Omicrono

La verdadera razón por la que Google Reader murió

26 julio, 2013 19:20

Noticias relacionadas

La muerte de Google Reader ha sido uno de los eventos del año, para bien o para mal. Muchos aún echamos de menos seguir nuestras noticias de la misma manera que llevábamos haciendo durante años, mientras que otros han encontrado alternativas que mas o menos cubren el hueco. Pero, si hay un elemento que nunca ha quedado del todo claro, era la razón por la que Google decidió cerrar el servicio.

La razón mas lógica sería la falta de usuarios, pero diversas fuentes ya han confirmado que, aunque no era uno de los servicios punteros de la compañía, la cantidad de visitas que recibía no era precisamente baja. De hecho, se puede decir que con este movimiento Google ha perdido una buena cantidad de movimiento hacia sus servidores. Otra teoría era que a la compañía le interesaba potenciar otras alternativas, como Google Currents o Google+. Pero la verdad es que la primera sigue pasando igual de desapercibida que antes, y ni ha recibido grandes actualizaciones ni ha dado el salto a la web. Y en lo que respecta a Google+, sí que parece haber tenido mas éxito asentándose como una alternativa para los que simplemente quieren leer noticias, pero ni muchísimo menos al nivel que era Reader, por no mencionar que ni siquiera cuenta con las mismas posibilidades.

Entonces, ¿cuál fue la verdadera razón del cierre de Reader? En una palabra: política. Esto pasa incluso en las mejores empresas conforme se van haciendo cada vez mas grandes, y los diversos departamentos se convierten en auténticos feudos con líderes que aspiran a subir en la pirámide. Por eso, los que están abajo tienen cuidado de contentar lo máximo posible a los de arriba para “conseguir puntos” que les ayude a mejorar su carrera profesional.

larry-page-01

larry-page-01

Según fuentes, Larry Page y su círculo interno de personas confiables (llamado el “equipo L”) no tenían ningún interés por Google Reader. No hasta el punto de que quisieran cerrarlo, sino que simplemente era un servicio que no pasaba por sus cabezas en todo el día. Gracias al enorme volumen de beneficios de la compañía, no era problema seguir manteniéndolo indefinidamente, pero aquellos que trabajasen en el proyecto de Reader no tenían mucho margen con el que avanzar. Era un purgatorio en el que lo único que había que hacer era asegurarse de que los servidores se mantuviesen en pie. No había innovación, y sobre todo, no había ninguna manera de llamar la atención de los peces gordos.

Ante esto, se tomó la decisión de cerrarlo. En efecto, Google Reader murió por pura indiferencia, porque gastar tiempo en el proyecto no suponía mejorar a ojos de Larry Page y compañía. Y ese es un motivo anticlimático como pocos.

Fuente | BuzzFeed