Los videojuegos son quizás uno de los mejores entretenimientos para esta cuarentena. Quizás no seas mucho de jugar, pero desde luego son una forma muy válida de pasar el rato en caso de que no tengamos nada que hacer. Y la gente los está consumiendo de forma masiva.

Noticias relacionadas

El gasto en videojuegos está rompiendo récords; en marzo se gastaron 10.000 millones de dólares en este mercado, el total más alto de la historia en un solo mes. Una locura que representa un aumento del 11% anual, según informa Nielsen's SuperData.

En los primeros puestos de compras de videojuegos nos encontramos con los últimos superventas del año, como el Animal Crossing: New Horizons. El título familiar de Nintendo ha vendido unos 5 millones de copias digitales, un nuevo récord que supera al Call of Duty: Black Ops 4 de 2018.

Los videojuegos arrasan en cuarentena

Boda realizada en Animal Crossing: New Horizons. ashmush Reddit

No solo hablamos de videojuegos comprados, sino de gasto en videojuegos. Las compras 'in-game' suponen una buena parte del beneficio; sin ir más lejos, Call of Duty: Warzone ha ganado un 150% más de usuarios, alcanzando los 63 millones de jugadores activos en el título. Este es un modo gratuito dentro del videojuego Call of Duty: Modern Warfare que como es lógico integra compras dentro de la app.

Más cifras: Bethesda e id Software también han dado un buen "pelotazo" con su Doom: Eternal, la última entrega del sanguinario 'Doom Guy' que ha conseguido vender unos 3 millones de copias digitales. 3 veces más que su predecesora, el reboot de Doom lanzado hace 4 años.

En general, el gasto en consolas y juegos ha aumentado muchísimo, un 64% solo en marzo en el caso de las consolas (de 883 a 1.5 mil millones de dólares) y un 56% en el gasto de juegos de PC (de 363 a 567 millones). Incluso los juegos móviles han visto su época dorada en esta cuarentena, con ingresos que aumentaron un 15% anual, pasando a 5.7 mil millones de dólares. 

Doom Eternal. Bethesda / id Software

No es un misterio que estas cifras se deben a la situación de confinamiento en la que estamos. Además, los videojuegos pueden ser escapatorias muy válidas a la crisis del coronavirus y lugares de contacto con personas; unas buenas partidas con tus amigos podrían equivaler perfectamente a una quedada con tus amigos para echar unas partidas a la consola.

Sea como fuere, esta tendencia apunta a ser todavía más alta a medida que la crisis del coronavirus vaya evolucionando; se espera que la cuarentena sea todavía más larga, y el gasto en videojuegos podría verse incrementado ante la expectativa de estar encerrados en casa unos cuantos meses más.