neutralidad de la red

neutralidad de la red

Omicrono

La neutralidad de la red gana en Europa, pero ahora toca vigilar que se cumpla

Los reguladores europeos han publicado las nuevas reglas de la neutralidad de la red, y en ellas nos encontramos buenas noticias.

Noticias relacionadas

Con la publicación de las nuevas reglas de la neutralidad de la red, podemos decir que situación en Europa es hoy mejor que ayer, pero esto es sólo el principio.

Cuando el año pasado el Parlamento Europeo votó a favor de la neutralidad de la red, en Omicrono denunciamos que eso no era del todo cierto, y que en realidad debajo de esta decisión había una clara intención para permitir a los operadores saltarse la neutralidad de la red cuando quisieran.

El principal punto de contención fue la división de Internet en dos, con la creación de las llamadas “vías rápidas”; el texto permitía a los operadores ofrecer conexiones más rápidas si eran consideradas “servicios especializados”, y muchos pensamos que no era casualidad que la definición de “especializado” fuese tan vaga, para que prácticamente cualquier servicio pudiese entrar en esa categoría.

La lucha por la neutralidad de la red en Europa

parlamento europeo 1

parlamento europeo 1

Afortunadamente, desde entonces ha llovido mucho. La decisión del parlamento no servía de nada sin un reglamento acorde, así que se inició el proceso para crear las directrices que tenían que seguir las compañías.

Ese era el momento crítico, y por eso el pasado julio Tim Berners-Lee, considerado el padre de la Web, hizo un llamamiento para que todo el mundo diese su opinión e intentase convencer a los reguladores de que era necesario proteger la neutralidad de la red.

Finalmente hoy el BEREC (el grupo de reguladores europeos) ha publicado las directrices que regularán la neutralidad de la red durante los próximos años, y la sensación general es de victoria.

Así son las nuevas reglas de la neutralidad de la red

Internet-seguro.jpeg

Internet-seguro.jpeg

El BEREC finalmente ha tomado la decisión de escuchar a los expertos y a los ciudadanos que dieron su opinión hace unos meses, y ha realizado serias modificaciones al texto para asegurar la protección de la neutralidad de la red tal y como la conocemos.

La idea es básicamente la misma, pero han cerrado posibles resquicios por los que los operadores podrían haberse saltado la ley. Sin embargo, también ha dejado algunos huecos que podrían ser preocupantes en el futuro.

neutralidad de la red 1

neutralidad de la red 1

Para empezar, el BEREC se ha centrado en el problema de las “vías rápidas”, aclarando las situaciones en las que los operadores podrán ofrecer un servicio diferente al estándar. Las directrices parten de la base de que todos los operadores tienen prohibido bloquear o reducir la velocidad del tráfico de Internet, pero plantea algunas excepciones en los que eso será posible, a saber:

  • Cuando el operador reciba una orden judicial.
  • Cuando sea necesario para mantener la integridad y la seguridad de la red.
  • Cuando sea necesario en caso de congestión en la red.

En los tres casos, la compañía tendrá que ser transparente e informar en cuanto afecte al trafico de la red. Cualquier cambio sólo podrá mantenerse durante un tiempo limitado, y todos los servicios que sean similares tendrán que ser tratados de la misma manera; es decir, que si el operador decide que tiene que regular el tráfico porque la red está congestionada, no puede reducir el tráfico de un sólo servicio de streaming de vídeo, sino de todos por igual.

El “zero rating”, la gran duda

smartphone iphone

smartphone iphone

En cuanto al “zero rating”, la práctica por la que el operador no cuenta los datos de una app para el cómputo del mes (importante en tarifas móviles), las nuevas directrices no la prohíben completamente, sólo en caso en los que todas las apps o servicios serían bloqueados o frenados si llegamos al límite mensual.

cirugia remota

cirugia remota

Por último, el BEREC ha aclarado qué significa eso de “servicios especializados”, aquellos que tengan unos requerimientos de calidad y capacidad tales que se demuestre que no pueden funcionar conectados a la misma Internet que el resto; los reguladores han puesto como ejemplo servicios como VoLTE (llamadas de voz de alta calidad), servicios IPTV (televisión por Internet como Movistar+) y cirugías remotas. En esos casos, los operadores podrán ofrecer una conexión superior, pero nunca reduciendo la calidad del servicio normal como apuntamos arriba.

Como veis, podría haber sido mucho peor, pero al mismo tiempo también da la sensación de que se han dejado algunas puertas abiertas; hasta los defensores de la neutralidad de la red contentos con estas regulaciones, como la europarlamentaria Julia Reda, advierten que hay que permanecer vigilantes en aspectos como el zero rating.