Acer Predator Thronos Air

Acer Predator Thronos Air Acer

Omicrono

La silla gaming de Acer es todo un trono para jugadores, y ahora cuesta menos

Noticias relacionadas

Hace aproximadamente un año que Acer presentó la Predator Thronos en el IFA, una de las mayores ferias tecnológicas de Europa, provocando un efecto que no habíamos visto en ningún otro producto. Parecía que la prensa especializada sólo era capaz de hablar de eso, y todo el mundo quería probarlo.

Parecía un gran éxito... hasta que Acer hablaba del precio. En ese momento, se convirtió en una mera curiosidad que nadie querría comprar. Pero en Acer parecen tener fe en este concepto, porque este año han vuelto a presentar la Thronos en el IFA, pero esta vez con una versión más barata. O mejor dicho, "menos cara".

La Acer Predator Thronos Air es la nueva versión de la silla gaming, que elimina algunas de sus características originales para reducir un poco el precio. Sin embargo, pese a estas pérdidas se parece mucho a la original y probablemente a simple vista no te des cuenta.

La silla gaming de Acer vuelve

Este nuevo modelo sigue atrapando completamente al jugador, gracias a tres pantallas dispuestas de manera envolvente. Aquí es donde se encuentra la mayor diferencia respecto al modelo anterior: el brazo que sostiene los monitores ya no está motorizado, por lo que tendremos que ponerlos en la posición que queramos de manera manual. Por lo demás, podemos seguir montando tres monitores como antes.

También podemos seguir ajustando la silla, hasta los 130 grados si estamos dentro de la cabina, y 180 grados si estamos fuera. Eso nos permite colocarnos como si estuviéramos en una nave espacial. La silla en sí incluso tiene función de masaje, para esas largas sesiones de juego.

Si eres de los que come mientras juega, te alegrará saber que tienes una bandeja y es posible montar un posavasos opcional. También está pensada para el streaming, ya que podemos instalar soportes para cámaras.

Por último, el preico: el Acer Predator Thronos Air costará 8.975 €. Por supuesto, todo eso es opcional, así como los monitores y el propio ordenador. Y que no se te olvide de asegurarte de que tienes un sitio para poner esta bestia de 324 kg. Por lo tanto, este sigue siendo un producto que no está al alcance de todo el mundo.