partido popular anonimato Rafael Hernando 2

partido popular anonimato Rafael Hernando 2

Omicrono

El Partido Popular presenta su proposición para prohibir el anonimato en redes sociales

La propuesta para eliminar el anonimato en Internet ha sido presentada por el grupo parlamentario popular, asegurando la polémica en redes sociales.

Noticias relacionadas

El anonimato siempre ha sido algo intrínseco de Internet, por la imposibilidad de saber con seguridad quién está al otro lado de la línea. Desde los primeros años, era común usar pseudónimos (nicks) y avatares que representasen cómo nos sentíamos ante el mundo; sólo últimamente está creciendo la tendencia de usar nombres y fotografías reales.

Ahora el partido de gobierno cree que ha llegado el momento de acabar con el anonimato de una vez por todas; es algo que ya adelantó el pasado noviembre, pero que ahora ha formalizado con la presentación de una proposición no de ley.

Por qué el PP quiere eliminar el anonimato en Internet

La proposición (PDF), que tendrá que ser debatida en el pleno del Congreso, se centra en dos aspectos clave de la llamada “identidad 2.0”, según el Partido Popular. Por una parte, proteger la identidad digital de los usuarios, y por otra, impedir que el anonimato sirva para ganar impunidad.

Rafael Hernando, portavoz del grupo parlamentario popular, ha destacado algunos de los usos abusivos que se dan en redes socales, como injurias, calumnias, acoso a mujeres, etc, para justificar la creación de esta proposición no de ley.

No en vano, la primera vez que se escuchó hablar de esta propuesta fue cuando la diputada popular Alicia Sánchez-Camacho fue acosada en Twitter. Lamentablemente, hay ejemplos de este tipo de comportamiento prácticamente cada día en cualquier red social; pese a las nuevas herramientas contra acosadores y de denuncia implementadas por Twitter y Facebook.

Un registro obligatorio antes de usar redes sociales

twitter registro

twitter registro

Para el Partido Popular, la solución es drástica: eliminar el anonimato. Su lógica es que un registro obligatorio prevendrá este comportamiento; y tendrá la consecuencia de que también se podrá proteger la identidad digital de cada persona. Si nos registramos, evitaremos que otra persona se haga pasar por nosotros.

Pese a estas (aparentemente) buenas intenciones, hay muchos aspectos de esta proposición no de ley que no tienen ninguna base.

Para empezar, cómo se haría todo esto. El texto no habla de los desafíos tecnológicos y legales que supondría implementar un sistema semejante; y de hecho en estos momentos parece mas un ejercicio de fantasía que otra cosa.

No solo eso, sino que ya sabemos que eliminar el anonimato no hace nada por evitar estos comportamientos. No hay más que usar Twitter durante unas horas para encontrarse a usuarios, que usan su nombre real, usan su foto real de perfil, e incluso están verificados, y sin embargo comenten el mismo acoso e insultan igual que antes.

Las cuentas verificadas de Twitter, el peor ejemplo posible

twitter verificacion perfiles

twitter verificacion perfiles

El texto se apoya en que muchas compañías ya han implementado métodos de identificación, como las “cuentas verificadas” de Twitter; sin apuntar, no sabemos si por ignorancia, que estos sistemas no sirven para identificar a nadie.

De hecho, el reciente escándalo de las cuentas verificadas, en el que la propia Twitter reconoció que no sabe realmente cuál es su función, nos hace pensar que el PP podría haberse centrado en un ejemplo mejor. Después de la última revisión, incluso aportando datos de tu identidad real es posible que no recibas la verificación de Twitter.

La proposición también ignora los numerosos casos de cuentas que no están asociadas a una persona concreta. Por ejemplo, las cuentas de servicios o páginas web, o incluso las cuentas parodia, que se hacen pasar por otras personas o entidades.

¿Seguridad jurídica por encima de la libertad de expresión?

twitter mariano rajoy parodia

twitter mariano rajoy parodia

Aunque el texto reconoce que no todo el mundo que usa un pseudónimo lo hace con ánimo malicioso, considera más importante la “inseguridad jurídica” que se crea en los intercambios personales cuando una o mas personas no están identificadas.

Recordemos que el Partido Popular no es muy fan de las parodias en Internet. En las pasadas elecciones de 2016, el partido consiguió el cierre de una web satírica que se parecía a la web real; algo que no pareció molestar al resto de partidos.

Cabe preguntarse qué destino tendrán las webs parodia en la visión que tiene el PP; el texto incluye la posibilidad de modificar leyes para restringir y limitar el acceso a la red a los usuarios.

En definitiva, la proposición no de ley del PP despierta más dudas de las que responde. Y eso, cuando hablamos de algo tan importante como la libertad de expresión en la red, a su vez despierta temores.