mastercard dinero interent tarjeta de credito tarjeta de debito

mastercard dinero interent tarjeta de credito tarjeta de debito

Omicrono

Google compró datos a Mastercard para saber dónde compran sus usuarios

Se ha filtrado que Google compró datos a Mastercard para saber dónde compraban sus usuarios cuando hacían compras offline.

Noticias relacionadas

Durante el año pasado, algunos anunciantes clientes de Google pudieron tener acceso a números muy concretos que permitían rastrear si los usuarios que habían visto los anuncios publicados habían comprado o no; pero no si lo habían hecho a través del propio anuncio, sino de compras en tiendas físicas ¿Cómo es esto posible?

Ahora descubrimos que es porque Google pagó a Mastercard para obtener estos datos. Y ni Google ni Mastercard informaron a sus clientes que esto estaba ocurriendo. O sea, que Google básicamente ha conseguido saber si una compra que has realizado en una tienda física (donde no estás más identificado sino con tu tarjeta de crédito) ha estado influenciada por algún anuncio que hayas visto en Internet.

Según las fuentes (anónimas), el acuerdo tardó 4 años en negociarse

«Las personas no esperan que lo que compran físicamente en una tienda se vincule con lo que están comprando en línea», explica Christine Bannan, abogada del grupo de defensa electrónica Electronic Privacy Information Center (EPIC) a Bloomberg. Según personas que trabajaron en el acuerdo, Google pagó a Mastercard millones de dólares por esta información, aunque sin concretar cuánto exactamente.

Google también quiere espiarte cuando estás sin conexión

Ni Mastercard ha avisado a sus 2000 millones de clientes que sus datos han sido vendidos, ni Google ha avisado a los suyos de que tiene sus datos y que está rastreando las compras realizadas. Ambas compañías aseguran que los datos se anonimizaron para proteger la privacidad de los clientes.

mastercard tarjeta de credito tarjeta de debito

mastercard tarjeta de credito tarjeta de debito

La herramienta funciona del siguiente modo: si una persona hace clic en un anuncio de Google, pero no compra nada, y en los 30 días siguientes adquiere el producto en alguna tienda física, se considerará que ha estado influenciada por el anuncio en el que ha pulsado. Google, con esta información, la envía al anunciante, que no sabe quién eres, por supuesto, pero Google sí que sabe dónde y cuánto dinero te has gastado (no sabe qué producto concretamente hemos comprado, al menos en principio).

«La forma en que opera nuestra red, no conoce los artículos individuales que un consumidor compra en cualquier carrito de compras, ya sea físico o digital […] Al procesar una transacción, vemos el nombre del minorista y el monto total de la compra del consumidor, pero no los artículos específicos», explica Mastercard a The Verge.

Esta herramienta, llamada Store Sales Measurement, y que Google anunció el año pasado, estaba especialmente orientada hacia los minoristas que no venden online (aunque no sabíamos como lo habían logrado), como tiendas de barrio o tiendas locales sin venta online. No tienen forma de saber si la publicidad que están comprando en Google es efectiva, al menos hasta que llegó esta herramienta.

Imagen de portada | PixABay