El coronavirus se ha cobrado otra víctima a modo de evento, y esta vez uno de los más grandes: el Salón del Automóvil de Ginebra 2020. Uno de los eventos de presentación de vehículos más grandes del mundo se cancelará debido a una medida del gobierno suizo que prohibe las reuniones, ya sea privadas o públicas, que puedan reunir a más de 1.000 personas o más.

Noticias relacionadas

Los motivos son obvios; miedo al coronavirus. La prohibición se hace efectiva y se extenderá hasta mediados de marzo; se cancela así la que iba a ser la 90ª edición, la cuál se iba a celebrar la semana que viene. Si bien no era relevante a nivel de presentaciones, sí era un escaparate para los fabricantes de vehículos para anunciar suscoches y conceptos más llamativos.

Este es el nuevo "hachazo" recibido por el coronavirus; este mismo mes de febrero el Mobile World Congress de Barcelona era cancelado por el miedo al coronavirus. Otra víctima importante ha sido el Facebook F8, el mayor evento de la empresa de Zuckerberg que también ha cedido al temor del brote de coronavirus.

El Salón del Automóvil de Ginebra, cancelado

Pelaxpo, la fundación responsable de la organización del Salón del Automóvil de Ginebra, ha intentado mantenerlo emitiendo una lista de advertencias a los asistentes, tal y como hiciera la empresa detrás del Mobile World Congress respectivamente.

Algunas de sus medidas eran aumentar la tasa de higiene y desinfección que se produciría alrededor del centro en el que se iba a celebrar, revisar al personal y recomendar a los asistentes llevar a cabo medidas de prevención. Se pidió a los asistentes que se lavasen las manos regularmente y que se mantuvieran al menos a u nmetro de distancia de cualquier persona que estuviera estornudando o tosiendo.

Citröen Ami. Alex Branco

La clave de la cancelación está en la medida del gobierno suizo ya mencionada; hasta marzo, no se pueden reunir más de 1.000 personas ya sea en eventos privados como públicos. Esto obviamente imposibilita la celebración del Salón, que reúne a miles de personas de todo el mundo. Los fabricantes ya están más acostumbrados a lanzar sus coches en presentaciones individuales, pero el Salón servía más como escenario de demostración de fuerza.

En él, al igual que ocurre en otros eventos, se establece el potencial de las marcas y el calendario que seguirán a lo largo del año así como sus intenciones en el terreno de la electrificación. El año pasado, por ejemplo, estuvimos ante presentaciones importantes de megacoches como el koenigsegg Jesko o el Pininfarina Battista, que sirvieron para que sus respectivos fabricantes demostraran qué eran capaces de hacer.

Otros eventos también están en peligro por el miedo al coronavirus; la GDC (Game Developers Conference) de este año también está en riesgo ante la caterva de bajas confirmadas como Sony, Kojima Productions y Electronic Arts.

Via | The Verge