Hardware

El respirador que necesitaremos en nuestro futuro distópico ya es real

El Atmos Faceware es un respirador de alta tecnología, diseñado para luchar contra la contaminación y eventos extremos; pero su precio no es accesible.

Noticias relacionadas

Mientras Australia se quema y las peores predicciones sobre el cambio climático se hacen realidad, muchos empezamos a dudar de que el ser humano sea capaz de sobrevivir a este siglo. La tecnología puede ser la clave, pero depende mucho de cómo se aplique; y el nuevo Atmos Faceware es un recordatorio de que, al menos inicialmente, sólo los más pudientes podrán permitírsela.

El Atmos Faceware es el nuevo producto de la startup estadounidense Ao Air, especializada en el tratamiento del aire.

Se trata básicamente de un respirador que permite al usuario sobrevivir en situaciones perjudiciales para su salud; no es el único de su tipo, pero sí es el más avanzado hasta ahora, según sus creadores.

El respirador de alta tecnología

Presentado en el CES 2020, el Atmos Faceware es uno de los dispositivos que más polémica han levantado, y eso ya es decir. Aunque no es por su dudosa utilidad, como muchos otros "cacharros" presentados en la feria; es precisamente por lo contrario, porque parece demasiado útil para el futuro que nos espera.

Esta mascarilla de alta tecnología ofrece más protección contra partículas presentes en el aire que una normal que podamos comprar en la farmacia, según sus creadores; aunque el estudio que demuestra eso no ha sido publicado aún, Ao Air afirma que sus filtros son capaces de detener aire contaminado, humo y químicos en el aire.

Lo sorprendente es su diseño, que en teoría le permite funcionar sin tener la mascarilla pegada a la cara; por lo tanto, ni el sudor ni el pelo afectan a su funcionamiento normal. Pero sobre todo, impacta la decisión de hacer el dispositivo transparente, lo que ayuda a ver mejor la cara de la persona; de hecho, sus creadores afirman que llevar el Atmos Faceware puede ser como llevar un accesorio cualquiera, permitiendo que los demás vean "nuestra sonrisa".

Este es ese tipo de productos que parecen falsos, creados para una broma en un programa de televisión o como una burda crítica al capitalismo en una película post-apocalíptica. Pero no solo es real, sino que cuesta su dinero: en concreto, 350 dólares, incluyendo cuatro filtros adicionales para recambio.

Por el momento sólo hay unas pocas unidades de este respirador, pero la compañía prevé aumentar la producción con el aumento de la demanda. No solo en zonas contaminadas, sino en caso de grandes incendios como los que afectan a Australia.

Si en el futuro cercano tienes problemas para respirar por los elevados niveles de contaminación de tu ciudad, al menos tienes la seguridad de que, con la suficiente cantidad de dinero, no solo podrás ver cómo tus vecinos se mueren en directo, sino también permitirás que vean tu sonrisa.