Rusia ha declarado este miércoles que pese a las discrepancias con la Unión Europea (UE), incluida la polémica por el caso del líder opositor Alexéi Navalny, debe haber diálogo entre Moscú y Bruselas.

Noticias relacionadas

Pese al "excesivo potencial de los problemas" en las relaciones entre Rusia y la UE, "debe haber cabida para el diálogo", ha afirmado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

En este sentido, ha destacado que las conversaciones con el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, celebradas la semana pasada en Moscú, fueron "mucho más sustanciales" y no se circunscribieron a un solo tema.

"Las conversaciones en Moscú, efectivamente, fueron mucho más sustanciales que un solo tema que se menciona y una persona (Navalny) que ellos (los europeos) apoyan", ha subrayado.

"En clave positiva"

Peskov ha reaccionado así a las declaraciones del jefe de la diplomacia comunitaria al término de su visita a la capital rusa, incluida la posibilidad de nuevas sanciones contra Moscú.

También la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, ha asegurado que no se puede hablar del fracaso del diálogo entre Rusia y la Unión Europea tras la visita de Borrell a Moscú.

"Él (Borrell) tampoco lo comparte. Cuando salió de las negociaciones y ofreció una rueda de prensa, no dijo nada del fracaso (del diálogo) ni mencionó una guerra fría", ha señalado Zajárova, en declaraciones a la radio Eco de Moscú.

La diplomática ha dicho que Borrell valoró las reuniones en Moscú "en clave positiva", y ha destacado no solo las diferencias entre las partes sino también las oportunidades para desarrollar la cooperación.

Mientras, en un artículo publicado el domingo en su blog, Borrell lamentó que las autoridades rusas no aprovecharan su reciente viaje a Moscú para tener un diálogo "más constructivo" con la UE y constató que ambas partes "se están distanciando".