RMIT University

Omicrono

Esta realidad virtual te ayudará a dormir con imágenes de tu cerebro

Noticias relacionadas

La evolución tecnológica que hemos vivido durante las últimas dos décadas ha sido brutal. Multitud de campos han tenido que cambiar su modus operandi y parece que el futuro cercano experimentará una revolución aún mayor.

Pese a todos los beneficios que nos aporta la tecnología, también tiene sus inconvenientes. Muchos estudios han avisado a la sociedad de uno de ellos: usar tecnología antes de dormir dificulta el sueño

Todo parece indicar que es así, sin embargo, no todas las tecnologías causan ese problema. Precisamente, venimos a hablaros de una realidad virtual que ayuda a dormir al usuario mediante imágenes de su propio cerebro.

Realidad virtual y tu cerebro

Un grupo de investigadores de la RMIT University (Australia) ha desarrollado Inter-Dream, una tecnología capaz de ayudar a conciliar el sueño. El sistema que han ideado combina una cama interactiva, realidad virtual y música para cumplir con dicho cometido.

Al ponerse las gafas de VR, el usuario visualizará imágenes caleidoscópicas que procederán directamente de su cerebro. El sistema emplea la técnica de los electroencefalogramas (EEG) para mostrar las ondas cerebrales del usuario.

Como habréis podido observar en las imágenes y los vídeos, las ondas no paran de moverse en ningún momento, al igual que los colores. El resultado es un espectáculo para los sentidos de patrones y formas.

Dormir mejor

Los creadores de Inter-Dream explican que las personas cuyas mentes son más activas tienen más dificultades para dormir ya que generan más ondas cerebrales. Una situación que su tecnología pretende mitigar lanzando miles de imágenes vibrantes.

Según los investigadores esas imágenes de las ondas cerebrales adormecen a las personas, además de calmarlas. Los sujetos de prueba experimentaron una caída del 21% en emociones negativas, mientras que la sensación de miedo disminuyó un 55% tras usar Inter-Dream. El sistema también tuvo impacto en las emociones positivas, que aumentaron en un 8%, y la serenidad, que creció en un 13%.

RMIT University

En teoría, la reducción de excitación cognitiva y las emociones negativas se traduce en un mejor sueño. Como bien sabréis por experiencia, dormir preocupados por algo empeora mucho el sueño, por ello Inter-Dream intenta que tengamos emociones más positivas que desemboquen en horas de sueño de mayor calidad.

Pese a las sensaciones positivas, el líder del proyecto insiste en que el sistema no es una respuesta para alcanzar el sueño saludable, puesto que aún tienen que probarlo con muestras más grandes. Eso sí, cree que sus hallazgos indican que sería posible usar la tecnología de "neurofeedback" para facilitar la relajación y aparición del sueño. ¿Llegaremos algún día a dormir con alguna tecnología similar?