Málaga

Los metros cuadrados de techo residencial, el aprovechamiento de uso terciario y comercial previsto, el emplazamiento estratégico de la parcela en la zona Oeste de la ciudad y la obligación de materializar tres torres de hasta 33 plantas… Todos estos alicientes convierten los antiguos suelos de Repsol en una de las piezas inmobiliarias más codiciadas de la capital de la Costa del Sol. Y, en breve, saldrán al mercado.

Noticias relacionadas

La intención del Ayuntamiento, según ha confirmado a EL ESPAÑOL de Málaga, el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, es que la puesta en marcha de la operación de venta de los activos municipales en esta ubicación (comparte espacio con la Sareb) tenga lugar el próximo mes de noviembre.

Para ello, los técnicos del organismo público ya han dado forma al pliego de condiciones que regirá la futura enajenación, de la que, por el momento, no trascienden valores económicos de partida.

Sea como fuere, todo hace indicar que se convertirá en una de las ventas más cuantiosas de las ejecutadas por el Consistorio en su historia. Tomando como referencia los datos manejados por la propia Gerencia de Urbanismo, la tasación que se maneja en los últimos ejercicios, detalle que se incorpora en los presupuestos municipales, ronda los 70 millones de euros.

Infografía de las torres proyectadas en los suelos de Repsol.

Salvo cambio de última hora, habrá un lote por cada una de las tres torres de uso residencial planteadas, con alturas de b+28, b+30 y b+32. El número de viviendas máximo es de 502.

Y a estos hay sumar un cuarto exclusivo para los 25.244 metros cuadrados de uso comercial-terciario, que quedará situado en un gran zócalo de planta baja más tres alturas sobre la que se levantarán las torres. 

A la espera de acontecimientos, todo hace indicar que la operación será exitosa. Meses atrás el responsable de Urbanismo admitió contactos e interés forman de casi una veintena de firmas dispuestas a comprar todos los aprovechamientos o parte de los mismos.

Una de las particularidades que tendrá el concurso de venta es que además de la oferta económica, se valorará la propuesta técnica y de diseño de los proponentes. Una fórmula que ya se utilizó en la subasta de la parcela de Tabacalera, que fue adjudicada a Grupo Insur por casi 9 millones de euros.

Una línea de pensamiento en la que coinciden los responsables de una de las grandes consultoras del sector, Savills Aguirre Newman. El director de Málaga y Andalucía de la firma, José Félix Pérez-Peña, subraya el potencial de este desarrollo, al ofrecer "la posibilidad de proyectos de uso mixto, con viviendas, oficinas, hospedaje y espacio comercial; es el principal punto de atracción para los inversores nacionales e internacionales".

"La ciudad es ahora mismo el principal foco de atracción de inversión inmobiliaria tras Madrid y Barcelona"

José Félix Pérez-Peña, director Málaga-Andalucía de Savills Aguirre Newman

Asimismo, destaca que se trata de una de las mayores bolsas de suelo de la ciudad, lo que la hace especialmente atractiva para inversores "que quieren posicionarse en Málaga". "La ciudad es ahora mismo el principal foco de atracción de inversión inmobiliaria tras Madrid y Barcelona", ha enfatizado.

Pérez-Peña recalca que la capital presenta en la actualidad un mercado con un aumento de la demanda de residencial de obra nueva y en alquiler, así como espacios de oficinas por parte empresas multinacionales, especialmente tecnológicas. Y eso es algo que "están siguiendo muy de cerca inversores de todos los perfiles, conscientes de la necesidad no solo de espacio de trabajo sino de residencial para las personas que la llegada de estas nuevas empresas conlleva". 

Con los datos manejados por Savills Aguirre Newman, una vez finalizada la subasta, los proyectos podrían estar en disponibles para el inicio de su comercialización en el plazo de 12 a 24 meses.

"Distintos perfiles de inversores"

De acuerdo con los estudios realizados por la consultora, es previsible que en este concurso participen distintos perfiles de inversores a través de diferentes formatos de vehículos para desarrollar proyectos de calidad y sostenibles.

"Desde promotoras nacionales apoyadas por grandes fondos de equity internacional para vivienda nueva en venta o especializados en Build To Rent a inversores en oficinas y hoteles", recalcan, destacando la necesidad de nuevos desarrollos en segmentos "muy interesantes para fondos value add nacionales e internacionales con foco en Málaga". 

Del mismo modo, debido al tamaño de la bolsa de suelo, prevé que haya propuestas conjuntas en formato joint venture y con una visión global que pujen por todas las parcelas "debido al atractivo del mix de usos y la capacidad del espacio urbano para generar un nuevo eje de centralidad, muy cerca del aeropuerto, de la estación, del mar y del Centro". 

"Los fundamentales inmobiliarios que presenta la ciudad ahora mismo justifican la gran competencia que esperamos", señala Pérez Peña, quien recuerda los "inmejorables ritmos de ventas en obra nueva" en la ciudad; la existencia de una ocupación cercana al 100% en el residencial en alquiler, y la escasa disponibilidad de espacios para oficinas. 

Todo ello hace que, según Savills Aguirre Newman, el interés de los nuevos inversores en la ciudad "se ha multiplicado en los últimos años", un factor que, junto a la escasez de suelo finalista, hacen prever una elevada competencia por los suelos de Repsol.