuevos Ryzen 3000, AMD demostró su dominancia en el mercado poniendo a su procesador Ryzen 9 3900X contra un i9 9920X, un procesador más caro y perteneciente a la gama extrema. De nuevo, recordemos; la gama extrema de Intel en estos momentos es más asequible que la gama Threadripper de AMD, pero con una potencia bastante inferior y con menores características.

Intel aún no ha perdido el liderazgo, ya que sigue dominando con mano de hierro en el mercado de servidores y en el de ordenadores portátiles. No obstante, son muchas las voces las que le piden a Intel una completa renovación y un paso adelante para alcanzar todo el margen que AMD les ha sacado a Intel en apenas unos meses.