Mientras cada país (o comunidad autónoma) le hace la guerra al Covid-19 como puede, dos altas ejecutivas españolas, que trabajan fuera de nuestro país, Ana Céspedes y Belén Garijo, han logrado que tres gigantes internacionales unan fuerzas para desarrollar y fabricar a gran escala un tratamiento accesible de anticuerpos contra el virus pandémico.

Noticias relacionadas

Se trata de una cura que ya ha mostrado prometedores resultados de eficacia en animales, similar a la que ha recibido Donald Trump. A la espera de completar el desarrollo clínico, y una vez que tenga luz verde oficial, se va a producir en la India, concretamente en el Serum Institute of India, la mayor fábrica de vacunas del mundo por número de dosis. De su comercialización en países desarrollados se encargará la mayor farmacéutica de Alemania, Merck, y en países en desarrollo Serum Institute of India.

Este esperanzador proyecto tiene un fuerte sabor español ya que las dos altas ejecutivas alma mater de este proyecto son españolas: Belén Garijo, (Almansa, Albacete, 1960) desde mayo, CEO de Merck, y Ana Céspedes (Barrax, Albacete, 1973) directora general mundial de Operaciones de la ONG científica IAVI, con sede en Nueva York.

La directiva Ana Céspedes en la India.

Las dos mujeres han conseguido que sus firmas unan fuerzas para que se produzcan anticuerpos, llamados monoclonales, de forma masiva y a precio asequible. Son dos aspectos fundamentales para que el tratamiento pueda llegar a todo el mundo y no sólo a los países más ricos.

Entre los tres socios, Merck pone la investigación en desarrollo de los anticuerpos y su presencia mundial,IAVI el know how en enfermedades infecciosas y el Serum Instituto de La India sus canales de distribución a países en desarrollo sus plantas de fabricación. De ellas salen más de 1,5 billones de dosis al año de vacunas, incluyendo polio, difteria, tétanos, hepatitis B y rubeola. Se calcula que seis de cada 10 niños del mundo han recibido al menos una vacuna fabricada en este lugar de la India.

Este pasado jueves, los tres protagonistas de esta posible cura comunicaban el acuerdo para impulsar el tratamiento del que todavía no se conocen cifras oficiales.

Pero ¿cómo surgió esta idea? "La producción de anticuerpos monoclonales es muy cara y por tanto el acceso a anticuerpos en el mundo está muy limitado", explica a MagasIN la directiva de IAVI desde Nueva York.

La ejecutiva albaceteña aterrizó hace dos años en la firma, dedicada a luchar contra enfermedades infecciosas en todo el mundo, justo cuando la compañía comenzaba a apostar por los tratamientos de anticuerpos, con la idea de que igual que las vacunas, pudieran llegar a todo el mundo.

Vacunas y anticuerpos son las dos áreas en las que trabaja su organización, que nació hace 24 años para luchar contra el sida. Y ha ido sumando retos: investiga contra el ébola y desde enero de este año, contra la Covid-19.

Maneja un presupuesto que supera los 100 millones de dólares y está financiada por fundaciones como la de Bill y Melinda Gates, la Unión Europea, Japón y EEUU. IAVI cuenta con cuatro laboratorios de investigación y cinco sedes alrededor del mundo, repartidas entre África, India y Europa y EEUU, con un total de 240 empleados.

La misión de IAVI, según ellos mismos relatan, es "traducir los descubrimientos científicos en soluciones de salud pública asequibles y accesibles a nivel mundial". Y la producción de anticuerpos, explica Céspedes, es "muy compleja técnicamente".

Y como sucede con las vacunas, para que "sean accesibles es necesario que se produzcan con la misma calidad pero a gran escala, miles de millones de dosis, a bajo coste". Precisamente por eso se ha acudido a la India.

Ana Céspedes, en su apartamento de Nueva York.

"Las compañías indias son expertas en producción a gran escala, pero no en desarrollo de innovación". Justo es ahí donde entra Merck, el gigante farmacéutico alemán, con 57.000 empleados en todo el mundo y una organización experta en el desarrollo de productos biotecnológicos, entre ellos anticuerpos, que dirige la otra española implicada. 

Belén Garijo, en declaraciones oficiales tras hacerse público el acuerdo, lo valoraba muy positivamente: "Junto con IAVI y el Instituto Serum, esperamos demostrar la posible aplicación de estos anticuerpos monoclonales en la gestión de Covid-19".

E incide en la necesaria suma de fuerzas para lanzar esta innovadora terapia: "Compartimos un propósito común de acelerar esta ciencia prometedora y ofrecer soluciones efectivas que aborden los desafíos globales que presenta esta pandemia".

Amistad entre manchegas

En el resultado final ha jugado un papel importante la relación personal entre las dos manchegas. Colegas en el sector y albaceteñas de nacimiento, las dos mujeres se conocen desde hace años años y Céspedes no escatima en agradecimientos: “Gracias a Belén, tuve mi primera oportunidad de trabajar a nivel mundial”. Ambas coincidieron en Merck, a distintos niveles, durante varios años. Hoy, ambas han puesto empeño personal en que este proyecto salga hacia adelante.

Ambas eran niñas preguntonas y fascinadas por la ciencia. Garijo salió de Almansa para estudiar medicina en Alcalá de Henares y hoy es la primera mujer en dirigir una empresa en el Dax 30 alemán (un equivalente al Ibex 35 español). Ana Céspedes estudió Farmacia en Valencia y se especializó en Industrial en Madrid.

Su relación se ha consolidado también con su participación en foros de mujeres en los que coinciden siempre, cuando se les pregunta por sus carreras y los palitos en las ruedas que se encuentran las profesionales, que todo debe ser cuestión de objetivos y con el valor de la diversidad en los equipos de trabajo. Como el que ahora han formado para luchar contra la pandemia.

Por eso, hubo una conexión absoluta cuando se cruzaron en el camino. "Cuando publicamos nuestro primer artículo en Science en junio de 2020 nos llamaron de Merck para hablar con nosotros porque estaban muy interesados en contribuir a la pandemia y aportar su conocimiento en el campo".

El artículo de junio recogía los avances de científicos del Centro de Anticuerpos Neutralizantes de IAVI Scripps que IAVI tiene en colaboración con el centro de Investigación Médico de EEUU, con base en California, Scripps Research.

El equipo identificó los anticuerpos que neutralizaban el virus en la sangre de pacientes recuperados de Covid-19. Las pruebas en animales fueron exitosas y con esa base, se ha continuado investigando. El siguiente paso, el que se va a acelerar con este acuerdo es la investigación preclínica y clínica, ésta última ya a principios de 2021.

Si se demuestra que el tratamiento es seguro y eficaz, "Merck y el Serum Institute ayudarán a garantizar que la terapia esté disponible y sea accesible de forma rápida y amplia", señala la nota de prensa conjunta de las tres entidades que colaboran.

Belen Garijo con Bill Gates, en abril de 2017.

El origen

Volvemos a junio. Desde Nueva York, Céspedes, optimista –así se define ella misma- asegura que una vez que explicaron sus avances en Merck, "el resto rodó solo". Ella descolgó el teléfono y "cuando supe que nuestros científicos estaban hablando, llame a Belén y ella ha sido una gran sponsor de este proyecto y gracias a la cual este es proyecto se ha hecho realidad. Gracias a su compromiso ésta es una realidad que podemos anunciar hoy".

Para IAVI, la noticia de que el engranaje está en marcha es todo un impulso al trabajo de su organización, que con 240 empleados alrededor del mundo, trabaja centrada en esa salud pública asequible. "Este proyecto es el ejemplo de lo que se puede conseguir cuando suman esfuerzos compañías muy especializadas que saben cómo hacer product development (Merck) con otras que no pero que saben cómo producir alta calidad a gran escala (Serum Institute of India)...", explica Céspedes.

Y no oculta su satisfacción: "Que IAVI haya sido el nexo de unión entre ambas organizaciones y que juntos vamos a hacer llegar la innovación de manera global...". Lo considera un logro histórico: "Hemos hecho muchos acuerdos bonitos desde que estoy en IAVI. Este es el más especial de todos", concluye.

Céspedes repite el mantra de su compañía: "El acceso a la innovación biomédica debe llegar a la par a los que tienen recursos y a los que no tienen... la salud es un derecho global". Para eso, insiste, se requieren varias cosas. Primero, que "farmacéuticas como Merck y otras que pueden producir y comercializar a bajo coste como Serum unan esfuerzos". Segundo, "nuevos modelos de colaboración público privados". Eso, dice, es algo que le apasiona de su trabajo.

Ana Céspedes, en la plaza de Barrax.

Más allá de la vacuna

Orgullosa del acuerdo, nos recuerda las cifras del Serum Institute of India, las que señalan que el "65% de los niños en el mundo reciben una vacuna producida por Serum Institute of India". Quiere eso, pero contra la pandemia que sufrimos: "Esperamos que pronto los anticuerpos frente a Covid-19 producidos por Serum puedan llegar a miles de millones de personas en el mundo".

IAVI ya tiene experiencia trabajando con anticuerpos con el Serum Instituto of India, que a su vez acumula 50 años de experiencia. "En el año 2018 firmamos un acuerdo estratégico con ellos para desarrollar juntos anticuerpos monoclonales, con foco en sida pero también en el antídoto contra la mordedura de serpiente, que necesitan miles de personas al año", desgrana Céspedes.

La pregunta es obligada. Los tratamientos de anticuerpos, ¿se quedarán obsoletos cuando llegue la vacuna? No, seguirán haciendo falta, explica la ejecutiva. ¿Por qué? "Porque desgraciadamente, las vacunas no tendrán 100% de eficacia. Si la eficacia es del 50%, una de cada dos personas seguirá en riesgo".

Y hay más razones: "Porque hay colectivos para los que puede que las vacunas no sean eficaces". Piensa, en los grupos que más necesitan una vacuna Covid como ancianos y personas inmunodeprimidas.

Más dudas de experta: "No sabemos lo que durara la protección de la vacuna". ¿Un año, dos? Se pregunta. Y eso cuando llegue. Y recuerda, además, que incluso con vacuna contra la gripe, unas 700.000 personas mueren al año de este virus en el mundo.

Por eso, insiste, para abordar y luchar al 100% contra el Covid-19 se necesitan, vacunas, sí, pero también tratamientos –como este que ahora se va a producir-, test y políticas de salud pública.

A la espera de ello, dos altas ejecutivas españolas, que salieron de Albacete con 18 años pero que no han perdido contacto con sus orígenes, se han remangado a ambos lados del Atlántico, una desde Alemania y otra desde EEUU, para cerrar un acuerdo en la lucha contra la pandemia.