microbot-abeja-electricidad-estatica-3

microbot-abeja-electricidad-estatica-3

Omicrono

Este drone es del tamaño de una mosca y es capaz de aterrizar boca abajo

Investigadores de Harvard han conseguido diseñar un drone que aterriza con la ayuda de la electricidad estática para alargar su vida útil.

Noticias relacionadas

Los pájaros, los murciélagos y los insectos no pueden volar para siempre, algo que tampoco pueden hacer los drones microbots. Pero ahora un nuevo sistema que aprovecha el poder de la electricidad estática permite a los insectos robóticos aterrizar y pegarse a las superficies, ampliando considerablemente su vida útil.

Los microdrones aéreos aún se encuentran en fase de desarrollo, pero eventualmente se podrán usar con fines importantes, tales como vigilar un sitio afectado por un desastre natural o detectar sustancias químicas peligrosas.

Volar, sin embargo, consume una gran cantidad de energía. Debido a ello, cualquier sistema robótico futuro tendrá que encontrar la manera de posarse de vez en cuando con el fin de extender su vida útil y poder cumplir con su misión.

robot estatica

robot estatica

Un drone que aterriza con la ayuda de la electricidad estática

Ahora, un equipo de investigación colaborativo de Harvard Microbotics Lab y Harvard SEAS parece haber encontrado la solución. En un estudio científico publicado recientemente, Moritz Graule y sus amigos describen un micro drone que aterriza con la ayuda de la electricidad estática.

Este microdrone, que se asemeja a una abeja, está equipada con un parche de aterrizaje electrostático que distribuye uniformemente una carga eléctrica estática. El robot despega y vuela con normalidad, pero cuando el parche del electrodo está encendido, puede adherirse a prácticamente cualquier superficie, incluyendo el vidrio, la madera e incluso una hoja. Un soporte de espuma ayuda a absorber el choque en el aterrizaje y evitar rebotes.

Para desconectar y dejar de gastar energía, la fuente de alimentación se apaga automáticamente. El parche requiere tan solo una milésima parte de la potencia requerida para el vuelo, lo que consigue aumentar drásticamente la vida útil del microbot.

Cabe señalar que este drone insecto – incluyendo su parche – pesa tan solo 100 mg, similar al peso de una abeja real. El propio microbot tiene un peso de 84 mg, algo que ayudará a que el consumo de energía sea realmente bajo.

La importancia de los micro drone en el futuro

De hecho, la electricidad estática ha sido el método escogido debido al pequeño tamaño del drone. Otros métodos, como garras o adhesivos pegajosos, no eran factibles para un objeto del tamaño de un clip.

microbot-abeja-electricidad-estatica-2

microbot-abeja-electricidad-estatica-2

Los investigadores también hicieron uso de cámaras de seguimiento de movimiento para ayudar al robot a alinearse con su objetivo, tal y como apuntan desde HackaDay. Debido a que el parche de aterrizaje electrostático se encuentra en la parte superior de la abeja robot, solo puede posarse bajo salientes o techos.

Si ponemos nuestra mirada en el futuro, lo investigadores tienen la intención de cambiar el diseño mecánico para que el robótico insecto sea capaz de aterrizar en una superficie que tenga cualquier orientación.

¿Qué os parece la idea de hacer uso de un microbot que aterriza con la ayuda de la electricidad estática?