Luna Orts (17 años) comenzó sus estudios musicales cuando solo tenía 7 años en el Conservatorio Profesional de Música Manuel Carra de Málaga, donde trabajó siempre muy duro para conseguir las mejores notas posibles. 10 años más tarde, es una de las elegidas por la Fundación Málaga para sus Becas Talento, con la que va a obtener 10.000 euros para seguir con sus estudios musicales.

Noticias relacionadas

"Me siento más que agradecida. Estudiar música es muy caro y este tipo de becas ayudan mucho a los jóvenes que le echamos tantas horas al estudio y a mejorar. Te da mucho ánimo, la verdad", dice la joven. Como Luna va a marcharse a estudiar a San Sebastián, donde permanecerá los próximos 4 años, utilizará el dinero para pagarse el grado superior y su estancia allí.

El clarinete, ese instrumento que tantas alegrías le ha dado, llegó a sus manos de pura casualidad. Cuando echó su inscripción en el conservatorio, en un principio, ella estaba interesada en el saxofón, pero para cuando llegó su turno ya no estaba disponible y se decantó por el clarinete. "Ahora no lo cambiaría por ningún otro instrumento", reconoce Orts.

No todo el mundo es capaz de llegar a los niveles de Luna, ya que la música es, probablemente, uno de los sectores más sacrificados que existen. "Ahora en verano, si mis amigos me dicen de ir a echar el día entero en la playa, yo acepto, pero al día siguiente en vez de dedicar tres horas de estudio a la música, le dedico seis. No queda otra", cuenta la clarinetista, que bebe de la disciplina y el esfuerzo diario para lograr el éxito.

La JOPMA

En el año 2013 superó las pruebas de acceso para la Joven Orquesta Provincial de Málaga, prestigiosa asociación fundada en 1990 y que ha llevado a jóvenes intérpretes a tocar en todo el mundo.

Gracias a ella, se dio cuenta que la música para ella era más que un hobby. Viajó por todo el mundo y conoció a mucha gente que compartía su pasión. Así, gracias a los consejos y a la guía de su profesor de clarinete, Rafael García, decidió que tenía que dedicarse profesionalmente a ello.

En el seno de esta orquesta, de la que actualmente es la clarinete principal, Luna ha participado en más de 100 conciertos en toda Andalucía e incluso en el extranjero. Además, ha obtenido numerosos premios, siendo primera finalista en el concurso de jóvenes intérpretes Joaquín Villatoro, organizado por el conservatorio Profesional Joaquín Villatoro de Jerez, o el primer premio del Korea Young Artist International Music Competition en la categoría viento madera, celebrado en Seul (Corea del Sur).

Una niña normal

Toca todos los días. Incluso en verano. Muy pocas veces se permite un día de "desconexión" del instrumento. Durante la época estival pasa las mañanas encerrada estudiando y, por la tarde, no faltan planes con sus amigos. La joven reconoce que la organización es primordial para ello.

De igual forma reconoce que le gusta mucho escuchar música clásica, pero que no se encierra en un estilo musical en concreto. "Si tengo que escuchar algo de reggaeton, lo escucho. No tengo problema en ello", dice entre risas.

A los que la llaman "niña prodigio" o le dicen que "ha nacido con talento", Luna responde muy directamente: "ni soy una prodigio ni tengo tanto talento. Se trata de trabajar mucho día tras día. Puedes tener talento, pero si no lo cultivas no te sirve para nada", cuenta.