Llegó el día: los nuevos iPhone 13 llegan a las tiendas de España. Lo hacen al mismo tiempo que el iPad mini y el iPad de novena generación, dispositivos que se presentaron la semana pasada. Los nuevos teléfonos de Apple desembarcan en el mercado con un diseño continuista heredado de los iPhone 12 y 12 Pro pero con mayor renovación de la que aparentan a simple vista. 

Noticias relacionadas

En EL ESPAÑOL - Omicrono hemos tenido ya un primer contacto con los cuatro nuevos teléfonos de Apple y os contamos cuáles han sido nuestras primeras impresiones, dónde está la evolución con respecto a los modelos lanzados el año pasado así como cuáles son los parecidos y diferencias antes de ir a comprarlos. 

Las principales mejoras que llegan con los iPhone 13 están centradas en la cámara, batería y, en los modelos Pro, también pantalla. Tres pilares en la experiencia de usuario con los que Apple evoluciona un concepto de teléfono ya asentado hace más de un año. 

Cámaras a lo grande

El diseño de los iPhone 13 apenas ha cambiado con respecto a los iPhone 12 y Apple ha mantenido la línea de cuatro dispositivos: ha lanzado un iPhone 13 mini de 5,4 pulgadas, unos iPhone 13 y 13 Pro de 6,1 pulgadas, así como un iPhone 13 Pro Max de 6,7 pulgadas. Tienen dimensiones casi calcadas y donde la única alteración se encuentra en el grosor que es mínimamente mayor. 

El mayor cambio a nivel estético se encuentra en el módulo de cámaras, que ahora son mucho más grandes. En los modelos Pro es más difícil de apreciar, pero tanto el iPhone 13 como el 13 mini han cambiado la disposición de las lentes y ahora están en diagonal, en lugar de en vertical. 

Las cámaras son el gran reclamo de la nueva generación de iPhone y es donde de verdad brillan estos teléfonos. Los iPhone 13 y 13 mini cuentan con un sistema de cámara dual capaz de capturar un 47% más de luz que la generación anterior. Esto se traduce en que son capaces de tomar fotografías con mayor detalle y menor ruido en ambientes con peor luz. Además, heredan la estabilización del sensor que estrenó el iPhone 12 Pro Max.

iPhone 13 (izq.) y iPhone 12 (der.) J.C. | C.S. Omicrono

Por su parte los modelos con el apellido Pro cuentan con un salto fotográfico todavía mayor y la mejora en el ultra gran angular y en el teleobjetivo es palpable. La primera ahora es capaz de captar un 92% más de luz que el modelo pasado, lo que permite por primera vez que los iPhone puedan hacer vídeo y fotografía macro. El zoom óptico por su parte ahora llega más lejos con una distancia focal de 77 mm subiendo así al 3x.

Más allá del potencial de hardware, los nuevos iPhone 13 cuentan con tecnología HDR 4 que ahora representa a cada persona en una foto grupal individualmente, lo que mejora el color, el contraste y la iluminación para cada sujeto, lo que hace que las imágenes sean más reales. Además, todas las cámaras tienen Deep Fusion que mejora las texturas de las imágenes.

Gestión de Estilos. J.C. | C.S. Omicrono

Otra novedad de esta generación de software fotográfico son los Estilos. Unas preferencias individualizadas pensando en que el usuario pueda dar un toque más personal a las fotografías tomadas por el iPhone. Esto no es un filtro, sino una calibración de tono, brillo o calidez que el usuario puede ajustar y seleccionar para ajustarse más a su gusto.

Modo cine, el gran reclamo

Pero si hay una funcionalidad estrella en los nuevos iPhone 13, de esas que por sí mismas sirven para vender teléfonos, es el modo cine. Bautizado como Cinematográfico en la app de cámara del teléfono, esta tecnología lleva el modo retrato a la grabación de vídeo, pero lo hace a lo grande. 

iPhone 13 Pro J.C. | C.S. Omicrono

En otros teléfonos Android ya hemos visto la posibilidad de centrar la grabación en un sujeto y que todo lo que quede a su alrededor pase a estar desenfocado, pero ahora Apple lo lleva un paso más allá. La cámara no sólo detecta y enfoca a personas, objetos o animales sino que reconoce que tipo de es qué tipo de escena estamos grabando para ir moviendo el enfoque si entiende que así lo requiere la situación. 

Sin embargo, el iPhone no manda aquí. Es el usuario quien tiene el control para decidir qué se enfoca y qué no. Mientras graba el usuario puede elegir tanto el objeto donde se enfoca, así como fijarlo para que el iPhone lo siga siempre. La verdadera magia sucede una vez grabada la toma.

Interfaz del modo cine CFQ Omicrono

El usuario puede ir cambiando dónde enfoca la cámara así como la cantidad de desenfoque una vez que ha grabado. De este modo puede ajustar mejor el vídeo a la historia que quiere contar. El iPhone 13 es así el único dispositivo del mercado capaz de editar este efecto, el bokeh y dónde se aplica en cada segundo de grabación del mercado. 

Cabe tener en cuenta que el Modo cine, que graba en Dolby Vision HDR, está disponible tanto en las cámaras traseras como en la cámara TrueDepth frontal. Además, los iPhone 13 Pro pueden también usar este modo con el teleobjetivo, acercándose así más a la escena, aunque no pueden alternar entre lentes como sí sucede con el vídeo al uso. 

iPhone 13 Pro Max J.C. | C.S. Omicrono

Más allá del Modo cine la otra gran novedad del vídeo está en los iPhone 13 Pro. Gracias a su nueva lente ultra gran angular pueden grabar en modo macro capturando los detalles más pequeños con una cercanía de hasta 2 centímetros. Como ya sucedía en el iPhone 12 Pro, el usuario puede hacer una transición suave entre lentes para pasar de un plano macro a otro más general, por ejemplo.

Un detalle importante de los iPhone 13 Pro en la grabación de vídeo es que serán compatibles con ProRes, un formato muy usado por los editores profesionales de vídeo, que es muy fiel a los colores pudiendo grabar en 4K a 30 fps. Esta funcionalidad, que llegará próximamente, necesita un modelo de 256 GB para operar a máximo rendimiento, ya que si no graba a 1080p. ¿El motivo? los archivos son demasiado pesados y en torno a 1 minuto de grabación son unos 6 GB de almacenamiento.

Más potente, más batería

Grosor de los iPhone 13 J.C. | C.S. Omicrono

Las nuevas funcionalidades de software, procesado de imágenes y modo cine que tienen ahora las cámaras de los iPhone 13 tienen un responsable: el A15 Bionic. El nuevo chip de Apple apuntala y mejora al excelente A14 Bionic de la generación anterior para ser todavía más potente, capaz y eficiente. 

El chip de 5 nanómetros no es una revolución, pero sí es un gran paso adelante con respecto a lo que Apple lleva demostrando en sus últimos modelos: su 'cerebro' está por delante de la competencia. Lo cierto es que los nuevos iPhone no sólo se mueven con soltura sino que procesos pesados como la gestión del desenfoque y reconocimiento del  modo cine en tiempo real dejan verdaderamente asombrados de lo que el A15 es capaz. 

Los iPhone 13 J.C. | C.S. Omicrono

Más allá del músculo extremadamente potente en CPU y GPU (que es superior en los modelos Pro), lo que hace único al A15 es cómo integra los procesos de aprendizaje automático en las tareas diarias del usuarios. El teléfono se adapta a la persona y no al revés. 

Sin embargo, el gran punto a favor del nuevo chip no sólo es que sea más potente, sino que es más eficiente, permitiendo ganar autonomía, aunque no lo hace sólo. Todos los iPhone 13 han sido rediseñados por dentro para integrar una batería mayor. Apple explica que esta combinación entre gestión del chip y más miliamperios permiten ganar hora y media más de uso al día en el iPhone 13 mini y iPhone 13 Pro, y dos horas y media más en el iPhone 13 y iPhone 13 Pro Max, con respecto a la generación anterior.

Una pantalla más fluida

Esta mayor eficiencia no sólo es reseñable por el crecimiento de la autonomía en todos los modelos, sino porque en las versiones Pro y Pro Max Apple incorpora algo que hasta ahora sólo la habíamos visto en su ecosistema en el iPad Pro: la tecnología ProMotion.

Esta tecnología viene a responder a una de las grandes peticiones de los usuarios: traer la tasa de refresco de 120 Hz a la pantalla de un iPhone. De momento se queda únicamente en los modelos Pro. Apple sin embargo lo hace de forma diferente a como lo hacen otros fabricantes Android, con lo que defiende que gestiona mejor el consumo de batería.

iPhone 13 Pro J.C. | C.S. Omicrono

La pantalla Super Retina XDR puede actualizarse de 10 Hz a 120 Hz en función del contenido. Está diseñado para responder de forma dinámica a lo que se esté viendo en la pantalla, sin importar que la aplicación. Lo cierto es que se siente realmente fluido en el juego, en la navegación o en las transiciones. Es una sensación que cuando la pruebas no quieres volver atrás. 

Además, la nueva pantalla de los iPhone 13 Pro tiene un brillo máximo un 25% mayor que la generación anterior llegando hasta los 1.000 nits en exteriores, pudiendo admitir hasta 1200 nits para fotos y vídeos en HDR. 

¿Me lo compro?

Los nuevos iPhone 13 tienen un objetivo claro: seguir asentados en la gama alta de la telefonía en general y de la grabación de vídeo en particular. En un momento en el que la gran mayoría de contenido que consumimos en redes sociales es en vídeo, los nuevos teléfonos de Apple se centran en marcar la distancia en este aspecto clave. 

Como habitualmente no es un teléfono pensado para la gran mayoría de personas que compraron un iPhone 12 o 12 Pro el año pasado, pero sí para quienes quieren lo máximo en fotografía y vídeo o vienen de un iPhone de dos o tres generaciones hacia atrás. El salto de calidad a la hora de crear contenido es reseñable con la generación anterior con el modo cine, así como la posibilidad de tener macro y un zoom mayor en los modelos Pro. 

Los iPhone 13 J.C. | C.S. Omicrono

Los nuevos iPhone 13 mantienen el precio con respecto a la generación pasada teniendo así un precio base de 809 euros para el iPhone 13 mini y de 909 euros para el iPhone 13, mientras que los modelos Pro suben a 1.159 euros para el iPhone 13 Pro y 1.259 euros para el iPhone 13 Pro Max. 

Este año por primera vez todos los modelos de iPhone suben a los 128 GB de almacenamiento mínimo, lo que da una idea de la exigencia de los archivos fotográficos y de vídeo que los iPhone 13 son capaces de gestionar. Así pues, los modelos más exigentes, pensados para los profesionales, también suben su capacidad por arriba y llegan a 1 TB de almacenamiento por 1.739 y 1.839 euros para el Pro y Pro Max, respectivamente.