Omicrono Coronavirus

Elon Musk se acuerda de España: dona equipos a IFEMA y al Hospital Universitario de Burgos

Elon Musk ha donado máquinas de respiración a hospitales españoles. Donaciones que aunque agradecidas han sembrado dudas entre algunos.

17 abril, 2020 14:55

Noticias relacionadas

Elon Musk, archiconocido magnate, ha estado forjándose una curiosa reputación en torno a la crisis del coronavirus. Ha pasado de negarla a participar activamente en su paliación, no sin polémicas de por medio. Y tal y como están reportando algunos hospitales, Elon Musk se ha acordado de los hospitales españoles, aquejados por la falta de material.

Concretamente, han sido 2 hospitales los beneficiados: el IFEMA y el Hospital Universitario de Burgos. Ambos hospitales han recibido cerca de 40 máquinas de respiración provenientes de Tesla, que como es de esperar han recibido con mucha alegría.

No obstante, ya hay voces que dudan de estas donaciones, asegurando que no son respiradores, sino otro tipo de máquinas distintas: CPAP para apnea del sueño.

Elon Musk dona 40 máquinas

Necesitamos algo de contexto. Elon Musk ha colgado en su Twitter un listado de hospitales que recibirán antes que nadie respiradores, y para sorpresa de muchos, estaban 2 hospitales españoles en la lista: el IFEMA y el Hospital Universitario de Burgos.

El listado incluye la cantidad de respiradores que se enviarían, así como los hospitales que los recibirían.De nuevo, la sorpresa; "Hospital de Campaña IFEMA - Feria de Madrid" y "Hospital Universitario de Burgos Spain". En total, se enviarían 40 respiradores, 20 a cada uno. El recinto ferial es uno de los más necesitados, ya que aunque en un principio se habilitaron 1.300 camas, se piensa que se deberían ampliar hasta 5.000.

Ambos hospitales, bastante aquejados de escasez de material, han recibido con muchísima alegría las máquinas recibidas. Hablan de una donación desinteresada que ayudará a ambos hosptiales a funcionar con un mayor margen de normalidad.

En el caso del Hospital Universitario de Burgos, aparentenemente el enlace a la donación tuvo como protagonista a un burgalés, Alberto Rodríguez. Tal y como informa El Diario de Burgos, este burgalés residente en California había trabajado en Tesla y tenía amigos en Tesla. Esta fue la persona que sirvió como enlace para el Hospital de Burgos y Tesla, para que la empresa automovilística realizara las donaciones.

El mismo Elon Musk afirmó que estas máquinas se podían producir "al instante", lo que daba a entender que estos respiradores eran los que Tesla estaba fabricando. Pero ya hay voces que dejan entrever que la donación de Elon Musk podría no ser como aparenta desde fuera.

¿Máquinas para la apnea?

Todo empieza en un tweet de la usuario @mjdelrio en Twitter. El día 31 de marzo esta usuaria manda un tweet a Elon Musk respondiendo al que previamente el magnate mandó, asegurando tener respiradores que enviarían a nivel internacional a aquellos hospitales que lo necesitaran. El tweet pedía ayuda para que Elon Musk donara dichos respiradores a Soria.

MJ, tal y como explica en este extenso hilo de Twitter, sorprendentemente consiguió que Tesla le respondiera. Como ella misma admite, es difícil creer que el mismísimo jefe de negocio de Tesla en Europa respondiera a esta petición, pero lo hizo. Después de una serie de trámites, consiguieron que el alcalde socialista de Soria, Carlos Martínez Mínguez enviara una carta explicando las necesidades del hospital que las requería. Algo que ha confirmado el mismo alcalde desde su cuenta de Twitter.

MJ explica en su hilo que después de los trámites, se puso a investigar acerca de las máquinas que Musk enviaría. Hay sospechas que afirman que las máquinas donadas por Musk no son respiradores como tal, sino CPAP, un dispositivo mecánico que se usa para tratar la apnea del sueño. Este actúa enviando presión positiva a las vías aéreas para mantenerlas abiertas evitando así su colapso y que se produzca la apnea.

Según sus declaraciones, las máquinas efectivamente no eran respiradores, y el hospital rechazó las máquinas. No sin antes ofrecérselas mediante contacto a Médicos sin Fronteras. El ayuntamiento también había rechazado las CPAP. MJ admite que esto no tiene nada que ver con las donaciones de Burgos e IFEMA, pero deja entrever que las donaciones no consisten en respiradores fabricados por tesla, sino en máquinas CPAP.

Una sospecha que ya viene de antes

Esta no es la primera vez que se duda de la procedencia de estos aparatos. Según informan medios como el Financial Times, estos respiradores no serían más que máquinas para la apnea del sueño de ResMed, compradas en China. Costarían 800 dólares, y Tesla las estaría enviando a los hospitales ya mencionados.

Elon ha estado activo en Twitter, asegurando que la intubación de los pacientes no es lo mejor. Las máquinas CPAP no son igual de aptas para el tratamiento de contagiados por el coronavirus, aunque hay proyectos como el compuesto por el Gregorio Marañón que buscan adaptar este tipo de dispositivos como soportes respiratorios para tratar el COVID-19.

Tanto es así que ya hay incluso investigaciones periodísticas que inducen a pensar que esta es una estratagema publicitaria de Musk. El periodista Russ Mitchell, proveniente del LA Times, ha estado investigando si Tesla pide como moneda de cambio para las donaciones un tweet de agradecimiento. El mismo Mitchell admite en Twitter que 2 hospitales le han confirmado esta sospecha.

Por si fuera poco, el propio Elon Musk, lejos de disculparse o desdecirse, aclara que las UCIS de los hospitales que solicitaron su ayuda ya conocían de antemano las especificaciones de la máquina. Todo "antes del envío".

Sea como fuere, el magnate sigue dando de qué hablar incluso en estos tiempos de crisis. Y no parece que sus tweets ayuden a arreglar el desaguisado en el que el propio Musk se ha metido.