pato conejo ilusion 2

pato conejo ilusion 2

Omicrono

¿Es un pato o un conejo? La IA de Google por fin resuelve esta clásica ilusión óptica

El sistema de aprendizaje automático de Google se ha enfrentado a la ilusión del pato y el conejo, y los resultados son muy interesantes.

Noticias relacionadas

Es fácil encontrarse muchas ilusiones ópticas en la red, pero pocas como la del “pato-conejo”; esta data de mucho antes que Internet: fue publicada originalmente nada menos que en 1892 por la revista satírica Fliegende Blätter, una de las más populares en Alemania en el periodo de pre-guerra.

En efecto, esta ilusión lleva ya más de un siglo rompiéndonos la cabeza y provocando discusiones; tal vez esa fue la verdadera intención detrás de una ilustración y un chiste tan inocente como este. Sí, en la publicación original la imagen se publicó con un pequeño chiste: “¿Qué animales se parecen mas? El conejo y el pato”; aunque probablemente la mayoría de las veces sólo hayas visto la ilustración.

Una ilustración que realmente juega con nuestra mente. Dependiendo de cómo la mires, puedes ver claramente un pato con el pico abierto; o bien puede que tu cerebro lo interprete como un conejo con las orejas para atrás. Se dice que, dependiendo de lo que veas, eres un tipo de persona u otra; e incluso ha sido protagonista tesis filosóficas y psicológicas.

Una de las ilusiones más famosas de la historia

pato conejo ilusion 2

pato conejo ilusion 2

Pero, dejando de lado esto, ¿qué representa en realidad el dibujo? ¿Empezó como un pato al que se le añadieron características de conejo en la cabeza? ¿O es una ilustración de un conejo modificada para que parezca un pato? Por supuesto, la idea de la imagen es que puedes ver ambos animales en la misma ilustración, pero eso no ha impedido que mucha gente intente descubrir “la verdad”. Y, ¿qué mejor que usar la Inteligencia Artificial de Google para conseguir una opinión objetiva que nos diga, de una vez, si el dibujo es de un pato o de un conejo?

google cloud vision

google cloud vision

Es lo que se les ha ocurrido en reddit, donde han usado Google Cloud Vision para analizar la ilustración original. Este es un servicio que nos permite usar la tecnología de análisis de imágenes usando AutoML Vision; es decir, aprendizaje automático. Normalmente, está más pensado para desarrolladores, que pueden analizar imágenes en busca de objetos o características únicas; este sistema es capaz, por ejemplo, de detectar elementos de una foto como personas, coches o árboles.

Por lo tanto, es ideal para analizar la imagen del “pato-conejo” y comprobar qué es en realidad. Lo puedes probar por tu cuenta accediendo a esta página y pasándole la imagen que quieres que analice.

La verdad de la ilusión del pato y el conejo

pato conejo ilusion 3

pato conejo ilusion 3

Y la respuesta es… depende. Bueno, en honor a la verdad, hay que decir que si le pasamos la ilustración tal cual, la IA de Google ve un “pájaro” (además de “ilustración” y “dibujo”, claro). Por lo tanto, parece evidente que la IA se pone de parte de los que ven un pato en la imagen; en la lista de elementos analizados, en ningún momento aparece nada relacionado con un conejo, pero sí los términos “ave no voladora” y “pico”, asociados con los patos.

Sin embargo, esa no es toda la historia. El usuario minimaxir de reddit decidió investigar un poco más, y comprobar qué pasaba si rotaba la imagen y se la volvía a dar a Google; y sorprendentemente, descubrió que los resultados cambian dependiendo del ángulo en el que se encuentre la ilustración. Como vemos en el vídeo a continuación, hay momentos en los que la IA ve claramente un conejo y no un pato:

Is it a Duck or a Rabbit? For Google Cloud Vision, it depends how the image is rotated. [OC] from r/dataisbeautiful

Por lo tanto, podemos decir que todo depende del ángulo en el que vemos la imagen; ha quedado en evidencia que el autor original varió el ángulo de la ilustración para que la ilusión provocase más diferencias entre los lectores. Si os fijáis, el “pato” tiene la cabeza levantada, con el pico hacia arriba; si rotamos la imagen, el efecto cambia completamente.

Casi 130 años después, por fin descubrimos el secreto detrás de esta popular ilusión