Bruselas

Cuando se cumplían cinco años justos de los atentados yihadistas de París de 2015, en los que murieron 130 personas, los ministros del Interior de los Veintisiete han alcanzado este viernes un acuerdo para reforzar el arsenal antiterrorista de la UE. Los últimos ataques en París, Niza y Viena han vuelto a colocar la lucha contra el terrorismo islamista en el centro de preocupación de los líderes europeos. La prioridad a partir de ahora será reforzar el control de las fronteras exteriores del espacio Schengen y apretar a las plataformas digitales como Twitter, Google o Facebook para que supriman rápidamente cualquier contenido terrorista.

Noticias relacionadas

Al mismo tiempo, el debate de los últimos días ha dejado al descubierto las divisiones dentro de la Unión a la hora de hacer frente a la amenaza del terrorismo yihadista. A principios de semana, la presidencia alemana de la UE circuló -con el apoyo de Francia y Austria, los países golpeados por los últimos atentados- un largo borrador de conclusiones que pedía abordar "la difusión de la ideología islamista en Europa" y "proteger a la gente de Europa del islamismo".

El texto apostaba además por "impulsar una educación y formación de los imanes -preferentemente dentro de la UE- que esté en línea con los derechos fundamentales y valores europeos". El propio presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, defendió el lunes durante una reunión en Viena con el canciller Sebastian Kurz "crear un instituto europeo para la formación de imanes". 

"El terrorismo se apoya en una base idelógica, el islamismo y el islam político. Tenemos que luchar contra la ideología que está en la base de este terrorismo", dijo Kurz el pasado martes tras una minicumbre virtual en la que participaron también Emmanuel Macron, Angela Merkel y Mark Rutte.

El ministro Fernando Grande-Marlaska saluda a la comisaria de Interior, Ilva Johansson, durante una reunión en Bruselas

En cuanto a los migrantes, el borrador original de Berlín les reclamaba respetar los valores europeos, aprender la lengua del país de acogida, "ganarse la vida" y facilitar la integración de sus hijos. Y pedía sancionar a aquellos que se nieguen a integrarse en la sociedad europea

"No hay que confundir la lucha contra la inmigración clandestina con el terrorismo. Pero hay que examinar con lucidez los vínculos que existen entre estos dos fenómenos. El atentado de Niza -cometido por un inmigrante irregular tunecino- es una muestra de ello", afirmó Macron en la rueda de prensa de la minicumbre del martes.

Un texto descafeinado

Sin embargo, durante los debates preparatorios de la reunión de este viernes, el texto sobre la lucha antiterrorista en la UE se ha ido recortando y suavizando progresivamente. En un borrador filtrado a mitad de la semana ya se borraba la referencia a los imanes y sólo se mencionaba al islam una vez: "Nuestra lucha contra el terrorismo no está dirigida contra el islam, sino contra el extremismo fanático y violento", apuntaba el texto.

La versión definitiva aprobada este viernes suprime todas las menciones al islam y buena parte del párrafo dedicado a la inmigración y la integración. Unos cambios que se han introducido a petición de España y otros países como Italia, Suecia o Luxemburgo, que pedían evitar establecer un nexo directo entre islam y terrorismo o entre inmigración y terrorismo.

"Hemos tenido algo que ver en la retirada de la mención al islam. No hemos sido los únicos y no fue nada difícil retirarla y generalizar porque queremos luchar contra todo tipo de terrorismo. La declaración parte de la libertad religiosa y del respeto absoluto a todas las religiones. Eso lo hemos querido dejar claro", alegan fuentes del ministerio del Interior. 

El ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, durante la rueda de prensa de este viernes UE

"No estamos luchando contra una religión, sino contra el extremismo fanático y violento de cualquier tipo", ha dicho el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, al término de la videoconferencia de los Veintisete en la que se ha dado luz verde al texto final de conclusiones.

El Gobierno de Pedro Sánchez tampoco quiere que se vincule al terrorismo con la inmigración. "Las amenazas terroristas no sólo nos vienen de fuera, las tenemos de dentro también. El que haya habido un caso que es el de Niza no nos debe hacer generalizar", señalan las fuentes consultadas.

Eso sí, el texto final resalta que "los migrantes deben hacer un esfuerzo activo para integrarse, mientras que la ayuda para lograrlo es importante". Los Veintisiete reclaman cortar cualquier tipo de financiación pública a organizaciones que apoyen contenidos contrarios a las leyes nacionales y a los valores europeos y limitar la actividad de asociaciones religiosas o civiles que reciban dinero extranjero no transparente.

El papel de las plataformas

Los ministros del Interior de los Veintisiete se comprometen además a reforzar la seguridad de las fronteras exteriores de la UE como herramienta antiterrorista. Se trata sobre todo de poner en práctica una serie de medidas que ya se han aprobado, como la interconexión de las bases de datos con alertas de seguridad, el registro de entradas y salidas, la autorización previa de viaje (ESTA) o el registro de pasajeros aéreos (PNR).

La comisaria de Interior, la socialista sueca Ilva Johansson, ha explicado que los Estados miembros sólo escanean el 80% de los pasaportes de personas que vienen de fuera de la UE, cuando tienen la obligación de hacerlo con el 100% para verificar si pesa alguna alerta sobre el viajero en cuestión. Macron quiere ir un paso más allá y anuncia para las próximas semanas propuestas para refundar el espacio Schengen. De lo contrario, volverán las fronteras interiores, avisa. 

Además del control de fronteras, la otra gran prioridad para los ministros del Interior de la UE es el papel de las grandes plataformas como Google, Facebook o Twitter en la difusión de contenidos terroristas. En un solo día del pasado julio, la unidad de Europol que se ocupa de estas cuestiones detectó un total de 200 casos, entre ellos tutoriales sobre cómo preparar y llevar a cabo ataques o instrucciones sobre cómo evitar ser detectado en la fase de planificación de un atentado, según ha explicado Johansson.

"Sabemos que en el caso de los ataques en Francia, organizaciones terroristas pidieron a través de internet vengar la publicación de nuevo de las caricaturas de Charlie Hebdo", ha resaltado la comisaria de Interior. 

La sala de prensa vacía durante la rueda de prensa virtual de este viernes UE

Por todo ello, los Veintisiete se comprometen a aprobar antes de fin de año la norma que obligará a las plataformas digitales a retirar contenidos terroristas en un plazo máximo de una hora tras recibir una denuncia. Un reglamento que lleva atascado ya dos años.

Además, la nueva ley de servicios digitales que Bruselas presentará en breve incluirá nuevas obligaciones para los gigantes estadounidenses a la hora de combatir contenidos ilegales. Finalmente, los ministros del Interior reclaman que plataformas como Whatsapp, Telegram o Signal faciliten el acceso a mensajes cifrados cuando se trata de investigaciones antiterroristas.

La comisaria de Interior ha anunciado que el próximo 9 de diciembre propondrá un plan de acción antiterrorista con medidas nuevas. Entre ellas, un refuerzo del mandato de Europol, una directiva para reforzar la seguridad de infraestructuras críticas o un mecanismo para mejorar el intercambio de información entra las fuerzas de seguridad de los Estados miembros.