En bici al trabajo

En bici al trabajo

Omicrono

8 consejos para ir en bici al trabajo de una manera más segura

El sector de la movilidad está en uno de los momentos más importantes de su historia. Los coches han dejado de ser los únicos protagonistas, muestra de ello es que en las ciudades cada vez vemos a más gente desplazándose en motos eléctricas, patinetes y bicicletas.

Precisamente venimos a hablaros de ese último grupo, el de los ciclistas. Escoger moverse en bici tiene muchas ventajas en comparación con hacerlo en otros vehículos, como no contaminar e influir positivamente en nuestra salud, ya que estaríamos haciendo deporte.

Eso sí, tampoco hemos de olvidar que ir en bici también es mucho más peligroso que ir en coche. Por esa razón venimos a darte una serie de consejos con los que podrás desplazarte de una forma más segura. 

Haz que todos te vean

Los ciclistas conforman el grupo más vulnerable en la carretera, un simple roce podría hacer peligrar la vida de uno de ellos. Teniendo en cuenta eso, lo más sensato es que seamos visibles en todo momento para el resto de conductores.

En este sentido, debes tener un timbre para alertar de tu presencia si así fuera necesario, además de equipar tu bici con luces para que nos vean cuando haya malas condiciones lumínicas. Del mismo modo y precisamente en esas horas de poca luz también es recomendable llevar un chaleco reflectante u objetos similares.

Nada de móvil ni de música

Viajar en bici requiere todos nuestros sentidos al 100 %, por lo que ni hablar de utilizar el teléfono móvil mientras pedaleamos. Tampoco deberás usar cascos para escuchar música, la canción puede esperar. Tu vida es más valiosa, ¿no crees?

Utiliza las vías señaladas

Pese a que parezca un consejo tan obvio, hay mucha gente que se salta las leyes de circulación a la torera, poniendo en riesgo a otros conductores y a ellos mismos. Como ciclista debes respetar las aceras, los pasos de cebra, etcétera. Ni se te ocurra ir por vías prohibidas a bicis y si tienes que atravesar alguna hazlo como peatón, bajándote de la bici y empujándola con las manos.

 Conduce por el medio del carril

Cuando vayas con la bici evita pegarte demasiado a los extremos del carril. Es mejor que circules por el centro de éstos, más que nada porque los coches en ocasiones podrían pasar demasiado cerca de ti y si estás en un extremo podrías caerte.

Señaliza tus maniobras

Ya sabemos que no eres un coche y que no tienes intermitentes, pero antes de realizar cualquier maniobra debes informar a los conductores de lo que vas a hacer indicando la dirección que tomarás con tus propias manos, seguro que te evitarás más de un susto.

La calma será tu mayor virtud

En las grandes urbes la masa de vehículos es inmensa, si te agobias por la presión que ejercen sobre ti otros conductores lo mejor es que optes por una vía más tranquila. Si eso no es posible, simplemente invita al conductor a que te adelante.

Cuidado con los peatones

A menudo te encontrarás con peatones despistados, razón por la que tendrás que estar alerta. Sabemos que tú no tienes culpa ninguna de que el peatón vaya por la vía habilitada para ciclistas, pero mejor tomar aire y usar tu timbre para avisarlo. ¡Paciencia!

Mima a tu bici

La bici será prácticamente una extensión de tu propio cuerpo cuando te encuentres en la carretera. Por ello lo ideal es hacer revisiones a menudo y así asegurarse de que frenos, cambios, dirección, ruedas y otras piezas estén en buen estado.

Aprende más sobre la seguridad al ir en bici en ‘Un Hábitat Mejor’ 

Como has podido comprobar, los consejos son muy fáciles de seguir. ¿A qué esperas para poner nuestras recomendaciones en práctica? ¡Después nos cuentas cómo te ha ido!