Lo que tu pelo dice de ti.

Lo que tu pelo dice de ti.

Moda y Belleza

Lo que el pelo dice de una mujer

Los cortes de pelo, el tinte o simplemente la elección de un flequillo comunica una cosa diferente por lo que está bien saber qué significa el cabello que llevamos.

30 junio, 2020 02:17

Noticias relacionadas

El cabello es casi como un espejo del alma instantáneo y las expertas aseguran que más que revelar tu personalidad lo que hace es decir en qué momento de nuestra vida estamos y cómo vamos cambiando. "El pelo refleja hasta el estado de ánimo en el que te encuentras en este momento y por supuesto tu personalidad, tu forma de ver la vida, mil cosas... Vas cambiando a lo largo de la vida y el pelo te va acompañando en ese cambio", explica María Baras, directora del famoso salón Cheska y autora del libro recién publicado 'Tú también puedes tener pelazo'.

Es evidente que la textura del cabello, su color o su forma natural condicionan mucho lo que podemos o no podemos hacer con el pelo pero las estilistas tienen claro que el corte, el color, el recogido y hasta el flequillo pueden decir mucho de la persona que pretendemos ser. "Al final como tú lleves tu cabello dice mucho de ti. Y expresa muchas cualidades tuyas y una parte de personalidad", añade Silvia Foz, experta en imagen corporativa y personal.

Pelo corto

El pelo corto puede significar muchas cosas pero ambas estilistas coinciden en que muestra valentía, hasta un punto de comodidad y, sobre todo, mucha seguridad. "En general, una mujer con pelo corto es una persona decidida, valiente, que está en un momento en el que le apetece arriesgar y se siente segura porque con el pelo corto la realidad es que expones mucho tu rostro", explica María Baras.

De hecho, la peluquera de las famosas advierte de que hay ya modelos que están apostando por raparse el pelo porque vuelve a ser tendencia a sabiendas de que "al llevarlo tan corto expones todo de ti, la frente, la forma de la cabeza... es un poco como aquí estoy yo. Tiene muchísima fuerza y hay que ser muy valiente ese corte porque a quién le sienta bien es increíble".

Y el pelo así no muestra una mujer bellísima sino más bien una mujer que "en ese momento de su vida se siente segura y arriesga". 

Silvia Foz apuesta por dos posibles vertientes en las mujeres que llevan el pelo así de corto: "Una mujer que se siente muy segura de sí misma, desenfadada, con un estilo extremado, con fuerza, que lo tiene muy definido y tiene ese punto rompedor o una mujer que necesita cambios, que está en un proceso de transformación y cortar el cabello es lo más fácil para empezar".

Media melena

María Baras aclara que es uno de los cortes que más de moda están, por lo que las mujeres que lo eligen son seguidoras de las tendencias generales. "Es una mujer segura pero no tan arriesgada porque es un tipo de corte que puede acompañar  perfectamente todo tipo de rostros una carita fina, uno alargado, que lo suaviza, dulcifica".

Es una apuesta con más posibilidades de acertar que no implica mostrarte tan desnuda como el pelo corto: "A nivel emocional, es un cambio, si pasas de largo a medio, que puede implicar una decisión de valentía y de comodidad. Sobre todo, son mujeres que quieren marcar el diseño y el estilo desde la cabeza enseñando cuello, escote... Tiene su parte de fuerza".

Para Foz, se tratan de mujeres más natural que apuestan por ir con look muy actual y que es tendencia. "Tratan de expresarse a través de él".

Melena larga

Las mujeres que apuestan por melenas largas son más clásicas en su imagen o quieran dar un toque más aniñado. "Se muestran más inocentes y románticas con su melena, a la que se agarran con fuerza. Es un elemento que les da seguridad y sensación de poder", reconoce María Baras.

Para la asesora de imagen Silvia Foz se trata de "personas mucho más conservadora y más clásica, en el buen sentido de la palabra, que les cuestan mucho los cambios y les gusta la sensación que da el cabello largo, de mantener su imagen de siempre".

María Baras habla también de la comodidad que da esa melena, que hace que muchas clientas no quieran cambiar, pero sobre todo, que es un look mucho menos arriesgado.

Pelo teñido

El color del pelo no es simplemente una cuestión de gusto o moda, también es un aspecto cultural: "En España tendemos más a bases oscuras y nos parece el rubio y pelirrojo más exóticos y diferentes, mientras que en el norte de Europa, les encanta ponerse morenas, todo lo que no sea rubio", aclara María Baras.

La clave está en ser diferente, en el cambio. "Muestra una mujer con un toque de rebeldía que es interesante en algunas épocas, como en la adolescencia, cuando se apuesta por colores de más fantasía. Esos tonos dan una imagen algo más extravagante, rebelde", aclara.

En general, tanto la directora de Cheska como Silvia Foz coinciden en que los colores oscuros endurecen las facciones y dan mucha fuerza pero con una imagen más dura y seria. "Muchas de mis clientas quieren a veces dar una imagen más fuerte porque han ascendido en su trabajo y quieren marcar algo para que no se las vea tan aniñadas y optan por un corte de diseño con un color que dé fuerza y brillo", reconoce Baras.

Para suavizar los rostros o intentar dar una imagen más cercana se usan los tonos miel, dorados, avellana... "Tú ves a una mujer con el pelo negro muy oscuro y la piel muy pálida y tradicionalmente muestra mucha fuerza, ser alguien muy dura. Pero desde el principio de los tiempos así era como pintaban a las brujas", añade la peluquera.

En el caso de las canas, Silvia Foz insiste en que no por dejarlas a su libre albedrío se da un aspecto más natural. "Soy partidaria del color natural de cada mujer porque está más en sintonía con ella pero para dejarse canas hay que tener un cuidado especial o la connotación que tiene un cabello sin teñir es de descuidada".

En cuanto a las mujeres que llevan colores menos naturales, "son superatrevidas o jóvenes y que están en puestos de trabajo más creativos porque en determinadas posiciones no es habitual ver a una mujer con el pelo lila", añade Foz. 

Rizado o liso

Mucho se está reivindicando el rizo últimamente como forma natural del cabello aunque muchas mujeres siguen prefiriendo el liso para dar más sensación de disciplina y de trabajo. "Yo soy defensora de las texturas naturales. Si tienes el pelo rizado, natural, bonito y bien dibujado queda igual de serio y profesional pero sí es verdad que en los cabellos lisos los controlas más y da un aspecto de más de trabajado", asegura María Baras. 

Últimamente, profesionales que están en puestos creativos y más artísticos, como son los de la moda, apuestan por el cabello despeinado, natural, hippy. "Con la textura del pelo también comunicas. Se peina más suelto y natural en el caso de que quieras mostrar esa cara y cuando se busca un aspecto que marque más la personalidad, se da un toque más pulido", añade.

Silvia Foz incide en que está cambiando la moda y cada vez sale más gente con su cabello al natural incluso con las canas. El truco en todos estos casos es siempre llevar un pelo muy cuidado y marcado, ya sea en liso o en rizado.

"La connotación del liso es también por las formas que marca. Cuando hablamos de formas rectas, lisas, rectangulares, media melenas, cuadrada... transmiten más seriedad, rigurosidad y un aspecto más seguro que viene bien en ambientes laborales. Cuando hablamos de formas más redondeadas o sinuosas lo que comunican es más cercanía", añade Foz.

Recogidos

Esta misma oposición, pulido frente a naturalidad, se ve en los recogidos. Una cola o un moño muy tirante da una imagen más fuerte, distante, más fría pero si es una textura más rota como una trenza más suelta, la imagen es la de una mujer más romántica, dulce, más aniñada.

"Hay ciertos peinados que comunican la niñez, como es el caso de las trenzas, con connotaciones de más suavidad, dulzura y esto se ve también en las novias si optan por ellas frente a una melena pulida o a un recogido tirante", añade Baras.

Flequillo

Entre la imagen que se comunica con el flequillo entran en juego aspectos como su forma, su largura o el color, igual que ocurre con el cabello en general.

"Las que lo llevan cortito y moderno dan una imagen más loca, más divertida, como que están en una época en la que quieren innovar. Más macarra si quieres. Si es más pulido, perfecto, largo y peinado también muestra como ves el mundo", concluye María Baras.