Nothing es la nueva compañía de tecnología de consumo que ha despertado mayor expectación en los últimos meses. Y no es para menos. Con Carl Pei al frente, cofundador de OnePlus, llega con la ambición de diferenciarse del resto basándose en el diseño, experiencia de usuario y precio accesible. Justo eso lo que ofrecen los Nothing ear (1), su primer producto presentado esta semana y que llegará a las tiendas de España en agosto.

Noticias relacionadas

Los mimbres de Nothing y su enfoque hacia lo que debe ser la tecnología recuerdan a los inicios de OnePlus. Y no es casualidad, junto a Pei han cofundado la empresa Akis Evangelidis o David Sanmartín, ahora responsables de marketing y el mercado europeo, respectivamente, y que jugaron un papel importante en el desarrollo de OnePlus.

Aunque el primer producto de Nothing sean unos auriculares, la compañía explica que su aspiración es centrarse en el hogar conectado, hacer una empresa de espectro completo y hacerlo a un precio asequible. Quieren acercar la tecnología al usuario, "devolviendo la pasión a la electrónica de consumo general haciendo algo diferente y con la firme decisión de no meter componentes o funciones por motivos de marketing, sino porque de verdad aporten valor al usuario". 

Han debutado con los Nothing ear (1), unos auriculares con cancelación activa de ruido (ANC), buena calidad de sonido, un diseño completamente rompedor que le diferencia por completo del resto de auriculares TWS, y todo, a un precio de 99 euros. Es decir, 180 euros menos que los AirPods Pro, la referencia del mercado. En OMICRONO los hemos probado durante esta semana y os contamos si merecen la pena.

Un diseño único 

Si algo caracteriza a los Nothing ear (1) es su aspecto. No hay otro igual en el mercado. Vienen con un diseño transparente tanto en el estuche como en los propios auriculares, lo que hace que se pueda ver parte de la circuitería. Hacerlos en esta terminación ha sido complicado, sin embargo aspiran a que si Apple se identifica con el blanco, Nothing llegue a identificarse en un futuro como la empresa de los productos transparentes.

El estuche tiene una forma cuadrada (58,6 mm de ancho y de largo por 23,7 mm de grosor con 57,5 gramos de peso), es cómodo de llevar y cuentan con una hendidura en la parte superior para agarrarlos con comodidad. Eso sí, si estás acostumbrado a llevar auriculares en el bolsillo de las monedas de los vaqueros, probablemente el estuche no te quepa. 

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

El estuche cuenta con un botón de emparejamiento y salida USB-C en el lateral, aunque también se pueden cargar de forma inalámbrica. El tacto es agradable y destila más calidad del precio por el que llega al mercado. 

Los auriculares, que se imantan al estuche de forma cómoda, son algo más compactos que los AirPods Pro (28,9 mm de ancho, 21,5 mm de alto y 23,5 mm de profundidad) y tienen un peso de 4,7 gramos por auricular. Se ajustan muy bien a la oreja -vienen con tres almohadillas de silicona- y verdaderamente podemos olvidarnos de que los llevamos puestos. 

Nothing ear (1) y AirPod Pro Chema Flores Omicrono

La parte transparente de los auriculares se centra en la patilla. En la parte exterior se pueden ver los micrófonos, parte de la circuitería, el nombre del producto y un círculo rojo o blanco, que indica en qué oreja colocarlo. En la parte interior sin embargo es donde se puede apreciar más los componentes, una delicia para los amantes de la tecnología a los que les gusta ver las 'tripas' de los productos. 

A diferencia de los AirPods Pro, la patilla es plana lo que permite deslizar el dedo con comodidad y así ajustar el volumen. Sin embargo, y como sucede en otros dispositivos, también se pueden usar toques para controlar la música o gestionar la cancelación de ruido. 

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Pese a ser transparentes y contar con un diseño innovador, los Nothing ear (1) cuentan con certificación IPX4 con lo que se pueden usar para hacer deporte y resistir a salpicaduras o sudor.

¿Cómo suenan?

El diseño es rompedor pero, ¿qué tal suenan? Pues lo cierto es que son una de las mejores opciones que podemos encontrar en el mercado, y más a este precio. Se encuentran por encima de la media en fidelidad, detalle y en conseguir un sonido balanceado en agudos, medios y graves. 

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Apuestan por la fidelidad de la música y lo hacen gracias a un único driver de gran tamaño (11,6 mm, mayor que el de los AirPods Pro), así como hacen mucho hincapié en la cámara de aire de 0,34 cc, un tamaño que permite expandir la música y mejorar el sonido.

Los responsables de estos detalles que mejoran la experiencia de los ear (1) son Teenage Engineering, una referencia del audio que se han encargado tanto del propio diseño de los auriculares como de la calibración del sonido. Un ajuste sonoro muy equilibrado y fiel. No renuncia a bajos profundos, pero no abusa de ellos. Eso sí, si el usuario quiere resaltarlos, podrá hacerlo desde el ecualizador desde la app (balanceado, más agudos, más bajos o voz).

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Desde la app también se puede personalizar la cancelación de ruido que deseamos con dos niveles de intensidad para tapar el ruido que nos rodea (ligero o máximo), activar el modo transparencia o directamente quitarlo. El aislamiento que logra es correcto, y permite evadirnos del entorno. Dispone de tres micrófonos y es capaz de bloquear hasta 40 decibelios y anula el sonido del viento de hasta 40 kilómetros por hora, con lo que también están pensados para llamadas con un algoritmo que amplifica la voz.

Con respecto a la conexión que utilizan, los ear (1) cuentan con Bluetooth 5.2 y aceptan los códecs de audio AAC y SBC, los sistemas más utilizados, sin embargo no es compatible con LDAC.

Batería y funciones

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Otro de los puntos fuertes de los Nothing ear (1) es su autonomía. Cuentan con una batería más pequeña (31 mAh) que la de los AirPods Pro, lo que se nota en el confort y peso a la hora de colocarlos en la oreja, sin embargo hemos tenido unas 4 horas de uso con cancelación de ruido. Una cifra que sube hasta las casi 6 horas si no se usa la cancelación de ruido. 

El estuche por su parte aporta unas 24 horas adicionales de batería (con cancelación de ruido) o hasta 34 horas si lo que se desea es usarlos sin cancelación de ruido. En cualquier caso, cabe tener en cuenta que los ear (1) también cuentan con una función de tiempo en espera para ahorrar batería cuando no se están utilizando, así como la función de pausar/reproducir música si nos los quitamos de la oreja o nos lo volvemos a colocar.

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

A la hora de cargar el estuche, se puede hacer de forma inalámbrica o con el cable que incluye. En el primero de los casos tardará más (2,5 horas), mientras que si lo hacemos por cable ronda los 50 minutos. Asimismo, 10 minutos de carga del estuche equivalen a 6 horas de autonomía (con ANC), mientras que 10 minutos de carga de los auriculares se traduce en 50 minutos de uso (con ANC).

En la app, además de poder gestionar el ecualizador o la cancelación de ruido, también será el lugar donde consultar la batería que le quedan al estuche y a los auriculares. Ahí, también se pueden personalizar los toques para gestionar la música, o hacerlos sonar para localizarlos si los hemos perdido. 

¿Me los compro?

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Los Nothing ear (1) no sólo vienen al mercado a diferenciarse del resto de opciones en base a su diseño, sino que lo hace junto a una alta calidad de sonido, de comodidad en la oreja y a un precio ajustadísimo, que acaba siendo barato para todo lo que ofrecen. 

Su aspiración es ser la alternativa económica a los AirPods Pro, y lo consiguen. Pese a su aspecto exclusivo, los ear (1) son un producto perfecto de masas y esos auriculares que no puedes dejar de recomendar porque sobresalen en todo lo que hacen. Y lo hacen bien. 

Nothing ear (1) Chema Flores Omicrono

Eso sí, cabe tener en cuenta que para lograr ese precio ajustado y un diseño compacto y ligero, los ear (1) también hacen renuncias. Por ejemplo no tienen emparejamiento multidispositivo -por más que se conecten de forma muy rápida y estable-, así como tampoco son compatibles con los diferentes asistentes de voz. 

En suma, los Nothing ear (1) llegan por la puerta grande al mercado de auriculares inalámbricos y sirven para dar a conocer una nueva marca que quiere hacer las cosas diferentes pero primando la experiencia de usuario. 

También le puede interesar...