El confinamiento por el coronavirus es absolutamente necesario para poder parar a esta epidemia. Pero claro, hay eventos sociales o simples necesidades humanas que implican siempre la interacción de personas entre sí. Ante esto, ha comenzado a coger cada vez más tracción una alternativa: el mundo virtual.

Noticias relacionadas

Los videojuegos desde hace años han intentado emular mundos virtuales en los que poder campar a nuestras anchas sin preocuparnos en exceso por las reglas que rigen el mundo real. Estos lugares se han convertido ahora en el espacio idóneo para dar rienda suelta a eventos y encuentros mientras que la incógnita sobre cuánto durará el confinamiento sigue rondando por la cabeza de todos.



Más allá de encuentros esporádicos, ya se han conocido casos de celebraciones que se han trasladado a un entorno 2.0. Y es que, aunque pueda parecer increíble, hay desde personas que se han casado en estos mundos, que están viviendo clases colectivas  e incluso han asistido a conciertos generados por ordenador.

Bodas, festivales... todo es posible

Minecraft Education Edition. Minecraft / Mojang

Las medidas de confinamiento y contención van para largo; ahora mismo en España estamos en una situación de estado de alerta que nos obligará a quedarnos en casa hasta el día 26 de abril, por lo que tendremos que adaptar nuestras necesidades sociales a otros entornos. Y los virtuales cumplen esta función perfectamente.

Existen multitud de juegos que intentan emular el día a día de un usuario en la vida real, y nos permiten estar en contacto con otras personas sin tener que movernos de nuestra casa. Respetamos el confinamiento, interactuamos con otros usuarios y de paso nos divertimos. Y ya hay quién ha llevado esta idea al extremo.

My fiance and I had to cancel our upcoming wedding due to Covid-19, so our best friends gave us a surprise animal crossing wedding instead from r/AnimalCrossing

Así por ejemplo, el usuario /ashmush en Reddit se hizo rápidamente viral anunciando que, debido al coronavirus, su prometida y él tuvieron que cancelar su boda. Pero la sorpresa de la pareja llegó cuando descubrieron que sus mejores amigos organizaron una boda improvisada dentro del videojuego Animal Crossing: New Horizons, el último título de Nintendo.

También ha trascendido estos días la historia de Lisa Kabouridis y Graeme Blackett, una pareja que, en vista de que la COVID-19 también había arruinado su boda, se decidieron a hacerla no tanto a través de un mundo virtual sino a través de un servicio de videoconferencia: exacto, usaron Zoom para realizar la celebración.

Tal y como podemos leer en el tweet de más arriba, las bodas no son los únicos eventos que se realizan en esta clase de mundos virtuales. Open Pit, equipo organizador de festivales de música, ha anunciado que Nether Meant, un festival benéfico, será célebre por organizarse en Minecraft, el popular videojuego de bloques.

Con la colaboración de proyectos como American Football o Anamanaguchi, el festival tuvo lugar el popular videojuego el pasado sábado y la forma de asistir era tan sencilla como ver en directo a través de streaming desde un servidor dedicado.

Esta no es la primera vez que vemos cómo Minecraft se usa como herramienta para atajar estos encuentros sociales; en el terreno de la educación, vimos cómo el videojuego de Mojang saltaba (otra vez) a la fama cuando el gobierno polaco se decidió a crear un servidor educativo en Minecraft, para impartir lecciones. La propia Minecraft fomenta esto con lecciones educativas, ahora gratuitas.

Entretenimiento por partida doble

Si bien este está siendo un concepto bastante nuevo, ya se ha explorado antes pero más a modo de "meme" que como recurso para evitar el contacto humano. El Rubius, el youtuber más famoso de España, mostró de forma anticipada las ventajas de realizar este tipo de eventos en público con el célebre concierto del artista Marshmello en Fortnite, el videojuego del momento.

Una cosa queda clara: las ventajas de estos mundos virtuales se aprovecharán, y brillarán en estos días de confinamiento. Una vez podamos salir de nuestras calles, seremos más conscientes de la importancia de estos mundos y, más que probablemente, exploraremos nuevas vías de interacción a través de los mismos.