El síndrome de las piernas inquietas, que esta semana conmemora su Día Mundial, es una enfermedad neurológica crónica que afecta a entre un dos y un 15 por ciento de la población y que obliga a la persona que lo padece a moverse para aliviarlo.

Noticias relacionadas

En el Día Mundial de este síndrome, el director del Área de Neurociencias del Hospital Vithas Xanit Internacional de Benalmádena (Málaga), Víctor Campos, señala que "en España hay entre 1 a 7 millones de personas que presentan casos de este trastorno, siendo sus causas variadas, aunque sobre todo son hereditarias o relacionadas con trastornos metabólicos (preferentemente en los que hay alteración en el metabolismo del hierro) o compresivos que afectan a los nervios periféricos".

Víctor Campos, director del Área de Neurociencias del Hospital Vithas Xanit Internacional. VITHAS XANIT INTERNACIONAL

"Se trata de uno de los trastornos del movimiento más comunes. Las personas que sufren esta enfermedad describen que tienen raras sensaciones que aparecen fundamentalmente en las piernas, sobre todo cuando el cuerpo se encuentra en reposo, lo que representa un serio inconveniente para el sueño y, por tanto, afecta a la calidad de vida del paciente que lo sufre", ha detallado el especialista en un comunicado, donde aclara que este síndrome se caracteriza principalmente porque los pacientes tienen la necesidad urgente de mover las piernas.

"Este síndrome es más frecuente de lo que parece y para aliviar estas sensaciones es necesario realizar movimientos", ha asegurado el neurólogo, quien incide en que "existen tratamientos farmacológicos muy eficaces que reducen en gran medida este síndrome, mejorando la calidad del descanso de estas personas, que normalmente tienen antecedentes familiares o padecen enfermedades generales relacionadas con la alteración en el metabolismo del hierro", añade y matiza que el diagnóstico precoz es fundamental para mejorar la calidad de las personas que lo sufren.

Campos afirma que la celebración del Día Mundial de este síndrome "es una excelente oportunidad para sensibilizar principalmente a las personas que lo sufren, con el objetivo de que busquen ayuda profesional porque con el tratamiento adecuado mejorarán sensiblemente su calidad de vida".