rapidshare

rapidshare

Omicrono

Rapidshare quiere evitar a los piratas

Todos somos conscientes que desde que explotó el caso de Megaupload, los portales clónicos con idénticos servicios que Megaupload han ido cayendo y los que quedan están bajo el punto de mira. La presión es patente y aunque el retorno del nuevo servicio de Kim Dotcom va a remover y atraer la atención del gran público, está claro que las autoridades quieren evitar a toda costa que existan servicios así. Y Rapidshare se ha visto obligada a transformarse en un servicio muy limitado por este motivo.

Y es que aunque haya gente empeñada en asociar este tipo de servicios a la piratería, desde Rapidshare están dispuestos a hacer lo que haga falta para que esa asociación de ideas no sea un motivo para que cualquiera pueda iniciar causas judiciales. Rapidshare siempre ha intentado tener una actitud colaborativa para proteger el copyright y limitar el mal uso de su servicio. No viene de nuevo una medida de ajuste ya que desde el último año se suceden cortes y otras medidas de las que han tenido que retractarse.

Pero llama la atención la medida más drástica que acaba de tomar para evitar precisamente a los supuestos “piratas” que acuden a su servicio. Una medida que limita muchísimo el tráfico saliente que pueden hacer tanto los usuarios públicos como los de pago. Esta mediad pretende evitar la actividad ilegal. Los usuarios gratuitos no podrán compartir más de 1GB al día, y los usuarios de pago 30GB al día como máximo.

La medida, que se hará efectiva durante el próximo mes, puede suponer un revés para el propio servicio. Todo y que la intención es contentar de alguna manera a los propietarios de material protegido por copyright sin ver afectada demasiada la experiencia del usuario medio, puede que los usuarios no lo vean con los mismos ojos. En cierta manera es un remedio que se sumará a los otros tantos que propietarios de obras protegidas como discográficas y jueces, que sólo moverán el supuesto problema de sitio.

Via Torrentfreak