El incendio que asola Sierra Bermeja (Málaga) desde la noche del pasado miércoles no cesa. Las llamas continúan calcinando este paraje natural y obligando a desalojar a miles de personas de los municipios afectados de sus residencias.

Noticias relacionadas

Sin embargo, el fuego se está combatiendo, además de los operarios que trabajan sin descanso para apagar las llamas, con la solidaridad de la población. Dueños de hoteles, restaurantes o, incluso, parroquias están ofreciendo sus instalaciones para dar cobijo a aquellas personas que lo necesiten "y no tengan dónde ir", afirma Francisco, sacerdote de Algatocín.

"Hay gente que ha dejado todo, incluidos sus animales. Pero lo peor es la incertidumbre de cuándo van a poder volver a casa", continúa este párroco. Mucha gente se ha podido alojar en casas de familiares o conocidos, pero en estas localidades se ha puesto a disposición de la gente "la iglesia y los salones parroquiales". Asimismo, el Padre Francisco también ha ofrecido su propia casa: "tengo dos habitaciones en las que podría cobijar a cualquier persona necesitada de un techo".

Por su parte, aquellas personas mayores o que precisan medicación han sido desplazadas hasta el hospital de Ronda, donde reciben la atención necesaria y están a salvo de las llamas. Estos municipios del Valle del Genal "están mostrando una respuesta extraordinaria" ante la situación. Mucha gente ha optado por transportar alimentos y las reservas necesarias en sus propios vehículos a personas dependientes.

Igualmente, este sacerdote pone en valor la "capacidad de sacrificio y adaptación" de los residentes en estas localidades. "Han entendido perfectamente qué les ha tocado vivir y como hay que actuar". Asevera que muchos de ellos ya vivieron el incendio que afectó el mismo lugar "hace 25 años".

Finalmente, este sacerdote se muestra "eternamente agradecido" a las autoridades competentes que participan activamente en la evacuación de personas afectadas por el humo del incendio.  Especialmente "residentes dependientes", quienes, confirma, "están totalmente controlados".