mit-ropa-autoventilable-celculas-vivas

mit-ropa-autoventilable-celculas-vivas

Hardware

El traje que se autoventila creado con bacterias 'E.COLI'

Este traje presentado por el MIT está construido con células vivas de la famosa bacteria conocida como 'E.COLI'.

Noticias relacionadas

El MIT presenta ropa con tecnología genética especial para atletas.

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han hecho público un diseño de un traje que usa células vivas para autoventilarse.

Las células actúan como sensores que identificarán cuando un atleta suda (responde a cambios de humedad). Entonces, las aletas de las que está compuesto el traje (que varían en tamaño y forma) se abrirían para permitir la transpiración. Cuando se está seco, estas células vuelven a encoger las aletas para que se cierren.

Por ahora, según las pruebas que se han realizado, ni el tejido celular ni el rendimiento del traje se han visto mermados tras 100 exposiciones de ciclos húmedos/secos. Lo mismo con una zapatilla diseñada con el mismo tejido celular.

Ingeniería genética ‘vestible’

Estos avances son posibles gracias a la Ingeniería genética. Wen Wang, investigador del departamento de Ingeniería Química del MIT detalla que este no es el único escenario donde sería posible usar célculas vivas. Se podría diseñar, también, un traje donde estas células se comuniquen con otras para que cuando se comience a sudar se emita un olor agradable.

mit-biologic-intelligent-workout-fabric-designboom-22-05-2017-818-fullheader-1-1495462648821

mit-biologic-intelligent-workout-fabric-designboom-22-05-2017-818-fullheader-1-1495462648821

También se podría, por ejemplo, activar una luz fluorescente cuando se detecte (por medio de la humedad también) que alguien esté corriendo. Esto permitiría de forma directa un medio para que los runners no pasen desapercibidos por la noche.

La idea está exportada desde la naturaleza: las escamas de las piñas de pino, por ejemplo, responden a estímulos de humedad cambiando de estructura o de volumen.

Se partió desde una cepa no patogénica (que ni causa enfermedad alguna) de la bacteria ‘Escherichia coli’ (más conocida como ‘E.COLI’) que se encoge e hincha según la humedad del ambiente. Luego descubrieron cómo ‘imprimir’ esta bacteria sobre láminas de Látex.