Apple

Omicrono

La manera más fácil (y cutre) de convertir tu iPhone XS en un iPhone 11

Las pegatinas para convertir los iPhone XS en iPhone 11 se han convertido en todo un fenómeno en Internet en general y en las tiendas online en particular.

Noticias relacionadas

La vorágine de modelos de iPhone se reduce a dos o tres modelos por año pero la marca de Cupertino arrastra a millones de usuarios de todo el mundo ávidos de comprar el último lanzamiento.

Tanto es así que con el último modelo iPhone 11 Pro Max han salido algunos trucos para engañar a los más incautos y hacer ver que hemos comprado el nuevo terminal cuando "tan solo" teníamos un modesto iPhone XS Max.

A la presentación del iPhone 11 Pro Max le sucedieron millones de tweets y memes en Internet que se burlaban del diseño asemejándolo con objetos cotidianos como una vitrocerámica. Pero el escarnio duró poco, tanto que ya parece algo del pasado e incluso se comienza a ver ese diseño con mejores ojos.

El iPhone 11 Pro Max de pegatina

Estas pegatinas comenzaron, al igual que el diseño del smartphone, como un chascarrillo en las redes sociales. Pero si nos damos una vuelta por páginas de comercio online como AliExpress nos damos cuenta que las ventas ya se cuentan por miles.

AliExpress

Por un par de euros con gastos de envío incluidos y en una variedad de colores que se adaptan a la nueva paleta de los iPhone podemos convertir nuestro iPhone XS Max, iPhone XS y iPhone X en un iPhone 11 Pro Max con su distribución de cámaras.

Estas pegatinas no cumplen ninguna función técnica, tan solo dan la apariencia del nuevo modelo y no les falta ni un solo detalle. A los agujeros simulando la tercera lente del 11 Pro Max se le suma un flash de pega decorativo y el hueco para que el flash original haga su función.

Existen decenas de vendedores en las diferentes plataformas online con pegatinas de más o menos calidad. Algunos con mejores valoraciones que otros, pero todos en superan las 4 estrellas.

AliExpress

La locura por el nuevo modelo

El iPhone se ha convertido en uno de los sinónimos de estatus de nuestra época. En décadas anteriores lo era tener un buen reloj o un coche potente, pero hoy en día esta responsabilidad se ha trasladado a este pequeño teléfono inteligente.

El deseo por llegar a ese producto aspiracional conduce a disfrazar de algo que no es a un iPhone XS que, poco más de un año después de su lanzamiento, sigue siendo uno de los mejores teléfonos que podemos llevar en nuestro bolsillo. Esto es especialmente llamativo dado que todo un listado de características quedan atrás en pos de un detalle puramente estético.

La otra lectura posible es la poca innovación por parte de Apple en sus dispositivos móviles (al menos en lo que a diseño se refiere) que visualmente quedan igual al colocar una pegatin. Mientras sus competidores directos suelen evolucionar bastante más los diseños año a año aunque es importante recalcar que hablamos de un mercado mucho más amplio como es el de dispositivos Android.