Pablo López es profeta en su tierra, le encanta actuar en Málaga y no esconde que se siente como pez en el agua en Starlite Catalana Occidente: "Gracias por estar aquí, en esta piedra de La Cantera esculpida a base de música. Es un sitio mágico, gracias por venir".

 

Anoche volvía a entusiasmar al público del festival boutique más importante de Europa en su segunda cita de este año después del arrollador éxito de su primera actuación en julio. Y lo hacía con su despliegue característico de carisma y energía, además de con música a raudales y continuos guiños a los presentes: "Así soy, así me habéis comprado, como la cantera de Starlite, auténtico", decía.   

 

López presentó en el Auditorio de La Cantera su último trabajo, UNIKORNIO, Once millones de versos después de ti, intercalando los temas de ese álbum con aquellos que le han posicionado en los primeros puestos de las listas de éxitos. Asimismo, realizó un solo de piano con una cuidada selección de fragmentos que enloquecieron al público, totalmente entregado desde la primera hasta la última canción.

 

Con una escenografía que gira en torno al instrumento musical principal -el piano- que aparece rodeado de una estructura cuadrangular que propicia un espectacular juego de luces, Pablo López derrochó intensidad, anécdotas, buen rollo y sentido del humor en el festival que es como su segunda casa. Comenzó entonando KLPSO2, continuó con el tema que cuenta con casi seis millones de reproducciones en una plataforma de música en streamingMamá no y cerró el primer trío de canciones con una de las que más gustan entre sus seguidores, El patio.

 

Y así, entre canciones, bromas y charla con el público, el artista fue ofreciendo temas como TempoImagina túKLPSO o El mundo, justo antes de iniciar una parte del concierto más íntima y recogida, en la que el piano fue el único protagonista instrumental. Me cuesta tanto olvidarte, de Mecano o Lo saben mis zapatos, canción que se atrevió a cantar por momentos a capela como un auténtico regalo a sus incondicionales.

 

El cantante y músico no dejó de agradecer a Starlite Catalana Occidente "por seguir subiéndonos a los escenarios y a Sandra (García Sanjuán) por tu amor a la música. Gracias por hacer mis sueños realidad".

 

En la recta final del espectáculo el ritmo siguió frenético para gozo de los asistentes que pudieron disfrutar de MariposaEl invierno o La niña de la linterna, entre otros.

 

Pablo López quiso cerrar una noche en la que no se cansaba de dar las gracias con el tema que da nombre a su último trabajo, UNIKORNIO, pero el público quería más y reclamó otro bis que el artista fuengiroleño no se resistió a cantar. Así, dedicándosela a su amigo Matías Eisen, López puso el broche de oro a dos horas de concierto con La mejor noche de mi vida, una canción que encierra una anécdota de juventud en una playa de Marbella.

 

Entre quienes acudieron a La Cantera a disfrutar de la 'experiencia Starlite', Victoria FedericaEugenia Martínez de Irujo con su marido Narcís Rebollo y su hermano, Fernando Martínez de Irujo.