Málaga

Sí, somos conscientes de que hemos pergeñado uno de los titulares más tontos de la historia del periodismo de clickbait. Pero, i) hey, seguro que hemos captado vuestra atención, que es lo que interesa y de lo que realmente va todo esto; y ii) ¡guau! es lo que exclamarán los mejores amigos del hombre (perdón, del ser humano) en cuanto lleguen a alguna de las ocho playas de la provincia de Málaga donde están permitidos, e incluso fomentados, su baño y disfrute.

Noticias relacionadas

Porque imagina que al llegar el verano, vaya, vaya, no te hubieses hecho el láser y siguieras teniendo la profusión capilar de una folclórica y no tuvieras donde darte un buen chapuzón fresquito.

Pues eso es lo que sufren los perros, pero para remediar esto están las playas caninas de Arroyo de Totalán (LOCALIZADORES: https://goo.gl/maps/aQBHbFGYN3xnCkA96) (entre Málaga y Rincón de la Victoria); de Torrox (https://goo.gl/maps/hFrVVK2HNWhMY66F8); de Piedra Paloma (https://goo.gl/maps/k1c37H9Vfwd1NYCQ9) (Casares); de Torre del Mar (https://goo.gl/maps/Ughv5gsoiQq9kHur5) (Vélez-Málaga); de Ventura del Mar (https://goo.gl/maps/FoLM4RWBDoz8EKno6) y El Pinillo (https://goo.gl/maps/e8eM3wxS6yGnc4BFA) (Marbella); de Fuengirola (https://goo.gl/maps/6SGyPoWi55NhLji2A), y de Arroyo Hondo (https://goo.gl/maps/JPT2EzEdvqg872Pc8) (Benalmádena).

Cada uno de estos arenales tienen sus propias características, pero en todos coincide que el uso por parte de las mascotas está permitido, eso sí, siguiendo una serie de medidas respetuosas a las que ahora se suman las propias de un periodo pandémico.

Casi todas las obligaciones a vigilar son de sentido común, pero no está de más recordarlas: recoger los excrementos de los perros, mantenerlos controlados en todo momento intentando no molestar a los demás usuarios, tener las vacunas de la mascota al día y llevar su documentación y la cartilla.

Por regla general, si tenemos un perro considerado potencialmente peligroso, se suele exigir que se mantenga atado y con bozal (como sus papis humanos, por eso de la COVID) por precaución. Los dueños de perros han de dar ejemplo. Hay que recordar, también, que algunas de estas zonas tienen limitación horaria.

Playas para todos los gustos

La tipología de las playas es tan variada para los perros como para los humanos. Por ejemplo, la playa de Piedra Paloma, en Casares, tiene más de dos kilómetros de longitud, pero la zona habilitada para canes abarca algo menos de medio kilómetro.

No obstante, tiene una concurrencia baja, siendo un arenal hasta hace poco casi salvaje. Sin servicios ni edificios cercanos, es muy tranquilo, perfecto para que los bichejos (y sus perros) corran en libertad.

Piedra Paloma es una de las playas más tranquilas de la provincia. malaga.es

En contra, las playas cánidas de Ventura del Mar en Nueva Andalucía y El Pinillo, ambas en la localidad marbellera, cuentan con todo tipo de servicios y cómodos accesos.

De hecho, la primera de ellas colinda con Puerto Banús, con la zona conocida como de El Duque, con lo que todo esto supone: en la playa de Nueva Andalucía encontramos uno de los clubes más famosos de Marbella: el Ocean Club (https://www.oceanclub.es/). Fantástico para lucir mascotas pijas pertenecientes a la jet set como el caprichoso chiguagua consentido de Paris Hilton.

En cuanto a la segunda playa cánida de Marbella, también es ideal para familias que viajan con niños, ya que la playa de El Pinillo cuenta con Funny Beach (https://www.facebook.com/FunnyBeachoficial), un miniparque de atracciones que encanta a grandes y pequeños (sobre todo a los más pequeños, para qué negarlo).

Otra de las características que comparten casi todas las playas caninas de la provincia de Málaga es que están bien situadas. Por ejemplo, en Fuengirola encontramos la playa canina preferida por los perros cordobeses: la Fuengirola dog beach, que se sitúa junto al castillo Sohail, justo al lado del   del centro comercial Miramar (https://www.miramarcc.com/) y del parque fluvial fuengiroleño. 

Fuengirola 'dog beach' es una de las playas de perros más célebres de Málaga. fuengirola.es

La playa para perros de Fuengirola es una de las calas de estas características más famosas de la provincia y es un fuerte atractivo tanto para los fuengiroleños y los cordobeses, como para los visitantes de la localidad.

Algo que en la ciudad saben y quieren seguir potenciando: a principios de julio el grupo de Ciudadanos Fuengirola solicitó que se prohibiera la pesca recreativa en esta playa ante el gran número de casos que se registran de canes que se han tragado anzuelos, con el consiguiente riesgo para su vida. 

Cambios y movimientos

En esto de las playas caninas hay un buen follón: para empezar de estas ocho playas habilitadas para el uso de las mascotas, sólo dos de ellas cuentan con la autorización de la Junta de Andalucía. Pero esto es algo que abordaremos al final del artículo.

Ahora diremos que, en 2019, Benalmádena situó su playa canina en la cala de ominoso nombre Tajo de la Soga con todo tipo de equipamientos, incluida una ducha perruna (que no para pies).

Sin embargo, este año (al parecer), la localidad ha cambiado la ubicación de su llamado Benalcán a la playa de Arroyo Hondo. El motivo: la playa de Tajo de la Soga fue inhabilitada el año pasado y, por votación popular, se ha escogido la de Arroyo Hondo como nueva ubicación.

Las normas en las playas de perros han de ser respetadas escrupulosamente si quieres ser tan guay como un perro con gafas. velezmalaga.es

Pero Benalcán no es la única playa diseñada para que a los mejores amigos del ser humano no les falte de nada y los podamos antropomorfizar a gusto: la playa canina de Torre del Mar, en Vélez-Málaga, cuenta con un pequeño parque pipican, una zona de juegos con barras de equilibrio, un columpio, zonas de salto, una rueda, un túnel, una rampa y áreas de descanso. También, a lo largo del litoral, se localizan fuentes para la correcta hidratación de nuestros perritos.

Inaugurada en 2016, la playa para canes de Torre del Mar es una de las dos únicas playas caninas de la provincia autorizada por el Gobierno autonómico, por lo que la señalización de las normas de esta playa indica la prohibición expresa del baño de personas. ¿Por qué? Ya hemos dicho que al final lo explicamos, leñe.

Playas autorizadas y no autorizadas

Ya hemos llegado al momento de explicar por qué unas playas para perros cuentan con autorización regional y otras no. Como hemos dicho, la provincia tiene ocho playas para perros, de las cuales sólo dos disponen de autorización por parte de la Junta de Andalucía. Y es que el Gobierno de la comunidad restringió en 2015 la habilitación de estos espacios en las zonas de baño tradicional.

Es decir, priorizó el baño humano sobre el mascotil mediante el uso del artículo 6 del reglamento sobre Vigilancia Higiénico-Sanitaria de las Aguas y Zonas de Baño de carácter marítimo, que prohíbe el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño. De baño humano, claro.

Un día de diversión en Casares antes de regresar a casa para quitarle toda la arena del pelaje a nuestro perrito. malaga.es

Como bien se sabe, Málaga es una provincia muy turística, por lo que casi todo su litoral está delimitado como espacio donde prima esta catalogación de baño humano por encima del baño animal y tan sólo la playa del Arroyo de Totalán y una franja de Torre del Mar cuentan con esta autorización porque no eran zonas de baño habitual y no infringían el señalado artículo 6. 

En cuanto al permiso para habilitar una playa para perros, éste parte del área de Desarrollo Sostenible de la Junta que, a su vez, solicita un informe a la Consejería de Salud para que haga un informe de salubridad.

Así, cuando una localidad quiere promover una playa canina tiene que presentar un plan para que el Gobierno regional proceda a prohibir el baño humano en el litoral demarcado que se quiere destinar a las mascotas. 

¿Qué suele ocurrir? Lo normal es que las playas tradicionales de baño de personas no se excluyan porque son, pues eso, para las personas. Y las personas, hoy por hoy, siguen teniendo derechos por encima de los animales.

Y ¿por qué calas como la de Arroyo de Totalán entre Málaga y Rincón de la Victoria cuenta con la autorización de la Junta desde hace ya varios años? Porque es una playa muy pedregosa que no poseía tradición de uso por parte de los bañistas.

Y por eso, además, sus aguas se catalogan como no son aptas para el baño humano, lo que es un requisito fundamental y un formalismo para conseguir esta categoría de playa canina en Andalucía. Aunque sus aguas están limpias y, nos atrevemos a decir, más que la media.

La cala de perros de Torrox es la elección idónea para pasar un día de playa más relajado que el programador de Neox. redcanina.es

Toda este asunto de los permisos no es una cuestión baladí: las playas caninas suponen un gran atractivo tanto para vecinos como para turistas. Estepona solicitó el pasado 2018 permiso para delimitar una playa de perros y la Junta se lo denegó porque, como decimos, no puede excluir una franja de litoral al uso de personas.

Y esto es una petición que se repite a lo largo y ancho de todo el litoral malagueño: a principios del mes de julio de este año, Unidas Podemos Mijas pidió al Ayuntamiento que a su vez exija a la Junta la apertura de las calas mijeñas de El Ejido y Las Doradas para el disfrute de los canes.

Sin embargo, como vemos a pesar de este follón burocrático, hay localidades donde se atreven a habilitar estas playas caninas aunque no cuenten con la autorización autonómica.

Gracias a ello, son muchas las opciones para disfrutar con nuestros bichitos peludos de un día playero en la provincia de Málaga. Lo que supone una gran noticia para esas personas que no pueden separarse ni un segundo de sus hijos perrunos.