Málaga

Nerja, 1980. Dos entusiastas periodistas viajan hasta el municipio costero malagueño desde Canadá. El objetivo de su estancia no es ni más ni menos que diseñar las primeras 6.000 preguntas de uno de los juegos de mesa más famosos del mundo: el Trivial Pursuit. Scott Abbot y Chris Haney pasaron varios meses en el lugar donde se rodó Verano Azul con la esperanza de encontrar inversores.

Noticias relacionadas

La familia del fotógrafo de la revista Montreal Gazette tenía una casa en la urbanización El Capistrano, en Nerja, donde solían veranear. "Después de ver el éxito de Scrabble decidieron arriesgar todo creando un nuevo juego. Dejaron sus trabajos y en 1980 pasaron varios meses viviendo en una casa allí, propiedad de los padres de Haney", explica David Baird, periodista y escritor inglés afincado en Frigiliana.

Su extensa investigación demuestra la conexión del Trivial con este pueblo, emblema de la Costa del Sol. Los dos periodistas deportivos buscaron allí a socios para lanzar su gran idea. "Les prometían que iban a ganar mucha pasta. ¿Pero quiénes iban a arriesgar 1.000 dólares en una inversión sin sentido en un juego inventado por dos desconocidos?", se pregunta el autor de Don't miss the fiesta!.

Los inventores del juego Trivial Pursuit

Abbot y Haney pasaron muchas horas bebiendo y pasándolo bien en el bar La Cueva, en El Capistrano. Sería su dueño, Phil Donnason, el único de toda Nerja en financiar parte del proyecto. Aquel noble gesto del empresario, nacionalizado canadiense, le hizo ganar más de un millón de dolares. "Creo que todavía vive en el municipio, pero llevo sin verlo bastante tiempo. Dejó su bar hace ya muchos años", precisa Baird.

El periodista inglés llegó a cruzarse con los dos periodistas en La Cueva. "Yo vivo en Frigiliana a pocos kilómetros de Nerja y conocía bien a mucha gente de El Capistrano, incluso a Phil Donnason. Frecuentaba su bar. Así que de vez en cuando me los encontraba, pero no llegamos a ser amigos íntimos", señala.

Los creadores del juego pasaban 16 horas diarias desarrollando sus ideas e inventando el grueso de las 6.000 preguntas y respuestas. "Lo cierto es que también se divirtieron mucho en los bares de Nerja. Frecuentaban el bar La Cueva en El Capistrano y comían paella en el chiringuito Ayo en la playa de Burriana", cuenta el investigador.

El Balcón de Europa

Proceso de restauración de La Reola del Balcón de Europa (1961) Facebook

El tablero está compuesto por casillas que a su vez forman una rueda con seis quesitos. Cada apartado lleva el color del tipo de pregunta que hay contestar si se acaba en ella: azul (geografía); marrón (arte y literatura); amarillo (historia); rosa (espectáculos); verde (ciencia); naranja (deportes y pasatiempos). La forma del quesito podría estar inspirada en la Reola del Balcón de Europa, un mirador emblemático en el centro del municipio. "No sé nada de esto", reconoce Baird.

El periodista británico recoge las declaraciones de un amigo de Haney en un completo reportaje: "Creía que viajar era la mejor educación. Inventó el Trivial Pursuit con la esperanza de que le hiciera ganar suficiente dinero para vivir en un pueblo costero en España y viajar por Europa". 

Y así fue. Scott Abbot y Chris Haney vendieron los derechos del juego por 80 millones de dólares y se hicieron millonarios. "Haney visitaba España todos los años. Murió en 2010 con 59 años", asegura.

El origen del Trivial Pursuit está unido al Scrabble, como se decía al comienzo del artículo. Los dos periodistas estaban jugando cuando se les ocurrió crearlo. Ahí empezó a gestarse un proyecto de fama mundial, cuyo desarrollo se llevó a cabo en Nerja.

Desde entonces, se han vendido 90 millones de ejemplares en 30 países y ha habido casi medio centenar de ediciones diferentes del juego (entre ellas una para fanáticos de los Beatles y otra para seguidores de Star Wars). Cada juego incluye una pregunta sobre su origen. La respuesta correcta podría ser Nerja.