Cuando hablamos de ergonomía en el ordenador, normalmente pensamos en teclados y ratones, los componentes que tocamos con el cuerpo y que influyen en nuestra postura.

Noticias relacionadas

En OMICRONO hemos probado ya muchos de estos productos diseñados para evitar dolores musculares y posiciones incómodas. Desde ratones verticales que cambian la manera en la que ponemos la mano, a teclados ondulantes que permiten reposar mejor las muñecas; y por supuesto, sillas con un mayor soporte para la espalda, capaces de aguantar todas las horas que le echemos.

Por eso, la palabra "Ergo" en la nueva gama de monitores de LG puede sonar extraña. ¿Cómo puede ser un monitor ergonómico, si no lo podemos 'llevar' ni coger? El nuevo LG Ergo 34WN780, con un precio de 599 euros, nos ha demostrado cómo.

LG Ergo 34WN780

Tamaño 34 pulgadas
Resolución 3440 x 1440 píxeles
Relación de aspecto 21:9
Tipo de panel IPS
Brillo (tip) 300 cd/m2
Gamut de color sRGB 99%, calibrado de fábrica
Bit de color 8 bit (6 bit + A-FRC)
Contraste típico 1000:1
Ángulo de visión 178º
HDR HDR 10
Freesync
Conectividad 2 x HDMI 2.0, 1 x DisplayPort 1.4, 2 x USB 3.0 Type-A, 1 x USB 3.0 Type-B, 1 x jack audio 3,5 mm.

El mayor problema de los monitores modernos suele ser su tamaño, seguido de las pocas opciones de personalización. Cuanto más grande sea la pantalla, mayor tendrá que ser la peana para aportar la estabilidad y seguridad necesaria; eso significa que, sólo con la peana, podrías ocupar ya buena parte de tu escritorio. Es algo que sé de primera mano: eso es justo lo que me ocurrió con una mala elección de monitor, un modelo de 32 pulgadas con una peana tan grande que ocupaba la mitad de la mesa.

De la misma manera, los monitores grandes con peanas grandes y pesadas no suelen ser los más personalizables. Normalmente puedes variar la altura, y poco más; con un poco de suerte, a lo mejor puedes variar el ángulo frontal algunos grados.

Como resultado, es muy probable que ahora mismo tengas una mala postura en el ordenador, sin que te des cuenta; es muy difícil que el monitor se haya adaptado perfectamente a ti. Es el tipo de cosas de las que no te das cuenta hasta que empiezan los dolores y te preguntas cómo puede haber pasado; y de nuevo, hablo en experiencia.

Más espacio

El 34WN780 es un modelo que, a simple vista, parece ser simplemente otro más de los monitores para ahorrar espacio en mesa. Ciertamente, es parecido al Space Monitor de Samsung, especialmente en su peana, que en vez de descansar sobre la mesa, consiste en una abrazadera que se aprieta en el borde de la mesa.

El LG Ergo 34WN780 parece flotar sobre la mesa Adrián Raya Omicrono

Sólo eso ya supone una enorme diferencia respecto a un monitor tradicional. Aunque la peana sigue ocupando un cierto espacio, especialmente en este modelo ultrapanorámico de 34 pulgadas, es muy inferior al que estamos acostumbrados. El resultado es una mesa más libre, en la que podemos aprovechar mejor el espacio disponible.

El monitor parece 'flotar' sobre la mesa cuando lo vemos de frente, y por lo tanto, podemos poner cosas debajo sin la molestia de la peana. Todo gracias al brazo ergonómico de tres puntos, que nos permite poner el monitor exactamente como queramos.

Monitor ergonómico

Esa es la verdadera razón por la que podemos decir que este es un monitor ergonómico: porque podemos ponerlo como queramos. El brazo se puede regular en altura, y ahí es donde se quedan la mayoría de monitores actuales; pero además, también podemos regular la inclinación, la retracción, la extensión, pivotarlo y girarlo.

En otras palabras, da igual cómo quieras poner la pantalla, este monitor te lo permite. Y lo mejor es que es muy fácil ajustarlo. Coge la pantalla de ambos extremos, y muévela donde quiera; ya está.

La clave de los monitores LG Ergo está en su peana y brazo articulado Adrián Raya Omicrono

¿Quieres un mayor ángulo de inclinación, para que la pantalla esté prácticamente debajo tuya? Puedes hacerlo, con un ángulo de inclinación de 25 grados y una altura que puede variar entre los 0 y los 130 mm. ¿Quieres acercarla? El brazo se puede extender hasta 180 mm. E incluso, ¿quieres apartar la pantalla y hacer que encare hacia la izquierda o a la derecha? El giro de 280 grados te lo permite.

En efecto, con este monitor puedes elegir incluso no mirarlo, apartarlo para enseñar lo que estás viendo a otra persona, o quitarlo de en medio si necesitas la mesa para trabajar en otra cosa.

Las posibilidades son enormes, y la libertad, ilimitada. Curiosamente, podrías pensar que el proceso de instalación es más complicado para conseguir esto, pero no mucho más. Sólo con apretar bien la abrazadera y unir el panel a la peana con un click, y habrás terminado. Detalles como la posibilidad de pasar los cables por la peana se agradecen para conseguir un escritorio más limpio.

El proceso de montaje de los LG Ergo es muy sencillo Adrián Raya Omicrono

El mayor inconveniente de tener tantas opciones, por supuesto, es que puede ser difícil encontrar la mejor. No niego que durante los días que he pasado probando este monitor he cambiado su posición en incontables ocasiones; pero eso es algo que agradezco, porque es mucho peor no tener la opción de cambiar la posición.

Aunque la fiabilidad de la peana está fuera de toda duda (no se te va a caer el monitor a la mesa), su estabilidad no es tan buena; si eres de los que teclea fuerte, notarás que el panel vibra y se mueve.

Además, que sea tan fácil de mover y poner como queramos también tiene una gran desventaja, especialmente si tienes mascota como un gato: en más de una ocasión me he encontrado el monitor completamente cambiado porque el felino ha decidido restregarse con él.

Imagen decente

Que LG ofrezca un sistema tan avanzado en la peana, sólo por 600 euros, es una pista de que el panel no es el punto fuerte de este monitor. No es malo, ojo, porque estamos hablando de LG y sus paneles IPS son los favoritos de mucha gente, incluido el que escribe estas palabras.

Pero es innegable que este panel no está a la altura de los mejores de la compañía. Por ejemplo, tiene poco que hacer contra los paneles Nano IPS, como por ejemplo, el de otro modelo de 34 pulgadas panorámico, el 34WK95U, aunque es cierto que ese costaba el doble. El LG 27GN950 también ofrecía un mayor contraste y unos colores más vivos.

El LG Ergo 34WN780 ofrece una buena calidad de imagen LG Omicrono

En cambio, el panel del LG Ergo 34WN780 no tiene nada de malo, pero tampoco tiene nada especialmente bueno. Como con todos los paneles IPS, los ángulos de visión son perfectos, algo especialmente importante en un monitor que no siempre estará de frente. El contraste también es adecuado, y los colores son correctos, destacando especialmente en los azules. Es compatible con HDR10, pero no tiene certificación DisplayHDR por contar con un brillo insuficiente para ello.

Para trabajar o jugar

Todo eso hace que la experiencia con el LG Ergo 34WN780 sea buena, sin importar lo que hagamos. El 'as en la manga' es, sin duda, su formato ultrapanorámico, ya que es eso lo que nos abrirá más posibilidades.

Para teletrabajar, este monitor se ha comportado excepcionalmente. Que sea más ancho nos permite tener varias ventanas abiertas al mismo tiempo, lo que será ideal para programadores, diseñadores o para escribir como es mi caso. También es especialmente bueno para edición de vídeo.

Las ventajas de un monitor ultrapanorámico para trabajar son evidentes Adrián Raya Omicrono

El debate sobre si es mejor un ultrapanorámico, o tener dos monitores, no ha terminado, pero si escogemos un modelo como el LG Ergo 34WN780 tendremos un escritorio más simplificado y fácil de usar, con el espacio necesario para todas nuestras tareas.

Una ventaja específica del LG es la posibilidad de usar la tecnología ScreenSplit, que permite conectar varios dispositivos y verlos al mismo tiempo en multipantalla. Esa y otras opciones están disponibles en el menú del monitor, que sigue siendo uno de los más fáciles de usar del mercado.

El formato ultrapanorámico también es ideal para ver películas, ya que la mayoría se adaptan muy bien o incluso perfectamente.

El LG Ergo no es un monitor para jugar, pero se desenvuelve Adrián Raya Omicrono

Y si lo que queremos es jugar, nos daremos cuenta de que el espacio adicional cambia completamente nuestros videojuegos, siempre y cuando sean compatibles, claro. En juegos en primera persona, podremos ver mejor nuestro entorno y la experiencia es más inmersiva; y en juegos de estrategia, el espacio adicional nos permitirá comprender mejor la situación. En juegos de carreras, la sensación de velocidad es superior y sentiremos mejor que estamos a bordo de un coche.

El LG Ergo 34WN780 es compatible con FreeSync para eliminar el efecto de 'pantalla partida' si tenemos una gráfica Radeon; aunque esa es la única funcionalidad 'gaming' que merece la pena. La frecuencia de refresco no supera los 60 Hz, y el tiempo de respuesta no es el mejor, así que este no es un monitor 'gaming'.

Libera tu escritorio

Las ventajas que ofrece el LG Ergo 34WN780 son incontestables, hasta el punto de que es difícil volver a un monitor tradicional. La experiencia es mucho más natural, al poder poner la pantalla justo donde queremos; y no estamos obligados a mantenerla ahí, podemos cambiarla cuando y cómo nos convenga.

Usar el monitor LG Ergo se traduce en una gran experiencia con el ordenador Adrián Raya Omicrono

Pocos monitores ofrecen semejante grado de libertad. El diseño de la peana abrazadera y especialmente, el brazo articulado es la clave y donde LG ha invertido más tiempo y recursos. El resultado es un monitor que se adapta a nosotros, y no al revés.

600 euros en sitios como Amazon puede parecer barato para este monitor, pero a cambio tendremos que aceptar algunos sacrificios, como una calidad de imagen buena, pero que no llega a los niveles de los mejores monitores de LG. Siempre y cuando lo tengamos en cuenta, es una imagen que no nos decepcionará y su diseño ultrapanorámico ofrece más posibilidades.