Un niño en una calle de Duma, a las afueras de Damasco.

Un niño en una calle de Duma, a las afueras de Damasco. Reuters

Mundo GUERRA EN SIRIA

Rusia retrasa el acceso de los investigadores de la ONU a Duma hasta el miércoles

Estados Unidos insinúa que el Kremlin podría haber manipulado pruebas sobre el terreno para ocultar el ataque con armas químicas.

El Gobierno ruso de Vladimir Putin ha anunciado que los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) desplazados a Damasco desde la semana pasada podrán visitar la ciudad de Duma el próximo miércoles para investigar el supuesto ataque con armas químicas del pasado 7 de abril.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Kirillov, ha trasladado la información este lunes en rueda de prensa desde La Haya después de que Estados Unidos acusara a Rusia de impedir a los inspectores visitar el lugar y de insinuar que las pruebas podrían haber sido manipuladas. Moscú en cambio alegaba motivos de seguridad para impedir la visita y responsabilizaba al ataque estadounidense con misiles de crucero del pasado 14 de abril de esta circunstancia.

"Consideramos que los rusos pueden haber visitado el lugar del ataque", señaló el embajador de EEUU en La Haya, Kenneth Ward, en una reunión de la OPAQ, según informa Reuters. "Nos preocupa que puedan haberlo alterado con la intención de desbaratar los esfuerzos de la OPAQ de realizar una investigación efectiva". Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, negó que Moscú haya interferido sobre el terreno: "Puedo asegurar que Rusia no ha manipulado el lugar del ataque", afirmó a la BBC.

Reino Unido también ha culpado al Kremlin y al régimen sirio de Bashar al-Assad de frenar la investigación de los expertos en Duma. "El acceso sin restricciones es esencial", afirmó la delegación británica ante la OPAQ. "Rusia y Siria deben cooperar". El equipo de inspectores pretende recoger evidencias y entrevistar a testigos para determinar la utilización de gases tóxicos sobre civiles.

El embajador británico en La Haya, Peter Wilson, expresó que la ONU había dado luz verde a los investigadores para desplazarse hasta el lugar del ataque pero que no habían sido capaces de llegar a Duma porque Rusia y Siria no habían sido capaces de garantizar su seguridad. Moscú señaló que el retraso se debe al ataque con misiles de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.