Probablemente recuerdes Project Loon, la división de Alphabet (sí, la matriz de Google) para proporcionar internet mediante globos situados a gran altitud. Este es un proyecto que se lleva barajando varios años, y por fin podría dar el salto al mundo comercial y empezar a suministrar Internet a las comunidades más remotas.

Noticias relacionadas

Los globos de Loon están realizando pruebas de red en diversos países, y según informa TechCrunch, la compañía está esperando activar su servicio comercial en Telkom Kenia "en las próximas semanas". Se busca ofrecer resultados, para comprobar si el proyecto es viable a largo plazo.

En caso de que Loon siga adelante, la empresa comenzará a realizar numerosos proyectos en conjunto con Alphabet para ofrecer servicios comerciales establecidos. Algo muy similar al servicio de reparto mediante drones que Wing está llevando a cabo en Estados Unidos.

Los globos de Google, casi listos

Esta es la ruta que toman los globos para llegar a Kenia. Loon

Loon es otro más de los proyectos de Alphabet pensados en la conexión entre personas, ya sea mediante reparto con drones (Wing) o transporte de personas con coches autónomos (Waymo). No todos funcionan; sui división de cometas, Makani, cerró hace poco a causa de su poca viabilidad económica.

El CEO de Loon, Salvatore Candido, explica en su Medium cómo sus globos pueden volar miles de kilómetros. Vuelan a una altura aproximada de 20 kilómetros y luego analizan el clima para adaptarse a los vientos estratosféricos que haya en ese lugar. Un ejemplo: el globo bautizado como HBAL125 se lanzó desde Puerto Rico y logró volar alrededor del extremo sur de África para luego alcanzar el Océano Índica y realizar pruebas de red sobre Kenia.

Project Loon.

La clave de Loon es aprovechar los vientos estratosféricos para transportarse a diversos lugares del mundo. Los globos son capaces de variar su altura gracias a un sistema que usa energía solar para mover el gas del globo a una cámara de almacenamiento y viceversa; de esta manera pueden soltar más gas para aumentar la altura y aspirarlo para reducirla.

La idea detrás de Loon es que estos proyectos cierren una "brecha digital" para proporcionar Internet en lugares alejados. Según escribe el mismo Candido: "A medida que la humanidad hace frente a la pandemia del COVID-19 nos encontramos distanciados de nuestros amigos, colegas y familiares. Es nuestra capacidad de mantenernos en contacto online lo que nos mantiene informados, juntos y conectados.

El potencial comercial de Loon también se nota con sus otros contratos; se espera que para finales de año la firma de Alphabet también proporcione conexión a partes remotas de la Amazonía peruana. También tienen un acuerdo con Telesat, que usará el software de red de Loon para administrar satélites de órbita terrestre baja y así controlarlos desde la Teirra.