Las trabajadoras del ayuntamiento de Girona dispondrán de un permiso de flexibilización menstrual después de que así lo haya aprobado la Mesa General de Negociación a instancias del sindicato Intersindical-CSC y a expensas de ratificación en el pleno de junio.

Noticias relacionadas

Según informa esa asociación sindical, las conversaciones partieron de exponer al consistorio que algunas empleadas utilizaban habitualmente días de vacaciones o festivos durante la menstruación ante la imposibilidad por razones fisiológicas de conciliar salud y trabajo.

La solución ha sido proponer un permiso de flexibilización que, el pasado 30 de abril, la Mesa de Negociación aprobó para garantizar el bienestar de las trabajadoras. Se trata de un permiso de máximo 8 horas al mes si se encuentran mal por la regla, y que después recuperarán a lo largo de los tres meses siguientes.

Cuando una mujer necesite recurrir a este permiso deberá solicitarlo a través de la aplicación interna del Ayuntamiento. Según el diario Ara, entre las opciones aparecerá la de flexibilización menstrual y se podrá escoger entre dos, cuatro o un máximo de ocho horas al mes, repartidas en una o más jornadas laborales.

"Está pensado para los días que justo te ha bajado la regla por la noche o en medio de la jornada laboral. Hay mujeres que tienen muchos dolores y no hay que estar en el trabajo sufriendo. Vete a casa y ya recuperarás las horas cuando te encuentres mejor", declara Èrica Andreu, delegada de la Intersindical en el Ayuntamiento de Girona, a Ara.

Intersindical-CSC destaca que, por primera vez, se sitúa un proceso fisiológico "ignorado, estigmatizado y del que sólo se habla sotto vocce" en este nivel de conversaciones y se concreta en un acuerdo, y critica que aún no se hayan normalizado esta clase de medidas.

Normalizar la menstruación

"Parece mentira, porque todo el mundo o tiene madre, o amiga o hija que tiene muchas molestias y lo pasa mal, pero no está normalizado. Todavía hoy en día, cuando vas al baño a cambiarte, llevas el tampón o la compresa escondidos como si fueran un paquete de cocaína". 

A través de un comunicado, este sindicato subraya que no se quiere mantener una actitud de "tapar enfermedades relacionadas con la menstruación como la dismenorrea -que sufren entre un 30 y un 50% de mujeres- o la endometriosis -que afecta al 10% de las mujeres en edad reproductiva-".

De hecho, la delegada de la Intersindical cree que el permiso también servirá para normalizar y dar visibilidad a los dolores menstruales. "Las hay que sufren dismenorrea o endometriosis, o que lo pasan muy mal. Y a veces hay estigmatización incluso entre las propias mujeres, que critican a otras porque siempre tienen dolor de regla, como si fuera despectivo".

"La regla no debe ser dolorosa, pero puede causar puntualmente molestias y es en referencia a estas molestias en lo que se centra este permiso, que nos puede llevar a necesitar de unas horas en momentos concretos", subraya el texto.

También se puntualiza que las mujeres de clase trabajadora tienen "más dificultades" para conciliar esos problemas provocados por la menstruación. Intersindical-CSC manifiesta que su objetivo es impulsar ese permiso de flexibilización menstrual a los diferentes centros de trabajo de Cataluña.