Bruselas

"A todos nos ha impactado la decisión del primer ministro". El presidente de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, arremete sin tapujos contra las maniobras de Boris Johnson para suspender durante cinco semanas el Parlamento británico justo en la fase clave del brexit, así como su empeño en fijar el 31 de octubre como fecha inamovible para la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Una táctica que a juicio del Parlamento Europeo dispara las posibilidades de un divorcio salvaje sin acuerdo.

Noticias relacionadas

El pleno de la Eurocámara tiene previsto aprobar la semana que viene una resolución en la que avisa a Johnson que no ratificará ningún Acuerdo de Retirada que no incluya la salvaguarda (backstop, en jerga bruselense) para evitar una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte. Los eurodiputados resaltan además que aunque Londres opte por un brexit caótico el 31 de octubre, tendrá que pagar la factura de salida y proteger los derechos de los ciudadanos como paso previo si quiere retomar cualquier tipo de diálogo con la UE.

La resolución está firmada por los principales grupos políticos: socialistas, liberales, verdes e incluso izquierda radical. "Discutimos sobre todo, pero sobre el brexit hay una gran unidad", ha dicho Sassoli tras recibir este jueves en la conferencia de presidentes de la Eurocámara -equivalente a la junta de portavoces del Congreso- al negociador de la UE, Michel Barnier. Barnier ha informado a los parlamentarios de que el equipo de Johnson sigue sin presentar propuestas alternativas a la salvaguarda irlandesa y por tanto no hay avances en la negociación.

"Estoy a favor de que los parlamentos estén abiertos permanentemente, particularmente cuando están decidiendo el destino de una gran nación como Reino Unido", ha dicho el presidente de la Eurocámara. La suspensión a la que ha recurrido Johnson, ha proseguido, "se remonta a un tiempo en el que los parlamentos eran un poco diferentes, pero en la Europa de hoy los parlamentos son la casa de la democracia, la voz de la gente y si no puedes discutir el destino de un país en un parlamento, ¿dónde vas a hacerlo?".

El cierre del Parlamento británico ha sido declarado "ilegal" por el Tribunal de Apelación de Escocia, que considera que su auténtico propósito es impedir que los Comunes ejerzan su misión de control del Gobierno de Johnson. El primer ministro británico ya ha recurrido la decisión y ha asegurado este jueves que en ningún caso mintió a la reina Isabel II sobre los motivos de la suspensión.

La resolución que aprobará la Eurocámara la semana que viene "señala la fuerte oposición en la Cámara de los Comunes y más allá a la decisión de suspender el Parlamento británico hasta el 14 de octubre de 2019, que hace más probable la posibilidad de una salida sin acuerdo de Reino Unido de la UE".

Salvaguarda sólo para Irlanda del Norte

Los eurodiputados sostienen que el pacto de divorcio que firmó la ex primera ministra Theresa May con la UE en noviembre del año pasado -y que Westminster ha rechazado hasta en tres ocasiones- "sigue siendo el mejor acuerdo posible" para garantizar una salida ordenada de Reino Unido. Y frente a la pretensión de Johnson de suprimir la salvaguarda irlandesa, Estrasburgo avisa de que "no habrá acuerdo sin backstop".

La UE está dispuesta a examinar todas las ideas que lleguen de Londres. Aceptaría incluso volver a la propuesta original de una salvaguarda que cubra sólo Irlanda del Norte y no la totalidad del territorio británico. Es decir, que Belfast se quede en el mercado interior y la unión aduanera mientras el resto de Reino Unido se marcha. Pero hasta ahora, pese a las promesas del primer ministro, "Londres no ha propuesto alternativas que sean legal y operativamente creíbles", ha lamentado Sassoli.

Si al final se materializa el peor escenario de un brexit salvaje, "eso será totalmente la responsabilidad del Gobierno británico", dice la resolución de la Eurocámara. Y en ningún caso eximirá a Londres de la obligación de pagar la factura de salida de 45.000 millones de euros, proteger el derecho a quedarse de los europeos residentes en territorio británico o salvaguardar el Acuerdo de Paz del Viernes Santo. Si Johnson se niega a hacerlo, el Parlamento Europeo bloqueará cualquier negociación comercial entre Bruselas y Londres.

¿Qué debe hacer la UE si al final el Gobierno británico pide una tercera prórroga del brexit tal y como ha aprobado Westminster antes de su cierre? La Eurocámara apuesta por contestar que sí. "Apoyaríamos una ampliación del plazo si hay motivos y un objetivo (como evitar una salida sin acuerdo, celebrar elecciones o un referéndum, revocar el artículo 50 -es decir, quedarse en la UE- o aprobar el Acuerdo de Retirada) y el trabajo y funcionamiento de las instituciones de la UE no se ve afectado negativamente", concluye la resolución.