Bruselas

Es la intervención más contundente hasta ahora de la UE en la crisis catalana. El presidente del Consejo Europeo, el conservador polaco Donald Tusk, ha interpelado este martes personalmente al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para pedirle que no declare unilateralmente la independencia de Cataluña. Ese paso haría imposible el diálogo y provocaría un conflicto con consecuencias negativas para Cataluña, España y el conjunto de la Unión Europea, ha avisado.

Noticias relacionadas

"En este momento extraordinario para Cataluña y para el conjunto de España, permítanme que me dirija al presidente de la Generalitat de Cataluña, el señor Carles Puigdemont, poco antes de su discurso", ha dicho Tusk durante una comparecencia ante el pleno del Comité de las Regiones de la UE. Se refería a la sesión que celebra este martes el Parlamento catalán en la que Puigdemont tiene previsto proclamar la independencia. 

"Le pido que respete el orden constitucional (español) y que no anuncie una decisión que haría el diálogo imposible", le ha reclamado a Puigdemont el presidente del Consejo Europeo. El mismo mensaje lo ha repetido Tusk en su cuenta de Twitter con mención incluida al presidente de la Generalitat.

"La diversidad no debe ni tiene que conducir al conflicto, cuyas consecuencias serían obviamente malas para los catalanes, para España y para el conjunto de Europa", ha avisado Tusk. "Miremos siempre a lo que nos une y no a lo que nos divide. Eso es lo que decidirá el futuro de nuestro continente", ha solicitado.

Al interpelar directamente a Puigdemont, Tusk ha tratado de mostrar empatía y se ha presentado como un político que "entiende los argumentos y emociones de todas las partes". "Le hago un llamamiento no sólo como presidente del Consejo Europeo, sino como firme creyente en el lema de 'unidos en la diversidad, como miembro de una minoría étnica, como regionalista, como miembro de una minoría étnica, como alguien que sabe lo que se siente cuando le golpea la policía y como ex primer ministro de un Estado miembro", ha relatado.

Bruselas sigue pidiendo diálogo

Además, Tusk ha recordado que el día después del 1-O llamó por teléfono al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y le pidió que buscara "una solución al problema sin recurrir a la fuerza, con diálogo". "Porque la fuerza de los argumentos es mejor siempre que el argumento de la fuerza". Una declaración de independencia haría inviable este diálogo entre Madrid y Barcelona, ha insistido Tusk.

La interpelación personal de Tusk a Puigdemont, que en su calidad de presidente regional no es un interlocutor directo para la UE -lo son los Estados-, constituye un gesto inédito. Una intervención sin precedentes que da buena cuenta de la gran inquietud con que se sigue en Bruselas la crisis catalana. De hecho, en sus tres años en el cargo, Tusk nunca había hablado en público sobre Cataluña hasta después del 1-O.

¿Reconocerá la UE una declaración unilateral de independencia de Cataluña o la ignorará? "No vamos a especular, vamos a ver qué pasa", ha contestado este martes el portavoz del Ejecutivo comunitario, Alexander Winterstein. El portavoz ha repetido una vez más la postura de Bruselas sobre la crisis catalana, que se basa en dos principios: respeto del orden constitucional español y llamamiento al diálogo.

Para la Comisión, el referéndum del 1-O fue "ilegal" de acuerdo con la Constitución española, lo que significa que no tiene efectos. Si algún día se hiciera una consulta legal y acordada y ganara el sí a la independencia, Cataluña quedaría automáticamente fuera de la UE.

Guindos dice que toda la UE apoya al Gobierno

La crisis catalana se ha abordado también este martes en Bruselas durante una reunión de los ministros de Finanzas del PP europeo previa al Ecofin, a la que ha asistido el titular español, Luis de Guindos. Guindos asegura que la UE respaldará cualquier medida que adopte el Gobierno de Mariano Rajoy para frenar la independencia de Cataluña.

"Estoy absolutamente convencido del apoyo tanto de los países como de las instituciones comunitarias. Europa, al igual que España, se basa en el Estado de derecho", ha resaltado Guindos tras la reunión del Ecofin. El ministro de Economía asegura que el Gobierno lo tiene todo preparado para responder al discurso de Puigdemont y le ha lanzado un último llamamiento para que dé marcha atrás.

"La respuesta dependerá de cuáles sean las decisiones del Gobierno de la Generalitat. Están preparadas todas las respuestas. Está hecho todo el análisis de los diferentes escenarios y lo que esperamos es que haya incluso en el último minuto una vuelta a la racionalidad y al respeto de la ley", ha apuntado Guindos.